08 febrero 2012

Toledo no se visita en un día

Hacía tres años que no visitaba la antigua capital de España y ya tenía ganas de hacerlo otra vez, así que el lunes que tenía un ratito me fui para allá.

Puerta de Bisagra

Sabía que había bastantes problemas de aparcamiento porque todo el centro es zona azul, lo que no sospechaba era que también fuera de las murallas y la zona turística también se extendía otra zona de aparcamiento regulado. Al final decidimos aventurarnos en el casco histórico y nos metimos por donde pone parking “El Miradero”. Por ahí es zona verde, pero una calle más allá cambia y pasa a zona naranja. Ese es un buen sitio, ya que puedes echar dinero para todas las horas que quieras y no hay necesidad de andar moviendo el coche cada dos horas.

Detalle de la Puerta de Bisagra

Ahí se quedó el coche y empezamos la visita yendo a la oficina de turismo situada al lado de la Puerta de Bisagra, una de las más famosas de la ciudad. Lo que más me gusta de ella son los motivos que decoran los tejados de sus torres, por un lado verde y blanco y por el otro con el escudo de Toledo.

Escaleras mecánicas que llevan hasta la Diputación Provincial de Toledo

Desde ahí fuimos rodeando la muralla hasta la zona de las escaleras mecánicas (mira que me resultan curiosas). Vimos por fuera la Diputación Provincial y continuamos hasta llegar al Monasterio de San Juan de los Reyes. Es un sitio muy bonito que merece la pena visitar, además es bastante barato en comparación con otros monumentos (2,5 €). Este edificio fue construido por los Reyes Católicos y más tarde cedido a los monjes franciscanos. Este Monasterio ha sufrido mucho, ya que en la invasión napoleónica fue arrasado e incendiado, usando los manuscritos, códices y incluso el retablo mayor como combustible para avivar el fuego. También se perdió uno de los patios. Toda una pena…

En el exterior hay algo que siempre me ha llamado mucho la atención: si os fijáis (tampoco hace falta fijarse mucho, salta a la vista) veréis que una de las paredes está llena de cadenas. Bien, no son unas cadenas cualquiera, son los grilletes con los que los esbirros musulmanes sujetaban en las mazmorras de Granada a los presos cristianos. Curiosa “decoración”, ¿verdad?

Muralla toledana y, al fondo, Monasterio de San Juan de los Reyes

Unos metros más allá se encuentra la sinagoga de Santa María la Blanca, que además de templo judío ha sido centro de acogida de mujeres y ermita. Sobria en interior y exterior, tiene un gran parecido a una mezquita.

La otra famosa sinagoga de Toledo es la de El Tránsito, que además es el Museo Sefardí. Esta fue mandada construir por Samuel ha-Leví, que tiene erigida una escultura y dedicada una calle con una placa que dice “Leyendas toledanas: El tesoro de Samuel Leví. Samuel Leví, tesorero del rey que prefirió morir torturado antes que confesar donde escondía sus riquezas”. La Sinagoga de El Tránsito ha pasado también por varios cambios en sus funciones, llegando a ser incluso barracón militar en el siglo XIX.

Calle de Samuel Leví

 
Por allí cerca se encuentra casi a orillas del Tajo la Casa-Museo de Victorio Macho, un escultor. Yo la visité en su momento y no es nada del otro mundo, merece más la pena invertir el tiempo y el dinero en otras cosas. Por ejemplo, en el Museo de El Greco o en la Iglesia de Santo Tomé. De esta última solo recuerdo haber visto situado en la entrada el famoso cuadro del Entierro del Conde Orgaz. De todas formas, las obras de Doménikos Theotokópoulos están muy repartidas por los monumentos toledanos.

Continuamos callejeando rumbo a la Plaza del Ayuntamiento, desde donde también se aprecia la bonita Catedral Primada, levantada sobre el solar de una basílica visigoda y sobre el espacio de una mezquita. Tengo pendiente pasar al interior, que tiene que estar muy bien dado que mi guía de Toledo le dedica unas 13 páginas y un desplegable :)

Catedral de Toledo

Después de esto dimos una vuelta por alrededor de la Catedral y buscamos cómo llegar hasta la Plaza de Zocodover, para lo cual atravesamos por la Calle del Comercio. El nombre de esta plaza significa “mercado de las bestias” y hace referencia a la función comercial que tenía en la época musulmana. En un lateral de la plaza se encuentra el Arco de la Sangre, por el que llegamos al restaurante en el comimos. Es el menú más baratito que encontramos, 8 euros aunque no era nada típico de allí. Os lo recomiendo porque la comida estaba muy rica y el trato fue bueno, es el Bar Santa Fe.

El Arco de la Sangre

Pero antes de comer pasamos al Museo de la Santa Cruz, el museo provincial cuya entrada es gratuita. Es una visita que considero obligada, porque no solo la exposición es interesante sino que el edificio es muy bonito. En los próximos días os hablaré más de este museo, que merece un post exclusivo.

Ya era la hora de la comida, y con la tripa llena nos dirigimos al Alcázar. Mi frase antes de entrar es “me lo imagino un poco feo”. Aún ahora después de visitarlo no tengo una opinión de si es bonito, feo o qué. Es extraño, quizás. Transformado en el Museo del Ejército, necesita prácticamente un día entero para verlo con tranquilidad. Pero al igual que el Museo de Santa Cruz, también necesita su espacio a parte.

Ver el Alcázar nos comió mucho tiempo, por lo que cuando salimos ya era la hora de volver. Sin embargo, os quería contar algunas cosas más de la ciudad de las otras visitas que he hecho y de las que haré. Son famosos los patios cordobeses, de los que ya os hablé en el post de Córdoba, y lo que yo no sabía es que los patios toledanos también lo son. Escribí a la Asociación de Amigos de los Patios Toledanos por si me podían enseñar alguno o decir dónde estaban situados pero su respuesta fue bastante seca: se abren en la semana del Corpus. Así que hasta entonces habrá que esperar… De todas formas preguntando en la oficina de turismo te indican alguna calle por donde quizás hay alguno abierto (yo no lo encontré).

Si paseáis por la Calle de los Alfileritos encontraréis la Virgen del mismo nombre, conocida por la leyenda que si una muchacha echa dentro de la hornacina un alfiler, pronto tiene novio. La historia completa la podéis leer en esta web de Leyendas de Toledo.

Y para finalizar, unos consejos prácticos para organizar vuestra visita a Toledo:
  • Aparcar en zona naranja o ir en transporte público.
  • Coger alguna de las visitas organizadas: las hay de pago (muy buenas) y gratuitas (las gratuitas las encontré en esta web de Turismo Toledo que funciona bastante mal).
  • Sale rentable comprarse la pulsera turística por 8 euros (más información en este artículo de Diario del viajero).
  • No paséis solo un día en Toledo, porque no os dará tiempo a nada. Un fin de semana mucho mejor :)
Lo dicho, en los siguientes post os hablaré más de Toledo y sus encantos. ¡Hasta la próxima viajeros! Si te ha gustado este post, sígueme en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google +



18 comentarios :

  1. Toledo tiene un par de días de visita muy majos... O más:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto! Por eso tengo pendiente otra visita, además de las que ya he hecho jejeje

      Eliminar
  2. Desde luego estoy contigo, un día no da para mucho en Toledo. Y si encima en Agosto te puedes imaginar lo mal que lo pasé!!! Le debo una visita más pausada....Iremos leyendo tus impresiones. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si me da tiempo a poner todo lo que quiero, porque cogí un montón de folletos y hay cosas interesantes. Y este post tampoco quería cargarlo más así que... Espero que te sea útil :) Un abrazo!

      Eliminar
  3. Toledo me encantó y espero volver. Hace algo más de un año que estuvimos por allí y hacía un frío horrible, a media mañana todavía estábamos a -3º, pero es una ciudad preciosa, sobre todo de noche, desde la carretera de Circunvalación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prrrr! Qué frío! A nosotros nos hizo un día bastante bueno, más calor que en Madrid aunque luego se fue nublando... Esta vez no me pude quedar por la noche, pero en las visitas anteriores ya había disfrutado de las mágicas noches toledanas

      Eliminar
  4. Hace ya unos 6 años un día en Toledo y veo que me dejé muchas cosas!! Menos mal que me queda relativamente cerca. Me apunto lo de donde aparcar el coche.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo bueno que tenemos es que está cerquita de Madrid y se pueden hacer un par de excursiones bastante majas. Yo también volveré, ahora que ya he aprendido la lección del transporte jeje. Un saludo!

      Eliminar
  5. Qué ilusión que ya esté el Alcázar abierto. Toledo es una de mis ciudades preferidas y siempre que puedo me escapo para allá. El Alcázar llevaba mucho tiempo en restauración así que cualquier día de estos me acerco para allá a ver como quedó. Un saludito. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el próximo post que estoy haciendo es sobre el Alcázar, así que a lo mejor te es útil. Yo no había ido nunca porque siempre que pasaba por Toledo estaba en reformas, pero mis padres que sí habían ido antes dicen que no tiene nada que ver y fue un poco desilusión... :S Un abrazo! nos leemos!

      Eliminar
  6. Desde luego que no ... no se visita en un día, de todas maneras estoy seguro que hay mucha historia / historias ocultas que siempre dejamos en Toledo ... y nunca visitamos por desconocimiento ... es una ciudad histórica ... que sólo con adentrarte por sus calles sientes como si viajases en el tiempo.

    Un saludo. Alfonso - www.thewotme.com -

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, yo creo que se podría estar visitando todos los días que siempre habrá un rincón o una historia que nos dejamos por algún sitio. Por eso pienso seguir visitándola muuucho tiempo :)

      Eliminar
  7. A mí es una ciudad que me encanta y siempre que puedo me escapo para allá aunque sólo sea para cenar y pasear por sus calles. He ido un montón de veces y seguro que todavía me quedan cosas por ver así que estoy contigo, un fin de semana mínimo para conocer la ciudad. Por cierto, no tenía ni idea del uso que le habían dado a las cadenas, vaya sitio para exponerlas.

    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo ya te digo que esta es la tercera vez que voy y ya tengo en mente otra visita u otras dos jejeje. A mí lo de las cadenas me llamó mucho la atención porque me parecían una decoración de lo más extraña, busqué lo que era y mira... Siempre se aprende algo nuevo :)

      Un abrazo! Feliz fin y viajero de semana!

      Eliminar
  8. Toledo es un sitio muy bonito y lo bueno es que queda a tiro de piedra desde Madrid. Yo he estado pero nunca visitándolo seriamente. Recuerdo un puente de piedra muy bonito en una de las puertas de entrada y subir a una colina cercana para ver las vistas de la ciudad por la noche, pero sí, es necesario más de un día para ver Toledo bien.
    Saludos viajeros!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una ciudad que te recomiendo encarecidamente :) Aunque si puedes organizarte una escapada un par de días al menos, mejor que mejor. Tiene muchas cosas que ver, y los de Madrid a veces caemos en el error de pensar que se visita en un día.
      Un saludo compi viajera! :)

      Eliminar
  9. Aran yo fui el día 18 y la verdad que es precioso ( tengo algunas fotillos por la red social) me dijo mi hermana que mirara tu post en el blog y de verdad que me sirvió sobre todo lo de aparcar en zona naranja jaja
    Saludos! ahora toca un viaje a Aranjuez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te sirvieran las cosas que cuento en el post :D Es que lo de aparcar es una movida, en cuanto vi que eso de la zona naranja estaba bien digo... Esto lo pongo en el blog! Jeje. Si quieres también tengo un post sobre Aranjuez: http://dondemedejesllevarte.blogspot.com/2011/11/el-otono-en-aranjuez.html :) Por si te sirve. Un saludo Cris!

      Eliminar

Os recuerdo que no se publicarán comentarios con faltas de respeto e insultos ni con links publicitarios.
¡Gracias! :)