05 abril 2012

Valladolid, una encantadora sorpresa

El mismo día que visitamos Cuéllar y su castillo (el día del padre) a la hora de comer no había nada abierto en ese pueblo y en un ataque de “esto está cerca” nos fuimos hasta Valladolid, donde finalmente pudimos echar combustible a nuestros estómagos.

Valladolid


Eran alrededor de las 16 h. cuando aparcamos cerca de la Plaza de Zorrilla, estratégicamente pensado porque allí estaba la oficina de turismo (no en la misma plaza, sino por la Acera de Recoletos). Así que un mapa y un par de folletos más tarde, estábamos listos para visitar la ciudad, de la cual tengo que reconocer que sabía más bien poco…

Valladolid
La Plaza Mayor de Valladolid, al atardecer

Mi padre fue “el encargado del mapa” y tengo que decir que se le dio muy bien, ya que medio improvisado trazó una ruta que nos llevó por los principales monumentos vallisoletanos. La desventaja que al ser por la tarde muchas cosas ya estaban cerradas. Y al margen de eso, que hacía un aire fresquito que me impedía hacer bien las fotos, ¡me volaba!

Lo primero que me acerqué a ver fue el edificio de la Academia de Caballería, que también es un museo. Desde ahí cruzamos para enfilar la calle Santiago (una calle muy comercial, tipo Gran Vía), donde se encuentra la iglesia del mismo nombre. Fue en esa calle donde vi la primera referencia al literato Miguel Delibes (nacido allí) con placas homenajeando su novela “El Hereje”. Luego descubrí que había varias más por la ciudad.

Valladolid
A la izquierda asoma la Catedral de Valladolid

De la calle Santiago a la Plaza Mayor había un paso. Esta gran plaza, antes conocida como “Plaza del Mercado” me gustó especialmente por los tonos rojizos de sus edificios y porque tenía un tiovivo que le daba un aire muy bonito. En el centro, frente al Ayuntamiento, se encuentra la estatua del Conde Ansúrez. ¿Y quién es este hombre? A mí desde luego me picó la curiosidad, porque para que le pongan en la Plaza Mayor tenía que ser importante. Bien, resulta que fue el que mandó construir la Iglesia de Santa María “La Antigua”, uno de los símbolos de Valladolid y la que más me gustó de todas las que vimos.

Antes de ver esa iglesia, pasamos por la Catedral, situada como muchas otras en un sitio un poco malo encajada entre edificios que te impiden verla en todo su esplendor (y por lo tanto, sacar fotos decentes, al menos en mi caso). Al doblar la esquina, en la Plaza de la Universidad… ¡Tachán! Ante mis ojos aparece una iglesia de un estilo diferente a las demás, “La Antigua”, un edificio asentado sobre restos  romanos y como he dicho antes, fundada por el Conde Ansúrez en el siglo XI. Creo que en parte me cautivó la sencillez de la iglesia y la situación, porque al contrario que la Catedral, se encuentra en un sitio peatonal perfecto para disfrutar de sus vistas.

Valladolid
Iglesia de Santa María “La Antigua”


Continuamos nuestro paseo hacia el Teatro Calderón (que para los amantes de los musicales, os informo que para septiembre de 2012 estaba anunciado el musical de La Bella y la Bestia). En esa misma calle, la calle de las Angustias, encontramos restos de una muralla defensiva de la ciudad, que según dice en el cartel, debió levantarse en el siglo XII. Es solo un muro, pero llama la atención verlo ahí en medio de la calle, y sobre todo que casi tapaba la pobre casa de detrás.

La siguiente gran sorpresa que me encontré fue la Iglesia de San Pablo, de estilo gótico bastante recargado, al menos la fachada. Tengo que decir que en la foto no se aprecia, pero era súper imponente. Justo al lado se encuentra una aglomeración de palacios: el Palacio del Marqués de Villena, el de los Pimentel y el Palacio Real.

Valladolid
La escultura de Felipe II, mirando hacia la Iglesia de San Pablo


Se hacía tarde y pensábamos en la retirada, que aún nos quedaban dos horas y algo de camino a casa… Aunque solo fue un pensamiento y decidimos seguir un poco más, ya que de todos modos para volver al coche podíamos seguir la ruta y ver más cosas. De camino nos interceptó un señor que nos recomendó encarecidamente el Museo de Valladolid, pero desgraciadamente no pudimos pasar porque sino sí que no veríamos nada más.

Valladolid
Mercado del Val

Donde sí nos detuvimos fue en la Iglesia de San Miguel y San Julián, porque vimos la puerta entreabierta y nos picó la curiosidad. La verdad que merece la pena echar un vistazo porque era bastante bonita por el interior (por fuera tampoco tenía mucho misterio). La otra iglesia/monasterio que vimos por dentro fue la de San Benito, una de las más antiguas de Valladolid. Y de más antiguo a más antiguo y tiro porque me toca. El Mercado del Val, situado en esa misma plaza (de la Rinconada, si no me equivoco) es ahora mismo el más antiguo que se conserva, desde 1882.

Valladolid
Iglesia Monasterio de San Benito

Si hubiera tenido más tiempo me hubiera asomado a la Sala de Exposiciones (aún no hemos salido de la Rinconada o calle de San Benito), porque había una exposición de fotografía y estaba abierta.

Valladolid
Río Pisuerga

 Ya se acababa el día y tras un último vistazo a la Plaza Mayor, volvimos hacia el coche. Eso sí, no sin antes asomarnos a ver el río Pisuerga. Estaba cansadísima y aún me quedaba la vuelta, pero Valladolid me había dejado encantada y os recomiendo que vayáis a conocer esta bonita ciudad ;)

Os recuerdo que podéis seguirme en FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + para no perderos ninguna novedad :)



10 comentarios :

  1. Hicistéis muy bien "acercandóos" a Valladolid a pasar la tarde, es una ciudad que me tiene enamorado y ya he estado 5 ó 6 veces, la Antigua es una maravilla y todas las calles que rodean la Plaza Mayor te invitan a pasear y meterte en alguno de sus restaurantes, quien pudiera estar allí...

    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que en cuanto tenga oportunidad volveré para disfrutar de Valladolid más tranquilamente, porque solo pude ver un par de sitios por dentro y quiero conocer más!!! :)

      Un abrazo Carfot!

      Eliminar
  2. Nosotros ahora hablamos de la ciudad donde vivimos; Madrid. Pero nacimos en Valladolid y nos ha encantado tu post. ¡Qué recuerdos!
    Te invitamos a nuestros sitios favoritos de tapas: http://www.madridcoolblog.com/2012/02/escapadas-desde-madrid-de-tapas-por-html/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia no sé cuándo volveré, pero me guardo la recomendación! Desde luego que el restaurante Jero me ha llamado mucho la atención :) Gracias por las sugerencias! Un saludo

      Eliminar
  3. Otra ciudad que no conozco. Reconozco que es casi imperdonable!!! Voy a tener que empezar a conocer bien España antes de salir fuera....Gracias por compartir :-)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, a veces pasa eso, que nos empeñamos en buscar destinos fuera de España y al ladito de casa tenemos cosas preciosas :) Yo de momento son las que me puedo permitir, así que las comparto encantada.

      Un abrazo Fran!!

      Eliminar
  4. Valladolid es una de mis ciudades preferidas y nunca me canso de visitarla una y mil veces, además, se come de maravilla!!! Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en cuanto pueda organizo una escapada en condiciones hasta allí! Ya te pediré consejo turístico/gastronómico :) Un abrazo!

      Eliminar
  5. Me alegra ver que te gustase mi ciudad!! Si vuelves otra vez no dudes en escribirme y te echo una mano en lo que quieras. Eso si, si vuelves tienes que ir al Campo Grande (es el parque que veías desde la Plaza Zorrilla); es como el retiro pero en pequeño ;)

    Un abrazo.

    Alberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me quedé con ganas de pasear por el Campo Grande, a ver si la próxima vez que vuelva organizo un viajecito chulo y te escribo para que me recomiendes sitios. Muchas gracias :D

      Un abrazo viajero!

      Eliminar

Os recuerdo que no se publicarán comentarios con faltas de respeto e insultos ni con links publicitarios.
¡Gracias! :)