19 mayo 2012

Château de Chambord, otro castillo de ensueño

Escribía el último post de Segovia y dejé pendiente el del Alcázar. Pero como me parecía demasiado obvio continuar con ese, he preferido hablaros de otro precioso castillo, esta vez fuera de España. 
  
Hace más de un año que un concierto con la banda en Disneyland me llevó a tierras francesas, algo que suena bastante bonito pero que conlleva unas cuantas horas (muchas) de autobús. Esto tiene sus ventajas e inconvenientes. ¿Inconvenientes? Podría hacer un blog solo dedicados a lo incómodo que es viajar en bus durante 20 horas, pero aún no ha llegado el momento. ¿Ventajas? Antes de llegar a nuestro destino final (no, la película no, París) hicimos noche en Futuroscope y al día siguiente pasamos por el Valle del Loira y visitamos el precioso Castillo de Chambord, uno de los 19 que se pueden encontrar por allí.

Château de Chambord
Llegamos al Château de Chambord (maldito coche-estropea fotos)

Cuando llegamos los 5 autobuses que veníamos desde Madrid podéis imaginaros cómo se llenó eso de gente, más la que ya había allí… El resultado es ni una foto decente sin que parezca que habíamos invadido Chambord. Una vez comentado este detalle, mi ilusión era grandísima al ver lo bonito que era aquel sitio, no solo el castillo en sí sino todo el terreno que lo rodea (el mayor parque forestal cerrado de Europa), tan verde, tan primaveral.

Château de Chambord
Vistas desde el Château de Chambord
La entrada cuesta 9,50 €, y si no vas en autobús como fue nuestro caso, parece que hay aparcamientos de pago. Pasamos al interior del castillo y recorrimos un poco a matacaballo sus estancias. Es otra de las desventajas de viajar en grupo (y no poder escapar), que teníamos el tiempo bastante justo para verlo. Pasamos por los aposentos reales de Francisco I y de Luis XIV, los de la servidumbre que no estaban nada mal, y por alguna que otra sala de juegos. No sé si se llamaría así, posiblemente tendría algún nombre más glamouroso; básicamente eran estancias con mesas de billar francés y de estas para jugar a las cartas (no estoy yo muy puesta en esto del juego, por si no se nota). Todo esto perfecta y recargadamente decorado con cuadros, tapices y esculturas de la época.

Château de Chambord
Estancia del castillo

Lo que más me llamó la atención fue una escalera que había en el interior, llamada de doble revolución o de doble hélice. ¿Qué es esto? Bien, nada más y nada menos que una extraña escalera con dos entradas por donde pueden subir dos personas sin llegar a cruzarse. Es una sensación bastante rara, os lo aseguro. Por hacer la broma me subí yo por un tramo diferente al de mi madre y mi hermana y casi la lío, luego no sabía por dónde salir para encontrarlas, me desorienté un poco, qué desastre…

Château de Chambord
Escalera de doble hélice o de doble revolución

Château de Chambord
Interior de la escalera de doble hélice o de doble revolución


Los patios interiores también me parecieron muy bonitos por las vistas que ofrecían del castillo, porque tampoco tenían nada especial. Y por desgracia, poco más pude ver porque se nos acabó la visita mañanera. Por la tarde quería haber visto los jardines que rodean al Château, pero tuvimos un ensayo espontáneo y acabamos tocando Paquito el Chocolatero para todos los turistas que había por allí, ¡menuda juerga!

Château de Chambord

Eso sí, tengo unas ganas tremendas de volver para ver bien la zona, no solo este sino los otros 18 castillos del Valle del Loira. ¿Vosotros habéis estado en este castillo o en alguno de los demás? Si es así, te animo a que dejes un comentario con tu experiencia. Si piensas ir quizás te interese consultar este enlace con la programación del año. ¡Que lo disfrutéis!

Si te ha gustado este artículo, sígueme en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + para no perderte ninguna novedad del blog.

Puedes ver más fotos en mi página de facebook 

Relatos de otros viajeros #postamigo


14 comentarios :

  1. Desde mi perspectiva castellana, nunca he entendido el concepto francés de chateau... Un castillo es un castillo y los chateaus como este (muy bonitos y muy bien contados) siempre me han parecido pues palacios:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la verdad es que nunca lo había pensado y es un buen razonamiento. A lo mejor yo he confundido el concepto, pero investigando en internet lo llamaban de las dos formas y por eso lo he usado como sinónimo. Lección aprendida!
      Una vez más, gracias Víctor Hugo por tu sabiduría :) Un abrazo!

      Eliminar
  2. Fue una pena que tuvieras que ir a matacaballo para visitarlo porque tiene una pinta preciosa, tengo muchísimas ganas de visitar el Valle de Loira pero de momento tendrá que esperar, jejejejeje. Por cierto, mi viaje más largo en bus fue de 27 horas así que te entiendo con lo de la incomodidad, jejejejeje. Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff 27 horazas... Bueno, a mí este verano me espera un viaje a Alemania en bus también, eso va a ser la muerte encima como me toque de monitora menos descanso jeje.
      Es una zona muy bonita, espero poder contaros alguna vez algo sobre cada uno de sus castillos :)

      Un abrazo Babyboom!

      Eliminar
  3. Cierto, ... debería estar en la lista de castillos de ensueño europeos, ... limpio, correcto, imponente y seguramente cargado de historia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia siempre se me ha dado un poco mal así que no te podría contar. Pero desde luego en el resto de cosas tienes toda la razón ;) Un abrazo!

      Eliminar
  4. A mí también me gustó mucho este castillo y me perdí por la escalera, jeje...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que mira que es traicionera esa escalera eh! :)

      Eliminar
  5. Yo no he estado ni en este castillo ni en ninguno del Loira pero tengo unas ganas tremendas de ir desde hace años!!!! A ver si pronto puedo ir! Por cierto, qué curioso lo de la escalera!! Habrá que tenerlo en cuenta por si hago la gracia de subir por distinta escalera que mis acompañantes! jejejeje
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí que luego parece una tontería pero dices... Pero por dónde vuelvo a encontrarme con ellos??? Jejeje. Es una zona muy bonita, espero poder visitarla "al completo" algún día.

      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Jajaja, no me imagino a los franceses bailando Paquito Chocolatero. El Valle del Loira es uno de nuestros próximos viajes pendientes, está lleno de historia, paisajes y palacios, que más se puede pedir...

    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la mar de divertido, aunque la gente miraba con cara rara jejeje. Yo también lo tengo pendiente ver esa zona, a ver cuándo se puede ir! :)

      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Pues sí que es bonito el castillo, se parece a uno que tengo yo... (en mis sueños. 'Photoshopea' para quitar el coche, ja, ja, ja, aunque uno casi ni se fija ;-) Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, tengo que ponerme con el photoshop pero es que con el poco tiempo que tengo lo uso para actualizar el blog, como me ponga con las fotos ya la hemos liado, no publico nada en un año jajaja.

      Un besito Marta! :)

      Eliminar

Os recuerdo que no se publicarán comentarios con faltas de respeto e insultos ni con links publicitarios.
¡Gracias! :)