16 mayo 2013

La magia de Albarracín

Estando en Teruel no podía dejar de visitar Albarracín, un pueblo que me sorprendió desde que llegué. Primero, porque aparcamos en un parking al lado de la oficina de turismo y yo por allí no veía qué encanto podía haber, no encontraba ni la catedral ni veía absolutamente nada xD Pensaba que me habían timado. Por algo, como dice Babyboom de Callejeando por el planeta tenía fama de “difícil de conquistar”, ¡está todo subiendo cuestas! 

Callejeando por Albarracín

Callejeando por Albarracín. A la izquierda, la casa azul de los Navarro de Arzuriaga

Pero subiendo una callecita (no sé cuál porque perdí el mapa…) de repente te sumerges en otro ambiente. Calles empedradas, estrechas, mágicas. El día acompañaba, hasta asomaba el sol de vez en cuando. Y lo que me llamó la atención en esa calle es que una casa destacaba entre otras, ¿por qué? Porque entre las típicas casitas albarracinenses había una pintada de azul, la Casa de los Navarro de Arzuriaga. Aunque es la única que vi pintada entera de ese azulón, me llamó la atención que otras casas tenían restos de haber tenido alguna ventana o algún banco pintado de ese mismo color.
Plaza Mayor. Ayuntamiento de Albarracín

Paseando llegamos a la Plaza Mayor -donde se encuentra el Ayuntamiento- abarrotada de turistas y grupos escolares que visitaban Albarracín ese día. Destaca un balcón/mirador desde donde se ve la Catedral con su cúpula de tejas de colores y que es una plaza soportalada. Ya que todo el mundo parecía dirigirse hacia allá como una fila de hormiguitas, mi madre y yo decidimos desmarcarnos e ir en busca de los restos de las murallas y las torres...

… Que no estaban precisamente cerca. Si no os gusta caminar campo a través y encima subiendo cuestas no os recomiendo este camino. De camino pasamos por la Iglesia de Santiago, y luego ya empezamos el ascenso hasta la Torre del Andador. Es bastante fácil, no hay que ser de Desafío Extremo para subir jejeje, aunque cansa un poco.

Albarracín desde lo alto de la Torre del Andador

Murallas de Albarracín

Merece mucho la pena subir, ya que desde arriba puedes contemplar Albarracín a vista de pájaro, es precioso, casi parece que estás viendo una maqueta de esta ciudad medieval. La bajada ya es otra historia, yo ahí lo pasé peor porque tenía la sensación de que me iba a ir rodando por alguna cuesta.

Casas de Albarracín


Una vez abajo volvimos a la Plaza Mayor, un poco menos abarrotada. Pero el recorrido que hicimos fue diferente, ya que primero bajamos hasta la carretera para ver Albarracín justo desde el lado contrario a la Torre: ahora estábamos a ras del suelo y era igual de bonito contemplarlo desde allí. Esas casas me recordaron un poco a las Casas Colgadas de Cuenca.





Ahora sí pusimos rumbo a la Catedral. Solamente se puede visitar con las visitas guiadas que ofrece la Fundación Santa María, y como nosotras íbamos por libre no pudimos pasar. Es un edificio muy sobrio, casi no hay ángulo para verlo bien pero la fachada tampoco tiene nada que merezca la pena. Lo más bonito, para mi gusto, es el decorado de la cúpula con tejas azules, blancas y amarillas, que la hacen resaltar desde lo lejos. 
Catedral de Albarracín



Catedral de Albarracín
















Al salir de la Catedral tomamos un caminito que había rodeando el castillo para ver Albarracín desde otra perspectiva y contemplar el Molino del Rey, pero el aire que hacía y que empezaba a llover nos hizo desistir y dar media vuelta. Al Castillo tampoco pasé, lo vi un poco por fuera. Como el tiempo estaba loco aquel día, seguimos paseando y al llegar a la Ermita de San Juan hacía un sol resplandeciente.


Ermita de San Juan

Para comer elegimos la Tasca Azagra, donde comimos el menú del día por 11 eurillos. Era lo más asequible, y no se comía mal, a pesar de que tampoco era nada del otro mundo. Es decir, mis macarrones con tomate fueron eso, macarrones con tomate. Ni una pizquita de chorizo o de salchichas ni nada. Al menos no engañaban a nadie jejeje. Yo lo recomendaría si tu presupuesto es escaso.

¿Cosas que me quedaron por ver? Dos de las torres de la ciudad: la de Doña Blanca y la Torre de la Muela. El resto lo vi casi todo creo, aunque sea por fuera. De todas formas si os ha llamado la atención Albarracín os recomiendo que leáis el completísimo post de Callejeando por el planeta, que cuenta las cosas de forma amena e instructiva :) Además os enlazo a su plano, que está mejor que el de la web de Albarracín que es una castaña, siendo finos.

Una callecita de Albarracín



Espero que al menos este post os haya servido para que os pique el gusanillo y queráis conocer un poco más esta joyita turolense. A mí es un lugar que me ha conquistado con su magia, no hace falta tener cúpulas de oro ni templos fastuosos… Albarracín es de esos sitios que te enamora por sí solo.

 ¡Un abrazo viajeros!


















20 comentarios :

  1. Hola Arancha, pues sí que parece que pica el gusanillo conocer Albarracín. Al menos tus fotos invitan a asomarse por allí. Queda tanto por descubrir de España... pero con tanta obsesión de aviones para el extranjero obviamos joyitas como tu lo has definido.

    Un abrazote enorme!

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, muchas veces nos fijamos tanto en el extranjero que descuidamos estas pequeñas grandes joyas que tenemos en España. Me alegra que te haya picado el gusanillo jejeje. Un abrazote para ti también!

    ResponderEliminar
  3. Desde hace tiempo quiero ir a Albarracín, vi unas fotos en una revista y me preció un pueblo precioso. Cuando vaya por allí ya tengo dónde acudir a por info de la buena. Un saludito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Calíope! Pues sí, es un pueblo espectacular. Y Babyboom pone info más completa que la mía, así que irás bien informada jejeje. Ya me contarás si vas! un abrazo!! :)

      Eliminar
  4. Hace un montón de años que no voy a Albarracín. A mí sí que me conquistó y desde entonces soy una enamorada del lugar.
    A ver si me acerco que no me cae muy lejos...
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprovecha tú si lo tienes cerca para darte otra vuelta, yo iría encantada a seguir conociéndolo! :) Un saludo!!

      Eliminar
  5. Tengo apuntado esta visita desde hace mucho tiempo, que ganas tenemos de conocerla y encima viendo estas preciosas fotos.

    Un saludo de Belén y Ramón

    Mis viajes y sensaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Gracias por lo de las fotos :) Se hace lo que se puede jejeje. Espero poder leer algo de vuestra visita cuando vayáis. Un saludo!!!

      Eliminar
  6. Las vistas desde la torre del andador son una pasada. Lo tengo apuntado para un futura escapada! Eso sí, me llevaré algún choricillo por si escasea en los macarrones ;-)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja eso eso, un choricillo en el bolso por si acaso jajaja. Es un sitio muy recomendado, a ver si quedamos un día y me cuentas en persona tus viajes! Que nosotras vivimos cerquita :) Un abrazo!

      Eliminar
  7. Me ha encantado, sobre todo las vistas desde la Torre del Andador. Un pueblo lleno de encanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, te sientes el rey del mundo desde ahí jejeje. Un abrazo Artabria :)

      Eliminar
  8. Albarracín que pueblo tan bonito, dan ganas de ir a visitarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii a mí me conquistó gracias al post de Babyboom. Un saludo cincuentones!

      Eliminar
  9. Pues si que es chulo Albarracín!! Desde que leí sobre este pueblecito en el blog de Babyboom tengo ganas de conocerlo. Y qué chulas las vistas desde la torre!! Si es verdad que desde allí el pueblo parece una maqueta!!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, mira que nos picó la curiosidad con el post de Babyboom :) Va a tener que llevarse comisión con el turismo de Albarracín jajaja.

      Un saludo!

      Eliminar
  10. Es un pueblo precioso, he estado varias veces y son de estos sitios que no te cansas de visitar y pasear por sus callejuelas. Como curiosidad el museo del juguete vale la pena verlo. Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfecto, yo tomo nota de las recomendaciones que hacéis. Así que si vuelvo me pasaré por el museo del juguete. Un saludo! :)

      Eliminar
  11. Hace meses que leí esta entrada y no quise comentarla, quería hacerlo con un dato que aún no he encontrado y viendo que casi es imposible he decidido regresar a comentar.
    No conozco Albarracín, pero algún día lo haré, lo sé, porque me enamore de esta ciudad a través de un cuadro de una exposición en la que trabajé de joven (de mi juventud que no recuerde de quien era), me hubiera gustado que lo vieras y me dieras tú opinión, si la ciudad trasmite lo mismo que aquel maravilloso lienzo.

    Un abrazo enorme!! ;)

    ResponderEliminar
  12. Oooooh! Bueno, la verdad es que es un detalle que te hayas acordado de ese cuadro y que además lo compartas conmigo en el blog :) Si algún día lo encuentras estaré encantada de opinar.

    Un abrazote!!!

    ResponderEliminar

Os recuerdo que no se publicarán comentarios con faltas de respeto e insultos ni con links publicitarios.
¡Gracias! :)