20 octubre 2011

Y con Koblenz, ¡hasta pronto Alemania!


Por fin, después de dos meses (por poco de tres) vamos a acabar la ruta por Alemania. Aunque no nos despedimos del todo del país germano, ya que tengo pensados varios post más ubicados allí. ¡Pero os dejaré un respiro!

Ahora os hablaré de Koblenz o Koblenza, una bonita ciudad que como dije en su día, se caracteriza por la unión de los ríos Mosela y Rin que tienen una forma de proa de barco. Curioso, ¿verdad? Quizás en la foto que yo tengo no se aprecia bien, pero si buscáis en internet hay imágenes donde se distingue perfectamente la forma. 

Koblenz
La unión de varios ríos forma esta curiosa forma de proa

En ese mismo sitio se encuentra situada una colosal estatua en honor al káiser Guillermo I. La escultura original fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial, pero su pedestal se quedó como monumento de la unidad alemana. No fue hasta 1993 cuando se restauró. La cabeza de la estatua original está en el Museo Central de Koblenz. Desde esta estatua (el sitio da para mucho, ¿verdad?) se puede ver la fortaleza de Ehrenbreitstein y de Konstantin.



El ayuntamiento está en la plaza de los Jesuitas. En uno de los patios tiene una estatua muy singular, la del Schängelbrunnen, que representa a un travieso niño que escupe agua de forma intermitente. Así que, si no estás atento, ¡lo mismo te mojas! Para que sepáis su significado, esta fuente hace referencia a los hijos ilegítimos de las mujeres de Koblenz y los franceses.

Schängelbrunnen
Schängelbrunnen

En cuanto a las iglesias, tenemos una que a mí me pareció original por sus tonos amarillos, la Florinskirche y la Liebfrauenkirsche, erigida sobre el punto más alto del casco antiguo. El Alte Burg es, en la actualidad, el archivo municipal. Sin embargo, en sus orígenes era el castillo donde residía la familia von der Arken, una influyente familia del siglo XIII.

Alte Burg

Por último, quería mencionar los personajes históricos de esta ciudad. El canciller de Estado del Imperio Austríaco, Metternich, tiene su casa natal en Koblenz, y por otro lado la emperatriz Augusta, que tiene también varios monumentos y jardines repartidos por la ciudad.

Hasta aquí este tour alemán, aproximadamente unos 1.600 kilómetros recorridos, y actualmente uno de los mejores viajes que he hecho y que os recomiendo. Gracias por vuestra paciencia con mis post sobre Alemania, a la que creo que volveré a dedicar alguna que otra entrada el mes que viene. Ya veréis por qué ;)

¡Nos vemos por el mundo! ¡Hasta la próxima! ¡No os olvidéis de seguirme en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + !

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Os recuerdo que no se publicarán comentarios con faltas de respeto e insultos ni con links publicitarios.
¡Gracias! :)