Restaurante Vinolio (Coslada, Madrid)

07 marzo 2019


Uno de mis lugares preferidos para cenar, que además tengo más o menos cerca de casa, es el Restaurante Vinolio, en Coslada. Situado en el Paseo de las Acacias (al lado del recinto ferial) este rincón gastronómico tiene una carta sofisticada y con un precio estupendo.

Brochetas de queso en tempura con piparras


Desde que fui por primera vez hace unos meses estaba deseando volver. ¿Qué es lo que me cautivó de este restaurante? La carta: carpaccios, tostas de nombres exóticos, brochetas… Y todo a un precio “normal”, nada de cifras estratosféricas por una aceituna pinchada en un palo.


La primera vez nos pedimos media ración de carpaccio con lascas de parmesano, y nos sorprendieron con un espléndido plato que nos hizo dudar y pensar que en realidad era una ración completa.

Carpaccio con lascas de parmesano y aceite de trufa

Además de eso, decidimos cada uno pedir una tosta. Yo pude innovar porque fueron muy atentos con mis alergias y cada duda que tuve, los camareros fueron a consultarla. Mi novio se pidió una de solomillo con tomate y queso de cabra caramelizado, y yo una de tapenade con burrata y tomates cherry caramelizados, que traducido al castellano es: una pasta de aceitunas negra (tapenade) con queso fresco (burrata) y tomates pequeñitos. Todo esto nos salió por unos 20€, con las bebidas.



La segunda vez que fuimos repetimos carpaccio (es delicioso), y pedimos también unas patatas al ajilimón. Como teníamos más hambre porque todo eran medias raciones, complementamos con unas brochetas de queso con guindillas dentro (impresionantes) y unos tacos de carne con salsa chimichurri. Esta vez regamos todo con un par de copitas de vino y un refresco, y aún con todo se quedó a menos de 40€.




¡Creo que nunca me había explayado tanto con una reseña de un restaurante! Y conste que nadie nos invitó, pero considero que leer reseñas de hoteles y sitios donde comer ayuda a los consumidores y por eso las hago.

Y tú, ¿has estado alguna vez en este restaurante? ¡Cuéntame!

Si te ha gustado este post, te invito a compartirlo para llegar a más gente que le pueda interesar, y a seguirme en las redes sociales para no perderte ninguna novedad del blog: FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 

Febrero en imágenes

02 marzo 2019

¡Madre mía! ¿Ya es marzo? 😦 Es verdad que febrero tiene un par de días menos, pero se me ha pasado volando... El blog me cuesta bastante tenerlo actualizado, pero aprovechando unos días que tengo que parar por motivos de salud, lo estoy retomando (no hay mal que por bien no venga).

Como veis, las fotos de febrero son escasas, y la mitad reflejan un cambio de hábitos que estoy queriendo dar, hacia una alimentación más saludable pero también hacia un consumo más sostenible y responsable (puedes conocer más de esto en Recíclate Aran).

¿Qué tal ha sido tu mes de febrero? ¡Cuéntame! 😊






Un tranquilo paseo por Mundaka

27 febrero 2019


En la costa de Vizcaya, dentro de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, se encuentra Mundaka, un pequeño y precioso pueblo que invita a relajarse desde que pones un pie en él. Al menos, así me sentí yo cuando llegué 😊


Esa misma mañana habíamos estado de ruta por la famosa Ermita de San Juan de Gaztelugatxe (conocida por salir en Juego de Tronos), y después de pasear por Bermeo, decidimos desviarnos a conocer Mundaka.


Esta localidad vasca, de menos de 2.000 habitantes, tiene como principales atractivos el mirador de la Atalaya, el de Portuondo, el puerto, la iglesia de Santa María, la Ermita de Santa Catalina y algunos edificios como el Palacio Larrinaga , las casonas con sus escudos o el edificio del Ayuntamiento.


Para mí, lo más bonito de todo fue subir hasta la Península de Santa Catalina,  que alberga la ermita del mismo nombre y tiene unas vistas preciosas. La ermita es del siglo XIX, y a lo largo de su historia ha tenido usos muy diversos: desde lugar de reuniones de cofradías de pescadores hasta un rincón de cuarentena para enfermos de epidemias. Allí, en el césped, a la sombra de la Ermita, nos quitamos los zapatos y nos tumbamos a mirar el cielo azul que había aquel día. ¡Así me gustaría estar ahora!


También paseamos por el puerto, pequeñito y muy coqueto. La gente tomaba el sol, nadaba y se tiraba desde el muelle, había muy buen ambiente. Quisimos pasar a la iglesia, pero estaba cerrada ya. Es de estilo gótico renacentista, y a lo largo de su historia –data del siglo XI- ha sido destruida, reedificada y ampliada.


Uno de los deportes que más gente atrae a Mundaka es el surf. Por lo que dicen, tiene la mejor ola izquierda de Europa, sea lo que sea esto 😁 y por ello acoge competiciones internacionales de forma anual.

¿Tú has estado alguna vez en Mundaka? ¿Lo conocías? Yo, la verdad, nunca había oído hablar de este sitio, pero me pareció tan bonito que no me importaría repetir y visitarlo de nuevo.

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Castillo de Manzanares El Real

11 febrero 2019


¡Hola viajero!

¿Sabías que, a unos 50 kilómetros de Madrid capital, hay un hermoso castillo con vistas a un embalse? Se trata de una fortaleza del siglo XV que mezcla los estilos renacentista y medieval de una forma espectacular: el Castillo de Manzanares El Real.


Yo lo tenía en mi lista de sitios que visitar, y por fin el año pasado le puse remedio. Mis amigas decidieron llevarme allí de excursión a celebrar mi 30 cumpleaños (¡no podía haber un plan más acertado para mí!), y pasamos un día magnífico. 


Hicimos una ruta facilita, de la que te hablaré más adelante, y después de comer de picnic contemplando el Embalse de Santillana pasamos al Castillo. La visita normal cuesta unos 5€, pero también existe la opción de hacer visitas teatralizadas (consúltalo con anterioridad).


Pasamos al castillo, disfrutando las vistas que lo rodean. La Sierra de Guadarrama y el Embalse de Santillana hacen del sitio un lugar de ensueño. Pasamos al interior, no sin antes hacernos mil fotos por el exterior 😄



El edificio dispone de dos zaguanes (recibidores), y a lo largo de sus pasillos podemos contemplar una exposición que nos habla de diversas cosas relacionadas con el castillo: desde armaduras hasta instrumentos musicales o utensilios de la casa.


La Sala Santillana, la del Infantado o el Estrado de Damas son algunas de las salas que nos encontramos en nuestra visita, con pinturas de José Maea, retratos del Marqués de Santillana y tapices engalanando sus paredes. Las recreaciones del dormitorio y el vestidor me gustaron mucho, realmente te hacían sentir en otra época.


Las zonas exteriores me resultaron de lo más espectaculares. Empezando por el patio interior porticado, hasta el mirador de Juan Guas, desde donde las vistas son impresionantes, cada rincón hizo que la visita valiera la pena.


A veces, cuando escribo estos post, me parece que se quedan pobres. ¿Debería añadir más datos históricos? ¿Más descripciones? Lo cierto es que, a veces, la inspiración no acompaña; pero otras tantas decido no extenderme más, simplemente porque considero que, por mucho que diga, lo mejor es no hacer demasiados spoilers a los viajeros. Podéis opinar 😌

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Enero en imágenes

04 febrero 2019

¡Hola, viajeros!

Después de 15 días largos de ausencia por aquí, vuelvo a la carga. Lo cierto es que tengo el blog y sus redes sociales un poco abandonadas, pero es que este 2019 decidí parar un poco la locura que supone tener todo esto actualizado. No por nada en particular, simplemente me apetece diversificar y disfrutar más de otras cosas, así que el blog, y sobre todo instagram, va a estar un poco más abandonado que de costumbre. 

Dicho esto, voy a poner mi selección de fotos mensual, que no podía faltar de ningún modo 😊 Empezaré de la última foto de enero a la primera: de un paseo por el campo de los que me gustan, a una visita a la navideña Puerta del Sol.

Disfrutad del mes de febrero, ¡hasta pronto, viajeros!






Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia

14 enero 2019



¡Buenos días! 

Para esta semana os propongo un plan cultural y muy divertido: visitar la Ciudad de las Artes y las Ciencias, en Valencia. Esta “ciudad” está construida en el antiguo cauce del Turia, y la conforman seis edificios principales: Hemisfèric, el Umbracle, el Museu de les Ciències, el Oceanogràfic, el Palau de les Arts Reina Sofía y el Ágora.
  • Para llegar, estando alojadas en pleno centro de Valencia, cogimos el autobús número 35, que tiene parada justo al lado de la tienda del equipo de fútbol de Valencia y costaba 1,5€ por persona.


En anteriores visitas (cuando aún visitaba zoos), estuve en el Oceanográfico; esta vez ni me lo planteé, aparte de porque ya dejé de visitar sitios con animales, porque la entrada me parecía carísima. Esta vez le dedicamos un tiempo a pasear por el Umbracle, un bonito recinto de 17.500 metros cuadrados con un jardín lleno de vegetación mediterránea y tropical. Desde allí se puede contemplar el conjunto de edificios que conforman la Ciutat, y ver una muestra de esculturas contemporáneas.


Además del paseo por el Umbracle (gratuito) y por los alrededores en general, compramos la entrada para ver una película en el Hemisfèric, que fue el primer edificio que se inauguró de todo el complejo. Está diseñado con forma de ojo humano, y en su interior se pueden disfrutar de diferentes proyecciones en una gran pantalla que cubre hasta la cúpula, dando la sensación de estar totalmente inmerso en la proyección. Las películas van con hora, y sacas la entrada para la sesión que quieras, no es (como yo pensaba) de estos que proyectan varias cosas y tú entras cuando quieras.

  • La entrada conjunta del Museo + Hemisfèric nos costó 11€ por persona.

Nosotras elegimos una película llamada “Ritmos de América” que estuvo muy bien. Como anécdota, cuando entras te dan unos cascos para que puedas seleccionar el idioma que quieras para oír la película; eran tan raros que nadie sabía muy bien cómo ponerlos hasta que lo explicaron, y era graciosísimo vernos a todos como si tuviéramos un alien en las manos, sin saber qué hacer.



Después de ver la película pasamos al Museo, al que te recomiendo que pases con calma para disfrutarlo bien y jugar en las zonas interactivas. Pasamos por varias exposiciones, entre ellas una de Legos de medios de transporte y otra de dinosaurios (que me decepcionó un poco), pero sin duda lo mejor es la parte en la que puedes tocar cosas y, literalmente, jugar y experimentar.




¿Tú has estado alguna vez en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia? ¿Te ha gustado? ¡Cuéntame! 

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Cascada del Hervidero: un paraíso sin salir de Madrid

07 enero 2019


San Agustín de Guadalix esconde un tesoro natural que descubrí hace poco, buscando rutas cercanas a mi casa. La ruta que nos lleva a la Cascada del Hervidero es fácil y de una belleza extraordinaria, y me parece un plan perfecto para desconectar de la rutina y conectar con la naturaleza.


El post de Fotonazos me sirvió de mucha ayuda, y te recomiendo que eches un vistazo porque tiene unas fotos muy buenas. Pero yo aquí trataré de explicar todo al detalle para que puedas organizar bien tu excursión.



INFORMACIÓN PRÁCTICA
  • Dónde está: la Cascada del Hervidero se encuentra en San Agustín de Guadalix, una localidad madrileña a unos 40 kilómetros de la capital.
  • Dónde comienza la ruta: yo aparqué el coche en la Calle del Mesto, al lado del Día de la Avenida Madrid. Es un polígono, pero a escasos metros de allí está el sendero. No hay nada que temer, que yo cuando leí que salía la ruta de un polígono me imaginé un sitio oscuro y turbio.
  • Cómo es la ruta: ida y vuelta por el mismo lugar, son unos 7 kilómetros más o menos en total. Yo fui con mi madre, parando a hacer fotos y con toda la calma del mundo, y nos llevó 3 horas ida y vuelta.

COMIENZA LA RUTA


Aparcamos el coche en el polígono, desde donde vemos una arboleda que da comienzo a la ruta (la de la primera foto). Fuimos por la ribera derecha del río, pegadas, siguiendo el cauce y disfrutando de los reflejos de los árboles en el agua. Es un camino estrecho y un poco embarrado (al menos en invierno), por lo que debes llevar calzado adecuado para evitar resbalones.


Siguiendo por el margen derecho, aguas arriba, llegaremos a un puente de madera que debemos cruzar. Si hacéis la ruta temprano, cuando está subiendo el sol, se crea un efecto como de bosque de cuento de hadas (aunque en la foto no se aprecie bien).

Una vez situados en el lado derecho del Guadalix, seguiremos por un sendero mucho más cómodo. Pasarás por un sitio en el que el sendero se ensancha hasta desembocar casi en una explanada, y poco después llegarás a una bifurcación. Nosotras fuimos por el lado izquierdo, más despegadas del río pero más rápido. El camino de la derecha estaba muy embarrado, así que preferimos volver en otra época del año que se pueda transitar más cómodamente.


Seguiremos caminando hasta llegar a una carretera destartalada, en la que debemos girar a la derecha, bajando hasta llegar a un puente de barandillas metálicas desde donde vemos los restos de otro puente que parece una inmensa viga de metal.



Llegaremos a una edificación que es un sifón del Canal de Isabel II. Desde ahí continuamos nuestro camino, pasando al lado de una finca particular (creo que hay otra alternativa, pero a nosotras el sendero nos llevó por ahí), y dejando a nuestra derecha una barrera que impide el paso de vehículos. Ya nos queda poco para llegar a la cascada.



Seguimos caminando unos 15 minutos (más o menos) y veremos un puente que cruza el río con sus enormes arcos. No debemos cruzarlo, tenemos que asomarnos porque pegada a él hay una escalera, no apta para gente con vértigo, que baja hasta el río y hasta la bonita Cascada del Hervidero. Es una escalinata estrecha y sin barandilla, bajada con cuidado no debe suponer ningún peligro.



Una vez abajo encontramos la cascada, que son dos saltos de agua que merecen ser contemplados con los ojos abiertos, para disfrutar de su belleza, y con los ojos cerrados, para deleitarse con el sonido del agua al caer.


Si queréis, también se puede subir a lo alto de la cascada, volviendo a subir las escaleras y cruzando el puente que no cruzamos antes. Aquí el camino es más estrecho y hay que tener un poco más de cuidado, sobre todo si está embarrado como cuando fuimos nosotras. Cuando estás arriba (no se tarda nada, 10 minutos) tienes unas vistas bonitas no de las cascadas, sino de todo el Charco del Hervidero.

Espero que tengas un estupendo comienzo del año y que los Reyes Magos os hayan traído muchos viajes. Te recuerdo que puedes seguirme en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + para no perderte ninguna novedad del blog 😊