Salduero (Soria)

05 julio 2024

Duero en Salduero

Salduero es un pueblo de Soria, de la Comarca de Pinares, por cuyas tierras pasa el Duero. Fue la cuna del pintor Maximino Peña, y el mismísimo Antonio Machado nombra Salduero en sus Campos de Castilla. Es un lugar tranquilo, donde respirar aire limpio y disfrutar de la vida sin mirar el reloj.

Ayuntamiento de Salduero
Ayuntamiento de Salduero

En el casco urbano, además de bonitas casas de sillería con jardines muy cuidados, puedes encontrar la iglesia de San Juan Bautista, con su capilla gótica, o la Plaza del Ayuntamiento. Piérdete por sus calles y respira el aroma a leña y cotidianeidad.

Salduero iglesia
Iglesia de San Juan Bautista

Si vas a finales de junio, para las fiestas de San Juan, tal vez te encuentres con las Luces del Duero, que en 2024 va por la quinta edición. Salduero se ilumina, al anochecer, por más de 6000 velas que confieren a la localidad soriana aún más encanto del que tiene habitualmente.

Salduero
Calles de Salduero

Pero, como digo, no necesita adornarse para ser un sitio que apetezca visitar. En verano (o cuando hace buen tiempo), otro de los atractivos turísticos es su río Duero, que a su paso por la villa tiene varias áreas recreativas donde hacer un picnic o disfrutar de un baño refrescante.

Ahora llega tu turno, ¿conoces Salduero? ¿Me cuentas algo más de tu visita por tierras sorianas? Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagram y Youtube :) si no lo haces ya. 

Y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Unas pinceladas de San Sebastián

24 mayo 2024

San Sebastián (Donostia) merece algo más que unas horas de visita, que es lo que tuvimos nosotros. Mínimo un día con su noche, máximo lo que tu bolsillo y tu tiempo puedan permitirse. Aquí te cuento algunos de los lugares que vimos.

San Sebastián desde el Monte Igueldo
Vistas desde el Monte Igueldo

Lo primero que debes saber es que la mejor opción para moverse por allí es usar el transporte público (la ciudad está en camino de convertirse en zona de bajas emisiones). Están tratando de reducir el tráfico de vehículos privados, sobre todo en la zona centro, y en la web de turismo viene muy bien explicado cómo puedes llegar, o qué hacer con el coche si lo llevas. Echa un vistazo antes de ir.

Ruta por el Monte Urgull

Al llegar subimos al Monte Urgull (te lo cuento en este post) y disfrutamos de las vistas desde este enclave, que, en el siglo XII, por su situación, fue utilizado como fortaleza militar.

A los pies del Monte Urgull encontramos la Parte Vieja, donde me hizo ilusión encontrar la calle “31 de agosto” (ese día es mi cumpleaños 😌). Lo que realmente ocurrió ese día, pero en 1813, fue la destrucción de la ciudad en un episodio de las Guerras Napoleónicas; hoy, se homenajea a quienes reconstruyeron San Sebastián después de aquel trágico momento. Como curiosidad, las viviendas situadas en el lado de los números pares fueron las únicas que se mantuvieron en pie.

Funicular que te lleva al Monte Igueldo

Sin duda, a lo que más tiempo le dedicamos fue a los montes de Donostia, ya que también subimos al Monte Igueldo. Se sitúa en el extremo de la Bahía de la Concha, y se sube en un funicular de más de 100 años de historia (4,5€ ida y vuelta). También puedes acceder en vehículo privado, pero te recomiendo el ascenso en funicular. Arriba puedes pasear y subir al Torreón, un antiguo faro que se alimentaba por leña, y disfrutar de las mejores vistas de la ciudad en los diferentes miradores. Otro de los atractivos turísticos del Monte Igueldo es un parque de atracciones. No esperes montañas rusas (sí hay una Montaña Suiza😁) pero tiene mucho encanto este parque para disfrutar con calma.

¿Qué más puedes ver en San Sebastián? (te cuento lo que vimos nosotros, ¡hay muchísimo más!):

  • Basílica Santa María del Coro: Construida sobre una antigua iglesia románica, esta iglesia se sitúa en la Parte Vieja, y el edificio actual es del siglo XVIII.
  • Museo San Telmo: el más antiguo del País Vasco, es el Museo de Sociedad Vasca y Ciudadanía. La entrada general son 10€. No lo visitamos.
  • Iglesia de San Vicente: también se sitúa en la Parte Vieja, y se construyó entre el siglo XV y XVI. Durante 1813 (el año del Sitio de San Sebastián) se convirtió en un hospital, lo que permitió conservar el edificio.

  • Catedral del Buen Pastor: inaugurada en 1897, es el edificio religioso más grande de San Sebastián, con su torre de 75 metros de altura. Fue construida por el arquitecto guipuzcoano Manuel Echave.

  • Peine del viento: Chillida dejó su huella en la costa donostiarra con este conjunto de tres esculturas de acero de más de 9 toneladas cada una. No son las únicas que podemos ver en esta ciudad: si paseas por la Bahía de la Concha, podrás disfrutar de alguna más, aunque menos conocida que el mítico peine.

  • Ayuntamiento: este precioso edificio se inauguró en 1887, y era el antiguo Casino. Desde 1947 se utiliza como Casa Consistorial, y delante tiene el precioso Jardín Alderdi Eder.

¿Qué me recomiendas para una futura visita a San Sebastián? Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagram y Youtube :) si no lo haces ya. 


Y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Villafranca del Bierzo: belleza entre León y Galicia

12 mayo 2024

Casi lindando con tierras gallegas, Villafranca del Bierzo es un municipio de León con un impresionante conjunto monumental. Merece la pena dedicarle, al menos, un día, a la visita de esta localidad situada en la confluencia de los ríos Burbia y Valcarce.

Jardín de la Alameda

Aparcamos sin dificultad, en una tarde de agosto, al lado del Jardín de la Alameda. De estilo francés, este bello jardín acoge el último fin de semana de la primavera la Fiesta de la Poesía.

Bajamos hacia el centro, y por el camino nos topamos con el Convento de San Nicolás El Real. Concebido como colegio jesuita, también fue sede de la Diputación Provincial en 1822; más tarde, en 1899, pasó a manos de los Padres Paúles. Hoy se puede visitar en su interior el Museo de Ciencias Naturales (con animales disecados, una colección de conchas y otra de minerales), para lo cuál se debe concertar visita previa en la Oficina de Turismo.

Paseando por Villafranca del Bierzo

Llegamos a la Plaza Mayor, con mucho ambiente, llena de terrazas con gente tomando algo fresquito. Nosotros pararíamos allí, pero ya a la hora de la cena 😋. La siguiente parada fue el Convento de la Asunción o la Anunciada, del siglo XVII, que pudimos ver por dentro. Está construido sobre las ruinas de un antiguo Hospital de Peregrinos.

Villafranca del Bierzo tiene un castillo del siglo XVI, el Castillo de los Marqueses, que llama la atención por la forma redondeada de sus torres. Aún está habitado, es de uso privado y no puede ser visitado.

Castillo de los Marqueses

La Iglesia de Santiago (Bien de Interés Cultural desde 1993), de estilo románico, destaca por la imponente Puerta del Perdón. Como curiosidad, es la única puerta en todo el Camino de Santiago (junto con la de la Catedral de Santiago) donde se pueden obtener las Gracias Jubilares.

Lateral de la Iglesia de San Francisco

Otros tempos que atesora esta villa leonesa son la Iglesia de San Francisco, fundada en el siglo XIII, y la Colegiata de Santa María, de estilo gótico tardío. La de San Francisco, situada en la parte alta de Villafranca, ofrece unas preciosas vistas de la zona.

Colegiata de Santa María

Villafranca del Bierzo nos enamoró. Tanto patrimonio concentrado allí resulta abrumador, y pudimos disfrutar de una tarde estupenda. La cena la hicimos en el Restaurante Sevilla, en la Plaza Mayor, donde una pizza, 2 botellas de agua y 2 postres nos costó 18€.

Una deliciosa pizza del Restaurante Sevilla

¿Qué me recomiendas ver o hacer si vuelvo por allí? Te leo en comentarios 😉 Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagram y Youtube si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales.

Senderismo hasta el Monumento natural de la Fuentona

27 abril 2024

La Fuentona (foto de arriba) es uno de los 8 monumentos naturales de Castilla y León, también conocido como Ojo de Mar, tal vez por el bello color verde azulado de sus aguas. Se encuentra entre Cabrejas del Pinar y Muriel de la Fuente, y a pocos kilómetros de Calatañazor.

Para iniciar la ruta, puedes dejar el coche en el parking 1 de la Fuentona (gratis). Cuando nosotros fuimos, eran como las 18h. de un fin de semana de mayo y no había mucha gente, lo que agradecimos profundamente, ya que era una escapada de desconexión.

El recorrido es sencillo, de aproximadamente un kilómetro, bien señalizado y no tiene desnivel. Por el camino, además, hay algún banco en el que sentarse a descansar o a tomar un tentempié. A poco que busquéis en internet, hay muchísima información muy detallada de la ruta, por eso te quiero contar otras cosas.

La Fuentona es, en realidad, el nacimiento del río Abión, y si en la superficie es espectacular, bajo ella es completamente increíble. No, no he estado (el baño está prohibido), pero si buscáis, hay varios reportajes sobre las grutas que esconden, uno de ellos del programa Al filo de lo imposible, de RTVE, rodado en 2002.

“En la Fuentona hay tanto zonas inundadas, lo que se denomina sifones; como zonas aéreas, en las que hay que andar, descender por pozos y escalar rocas fuera del agua” (cita de El Día de Soria). Este escenario natural soriano, además de ser un lugar turístico, ha servido como lugar de prácticas en numerosas ocasiones para Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil.

Viendo vídeos, me ha parecido impresionante que, en esa laguna bonita que a simple vista parece sin profundidad, albergue tantísima vida. Hablando de vida, algunos de los animales que podemos encontrar en la zona son truchas, bermejuelas o camarones de agua dulce; ranas, escorpiones acuáticos o, con llevamos la mirada al cielo, mirlos y lavanderas.

La Fuentona es un lugar especial, que a lo largo de su historia se ha prestado a imaginar diferentes leyendas de monstruos submarinos y ninfas acuáticas y que hoy, es uno de los rincones más bellos de Soria.

Y tú, ¿has estado en la Fuentona? ¿Te gustó? Te leo en comentarios 😉 Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagram y Youtube si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales.

Dónde comer en Soria capital

06 abril 2024

El verano pasado estuvimos unos días en Soria capital, y como la gastronomía es muy importante cuando vas de viaje, te dejo aquí algunas recomendaciones variadas y asequibles. De algunas tengo foto, de otras no 😅

Más que 2 (Plaza de San Clemente 2)

Aquí estuvimos dos días, uno para cenar y otro para picar algo a mediodía. El de la cena fue genial (por eso repetimos) pero el otro nos dejó desencantados. Aún así, me resultó un bar agradable al que volvería.


El día de la cena tomamos 2 vinos, 2 cervezas, 2 tostas, 1 ración de bravas y 2 croquetas, además de una tapa de torreznos hechos como si fueran palomitas (en la foto, el cucurucho). En total, 26€. Las croquetas eran muy originales, una de nube (¡sí, nube, la chuchería!) y otra de perrotxico y gambas. La de nube, además, fue ganadora del IV Concurso Provincial de la Croqueta de Soria.

El día de la comida tomamos agua 33cl., cerveza y media ración de huevos rotos. Total: 11’10€. Ese día no nos gustó porque tardaron muchíííísimo en atendernos, y cuando por fin trajeron la ración, eran unas patatas que, si no lo eran, parecían de bolsa. Dejaron mucho que desear.

Torcuato (Calle el Collado 34)

Tomamos algo en la terraza, en mesas altas. Tenías que pasar tú a pedir y traértelo, pero merece la pena. Tomamos una cerveza, un vino, un croquetón, una tosta matrimonio y una tapa de almitas (torrezno). Total: 10’7€.

Gastrotasquita (Calle Cortes De Soria 1)

Este me gustó menos, pero por el tema de mis alergias. Los pinchos estaban muy mezclados y eran muy variados, por lo que me costó encontrar uno que pudiera comer. Tomamos 2 vinos blancos y 2 pinchos (uno de bacalao y otro de beicon con brie y cebolla caramelizada). Total: 9’3€.

Ogham (Calle Nicolás Rabal, 3)

Al lado de la Alameda de Cervantes, es ideal para tomar algo en la terraza una noche de verano. En el interior también hay mucho ambiente, y los mojitos estaban muy ricos. Los dos mojitos fueron 16€.

El kiosco (Alameda de Cervantes)

Otro sitio que me resultó muy agradable y que está, precisamente, en el corazón de la Alameda de Cervantes, es El kiosco. Ahí tomamos un par de vinos blancos que nos costaron 5’5€ (los dos), un precio muy asequible para lo cuqui que era el lugar.

Bandalay (Calle Santa María 13)

Teníamos antojo de pizza, y aunque no era nuestra primera opción, el Bandalay nos gustó mucho. Pedimos agua grande, provolone y pizza, y nos costó 26€. Estaba todo muy rico, y la pizza que nos sobró nos la pusieron para llevar (y al día siguiente nos vino genial para un picnic). 

¿Qué sitios nos recomiendas para cuando volvamos a Soria? ¿Has estado en alguno de los que recomiendo? ¡Te leo en los comentarios! Recuerda que me puedes seguir en FacebookTwitterInstagram y Youtube 😃 si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales.

Benalmádena (Málaga)

26 marzo 2024

Corría el año 2018 cuando visité Málaga. Nos alojamos en Torremolinos, y desde ahí nos movimos para hacer diferentes excursiones. Una de ellas fue a Benalmádena pueblo, a la que fuimos en autobús por 1’55€ por persona. No recuerdo bien cuánto se tarda (no lo apunté) pero en San Google pone que unos 40 minutos.

  • ¡OJO! El municipio de Benalmádena está dividido en tres: pueblo, Arroyo de la Miel y costa, así que, si vas, tienes que ver muy bien dónde quieres ir.

Un bello rincón de Benalmádena

Nosotras comenzamos el recorrido en la Plaza de las Tres Culturas, donde se encuentra el Museo de Arte Precolombino (no pasamos), de entrada gratuita. Desde ahí, fuimos paseando por sus calles típicas, de un blanco deslumbrante, solo interrumpido por el color de las flores. Continuamos el paseo, haciendo una pequeña parada en la Plaza de Andalucía y en la Plaza de España, donde se puede admirar la fuente La niña de Benalmádena, de Jaime Pimentel.

Fuente La niña de Benalmádena

Llegamos ahora a un magnífico mirador desde donde contemplar la costa, situado en los Jardines del Muro. El diseño de esta zona se lo debemos a César Manrique, arquitecto canario conocido, entre otras cosas, por sus numerosos trabajos en las Islas Canarias (Lago de la Costa Martiánez, Jameos del Agua) o por haber diseñado el Centro Comercial de la Vaguada, en Madrid.  

Iglesia de Santo Domingo de Guzmán

En los Jardines del Muro se encuentra también la Iglesia de Santo Domingo de Guzmán, la iglesia más antigua de Benalmádena. Nosotras llegamos caminando, pero como pone en la web de turismo, la otra opción para acceder a la iglesia es “mediante un ascensor (gratuito) que parte del aparcamiento (zona de "El Chorrillo")”.

Castillo de Colomares

Y, por fin, llegó el momento de ir al Castillo de Colomares. Este lugar, pintoresco y extravagante, tiene un acceso a pie un poco infernal: en pleno agosto no había casi nada de sombra, poca acera y mala visibilidad, pero merece la pena ir a conocerlo. 

Castillo de Colomares

Cuesta 3€ por persona, y en aquel 2018, con la entrada podías acceder durante todo el día. Es decir, podías visitarlo temprano, irte a comer y verlo a última hora (esto no lo sabíamos hasta que llegamos). El castillo-monumento fue construido por el Dr. D. Esteban Martín Martín, y narra el descubrimiento de América.

Por último, antes de regresar al hotel, dimos un paseo hasta la Stupa de la Iluminación, la stupa budista más grande de Occidente, donde se dan conferencias, se practica la meditación y se programan exposiciones.

A grandes rasgos, teniendo en cuenta que sin coche nos era complicado visitar más ese día, esto es Benalmádena pueblo. Un rincón andaluz donde disfrutar de calles blancas, floreadas y buenas vistas en cualquier momento del año.

¿Tú has estado en Benalmádena? ¡Te leo en los comentarios! Recuerda que me puedes seguir en FacebookTwitterInstagram y Youtube 😃 si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales.

Urueña: la decadencia de la Villa del Libro

25 febrero 2024

Vistas desde la muralla a primera hora de la mañana

No te dejes engañar por el título del post: Urueña, un municipio de Valladolid, me encantó. Se lo he recomendado a todo el mundo desde que estuvimos a principios de febrero, y volvería sin dudarlo. Pero, por desgracia, la despoblación hace sus estragos también allí, a pesar del turismo (recibe unos 20.000 visitantes al año).

Una de las librerías de Urueña

Desde que comenzara el proyecto de la Villa del Libro en 2007, las librerías han ido menguando (me ha costado encontrar datos, pero de una docena ahora deben rondar abiertas unas 9). Nosotros tuvimos el placer de estar un buen rato en dos de ellas, deleitarnos del aroma de las páginas llenas de historias y llevarnos varios libros como souvenir.

  • ATENCIÓN: no se puede pasar con coche al casco histórico. Puedes aparcar al lado de la laguna del castillo (la de la foto de abajo), pero no hay demasiado sitio.

Laguna cercana al castillo

Decidimos pasar una noche allí para disfrutar de un fin de semana tranquilo, y vaya que si lo conseguimos. Nos alojamos en el Hotel Rural Pozolico, donde también servían comidas al mediodía. Preguntamos si podíamos cenar allí y ¡sorpresa! Nos dijeron que solo había un sitio para cenar, el Centro Social (donde reservamos para asegurarnos el sustento). Y lo mismo casi para el desayuno, donde nos derivó al bar de la plaza del pueblo.

Castillo de Urueña

Comimos una empanada que habíamos llevado de casa, y después de descansar un poco, paseamos por Urueña. Subimos por la muralla, de la que se conserva el 80% del trazado, y la cual se puede recorrer en dos tramos, disfrutando de las maravillosas vistas del campo y de la población desde las alturas. Nos perdimos por sus calles y, después, nos dejamos atrapar por sus libros en alguna librería.

Castillo de Urueña reflejado en la laguna

A las 17:30 habíamos reservado la visita en el Museo de la Música (4€ por persona), que muestra una parte de la colección de los instrumentos de Luis Delgado. Es una sala con dos alturas, rodeadas por vitrinas que albergan unos 500 instrumentos, y se tarda aproximadamente una hora en ver, ya que la visita va con un audio explicativo muy ameno. ¡Me encantó! Además, tuvimos el placer de charlar con el propio Luis Delgado al finalizar la visita, fue muy amable y respondió todas nuestras dudas.

Museo de la Música de Luis Delgado

Al salir, el frío había invadido Urueña y nos refugiamos en otra librería. Al día siguiente nos íbamos antes de que abrieran, y era la única oportunidad de conocerlas y comprar algo. Una vez cerrada la tienda, no nos quedó más remedio que adentrarnos en la gélida noche y conocer las calles solitarias, igual de bonitas que durante el día.

Iglesia del Azogue

Por la mañana, después de un agradable desayuno en el bar de la plaza, y de pasear de nuevo por la muralla, nos asomamos a la Iglesia del Azogue, pero estaba cerrada. Echamos un último vistazo al castillo, del que solo se conservan los muros exteriores, y pusimos rumbo (en coche) a la Ermita de la Anunciada, a unos kilómetros de la villa. Este edificio es el único en Castilla y León de estilo románico lombardo, y en su interior se encuentra la Virgen de la Anunciada, patrona de Urueña. De nuevo, solo pudimos ver el exterior, pero merece la pena acercarse y pasear por su entorno.

Ermita de la Anunciada

Así fue como finalizamos la visita a la Villa del Libro. Hay más atractivos turísticos, como el Museo del Cuento o la Fundación Joaquín Díaz, pero nosotros por horarios no pudimos visitarlos. Me encantaría que me contaras tu experiencia en Urueña, ¿has estado? ¿Te gustaría ir?

Te recuerdo que me puedes seguir en FacebookTwitterInstagram y Youtube si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales.