Ayllón: reactivando mi espíritu viajero

11 septiembre 2021

Ayllón es uno de esos lugares con los que surge el amor a primera vista. Situado en Segovia, está considerado uno de los pueblos más bonitos de España y fue  declarado Conjunto Histórico-Artístico de carácter nacional.

Este viaje fue el primero después del Covid, por lo que ha sido realmente especial. Atreverse a salir de casa y viajar con la mascarilla como complemento me costó bastante, por lo que lo recuerdo con especial cariño.

Llegamos sobre las 10 de la mañana y fue fácil aparcar, aunque tiene pinta de ser un lugar de esos que se llena de turistas y en los que, un poco más hacia el mediodía, se complica dejar el coche. Aparcamos cerca de la Plaza del Hospital, al otro lado del río Aguisejo, por lo que para llegar al casco histórico tuvimos que cruzar el puente románico. Si no aparcas por la zona, te recomiendo que te asomes al río, ya que las vistas merecen la pena.

Para acceder a la zona monumental pasamos por el Arco de la Villa, la única de las puertas que se conserva actualmente y que fue restaurada por última vez en 2013. Hace siglos había dos entradas más que permitían el acceso a la villa medieval: la puerta de Languilla y la de San Juan.

Lo primero que encontramos al pasar el arco es el Palacio de los Contreras, también conocido como el palacio de don Álvaro de Luna. Sin embargo, aunque se conoce como el palacio de este noble, no es correcto, ya que la construcción fue posterior a la muerte de De Luna.

Continuamos hacia la Plaza Mayor, donde aprovechamos para tomar un café y disfrutar del ambiente y de los monumentos mientras reponíamos fuerzas. Así, casi sin moverse, se puede contemplar el Ayuntamiento, la fuente de los cuatro caños, la Iglesia de San Miguel y la Casa Palacio de la Emperatriz María Eugenia de Montijo.

Se supone que en la Iglesia de San Miguel, de estilo románico, está la oficina de turismo. Sin embargo, ese día estaba cerrada a cal y canto y no encontramos dónde informarnos. Te recomiendo que, antes de ir, te descargues algún plano turístico que hay por internet.

Si sigues hacia la derecha del Ayuntamiento te encuentras con la Iglesia de Santa María la Mayor, con una torre de campanario de 40 metros de altura. De estilo neoclásico, puedes visitarla durante los horarios de culto excepto en verano, cuando adapta su apertura al turismo.

Una de las cosas que más encanto tiene de Ayllón, para mí, es recorrer esas callecitas que conectan la calle Real con la calle Alfarería, y desde donde puedes acceder a la parte alta de la villa. Además, a lo largo de la calle Real y su continuación, se pueden admirar diferentes casas señoriales decoradas con sus blasones.

Nos acercamos bastante a la Torre de la Martina, una torre vigía que perteneció a una antigua fortificación musulmana. Desde allí hay una panorámica preciosa de Ayllón, rodeada de campos verdes en primavera. Merece la pena detenerse unos instantes, observar y respirar el aire puro.

En la bajada hasta el centro del pueblo pasamos por el antiguo convento de la Purísima Concepción, del siglo XVI, hoy reconvertido en alojamiento rural.

Ayllón es un rincón al que no me importaría volver. Apagaría el móvil y desconectaría un fin de semana del mundo.

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitter y Youtube  😃 si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora (en Santa María de Riaza)

02 junio 2021

Para mí, viajar siempre ha sido un lujo. A veces es un lujo porque no tengo tiempo; otras, porque no tengo dinero; la mayor parte de las veces es una combinación de ambas. El caso es que viajar me hace sentirme viva, ilusionada y feliz.

Un año y medio ha tenido que pasar para que vuelva a salir de Madrid a hacer una escapada de un par de días. Y esta iglesia que te presento aquí, la Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora, fue la primera para del fin de semana.

Me encanta eso de ir conduciendo, ver un cartel que indica monumento o lugar de interés, y poder parar a conocerlo. Hacer esas paradas es indicativo de relax y de poder invertir un tiempo valioso que normalmente parece que no se tiene. Así llegamos a Santa María de Riaza, localidad de Segovia que acoge esta obra arquitectónica del siglo XII.

Estaba cerrada y no había horarios, pero acercarse merece la pena totalmente, no solo por el edificio en sí, de estilo románico; también es de visita obligada por su localización perfecta, en un cerro con el río Riaza a los pies.

Rodeando la iglesia encontramos el cementerio, un lugar donde nadie quiere estar pero que, cuando nos llegue la hora, estoy segura de que nos gustaría que estuviera en un sitio bonito como este (es bonito, aunque en la foto no se aprecie).

Y hasta aquí este mini post de resurrección. Sé que es breve, que no aporto  datos, pero es que para copiar lo que viene en otra web sobre el estilo de la iglesia (que si el ábside, que si el pórtico, que si los capiteles) no escribo.


Te recomiendo que visites este rincón mágico de Segovia; que te des el capricho de ver atardecer desde allí, o de oler las flores que crecen al lado de la iglesia. Que saludes a los parroquianos al pasar, o que te adentres en el pueblo en busca de un bar para tomar un café.

Eso, para mí, es el lujo.

Adiós 2020

30 diciembre 2020

Se acaba el año y no quería dejar de publicar un post en el blog, a pesar de lo desactualizado que lo tengo. Un post que, dicho sea de paso, no tiene que ver con los viajes… Pero qué narices, es mi blog y de vez en cuando apetece una entrada de estas.

Hace 20 años nos hablaban del efecto 2000. Más tarde los mayas hacían pronósticos apocalípticos para 2012. Y luego, como no se acabó el mundo, pasaron la fecha a 2020. Y oye, no han acertado (aunque aún quedan unas horas…) pero creo que este año ha estado cerca.

En el blog casi no he tenido actividad, tan solo unas míseras 7 entradas (escritas con mucho cariño, eso sí). La peor racha en casi 10 años que llevo escribiendo por aquí.

Sin embargo, no tiro la toalla, y prueba de ello es que hoy, 30 de diciembre de 2020, me he sentado a escribir a pesar de tener una montaña de cosas que hacer del Máster que he empezado a estudiar.

Sí, 2020 está siendo un año de mierda pero no me puedo quejar. Tengo salud -algo muy cotizado últimamente- y mis seres queridos también. En lo personal me siento afortunada, y ha habido algunos cambios en mi vida que, salvo por el maldito COVID, han sido geniales.

Hace un año estaba preparando la mochila para irme a Granada, a un hostel compartiendo habitación con desconocidos (parece que hablo de que me iba a ir al espacio) y ahora ni siquiera puedo salir porque mi barrio está confinado. Pero oye, vendrán tiempos mejores.

Ilustro el post con una foto de mi último viaje, visitando la Alhambra, cuando las orejas solo servían para sostener las gafas de sol y no el complemento de moda en el que se ha convertido la mascarilla.

¡Feliz Navidad y feliz año! 🎄🎅

Volveremos a viajar (y a leernos por aquí)

Granada: planes gratuitos para disfrutar de la ciudad

18 octubre 2020


Ir con bajo presupuesto de viaje no es excusa para no disfrutar del destino. Por eso te traigo unos cuantos planes que hacer si vas a Granada con el bolsillo un poco pelao.

* Con el COVID19 estos planes pueden verse modificados. Consultar siempre la web de turismo.


Disfrutar de las vistas granaínas desde sus miradores

El mirador de San Nicolás, el del Sacromonte o las vistas de la ciudad de Granada desde la Alhambra son impresionantes, y los paseos que llevan hasta ellos lo son aún más. Tómate tu tiempo para subir hasta los diferentes miradores y admira la Alhambra desde todos los ángulos posibles.

Mirador del Sacromonte


Cármenes

No puedes irte de Granada sin haber visitado, al menos, uno de sus cármenes. Un carmen es una finca típica de Granada, un gran jardín cuyo nombre viene del árabe karm (“viña”) por el que puedes pasear de forma gratuita (al menos en los siguientes que te propongo).

Carmen de la Victoria

El Carmen de la Victoria se sitúa en la Cuesta del Chapiz 9, y su entrada puede ser un poco confusa. La puerta se encuentra cerrada, y para pasar debes llamar a un telefonillo. Yo dudé un poco antes de hacerlo, porque me parecía que estaba llamando a una casa privada. Sin embargo, pensé que tampoco tenía nada que perder, llamé y me abrieron sin preguntar. Merece la pena.

Carmen de los Mártires

El Carmen de los Mártires más parece un parque que un jardín. Es inmenso (unas 7 hectáreas), y su acceso se hace por el Paseo de los Mártires. Yo paseé por allí después de haber visitado la Alhambra, así que aproveché para estar en un banco descansando y leyendo, además de dar un paseo y disfrutar de las vistas que ofrece.


Patio de los Perfumes

Esta tienda de perfumes tiene un espléndido patio que puedes visitar sin pagar, aunque también existe la opción de hacer visitas guiadas. Está en la Carrera del Darro y te llevará unos minutos verlo, merece la pena asomarse.


Palacio de los Córdova

La Cuesta del Chapiz es una calle muy productiva, ya que además del Carmen de la Victoria encontramos este palacete que nos invita a pasear por sus jardines. Su primera ubicación fue la Placeta de las Descalzas, allá por el siglo XVI, pero cuatro siglos después se trasladó al lugar donde hoy lo vemos.


Mezquita Mayor de Granada

Al lado del Mirador de San Nicolás se encuentra la Mezquita de Granada, que también ofrece unas vistas estupendas de la Alhambra. Puedes visitar el jardín y el Centro de Estudios Islámicos.


Casa de Zafra

Esta bellísima casa hispanomusulmana es el Centro de Interpretación del Albaicín. Además de aprender cosas sobre este barrio granadino, podrás contemplar su bonito patio árabe.


Museo Arqueológico

Cuando estuve en enero (parece que fue en otra vida eso) el horario del museo era amplio y cerraba sobre las 21h, por lo que me salvó de morir de frío. Fue uno de los primeros que se fundó en España, y ya solo el edificio donde está situado merece la pena. En su interior puedes recorrer 7 salas donde disfrutar de diferentes piezas desde el Paleolítico, pasando por arte romano y nazarí.


Mercado artesano

En pleno centro, unas calles estrechas y abarrotadas de tiendas hacen las delicias de quien quiere comprar souvenirs. El olor a cuero, al papel de las postales, al metal de la bisutería… Pasear por allí me encantaba, aunque no fuera a comprar nada.


Corral del Carbón

Declarado Monumento Nacional en 1887, este edificio ha pasado por diferentes usos a lo largo de su historia: desde almacén y punto de venta de trigo, pasando por corral de comedias o casa de vecinos.

Hoy puede visitarse, y en una de las estancias se encuentra un punto de información de la Alhambra (no recuerdo bien si era algo general o una empresa en particular).


Parroquia de Nuestra Señora de las Angustias

De casualidad decidí entrar a esta Parroquia y fue un descubrimiento, me pareció absolutamente deslumbrante. En su interior no se puede hacer fotos, así que solo te queda pasar a visitarla.

* * *

Creo que con esto tienes para entretenerte un rato si vas por Granada. ¿Me dejo algo? Cuéntame qué te parecen estos planes y qué echas en falta.

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitter y Youtube  😃 si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Zumaia: 3 razones para visitarla

12 agosto 2020

Aunque tres razones pueden parecer insignificantes, lo cierto es que para visitar Zumaia no necesitas ni una más. De hecho, con una ya bastaría, pero en este post yo te voy a dar tres. ¡Empezamos!

1. Verás escenarios de película

Zumaia es una villa costera de Guipúzcoa donde se rodaron algunas escenas de la película “Ocho apellidos vascos”.  La localización más famosa es la Ermita de San Telmo, la cual merece ser visitada no por salir en una película, sino por su espectacular ubicación.

El templo fue sede de la Cofradía de Mareantes de San Telmo, patrono de los marineros, y se alza imponente sobre la playa de Itzurun. Si tienes oportunidad, ver atardecer desde aquí es una auténtica pasada.

2. Conocerás parte del Geoparque UNESCO

En 2009, la zona comprendida entre Deba, Mutriku y Zumaia fue declarada Biotopo* Protegido. ¿La razón? Su impresionante geología, con esa formación tan peculiar llamada Flysch. La foto que os pongo yo es de la Playa de Sakoneta, pero estas capas rocosas son características del Geoparque.

* Por si, como yo, desconoces el significado de “biotopo” te dejo la definición de la RAE: Territorio o espacio vital cuyas condiciones ambientales son las adecuadas para que en él se desarrolle una determinada comunidad de seres vivos.

En el Centro de Interpretación Algorri puedes conocer un poco más sobre el entorno geológico de Zumaia.

3. Disfrutarás de un lugar de ensueño

Sí, vale, esto queda muy de folleto turístico para vender el destino, pero lo cierto es que a mí me lo pareció. No solo por los paisajes naturales, contraste de playa y montaña, sino también por el atractivo que le da el río Urola, que se adentra en la ciudad creando postales como las de la foto.


¿Qué más puedes ver en Zumaia?

Por las calles zumaiarras podemos ver varios palacios, como el de Ubillos, el de Foronda o el de Zumaia. En cuanto a edificios religiosos, no solo cuenta con la televisiva Ermita de San Telmo, también tiene el Convento de San José o la Iglesia de San Pedro (foto de abajo), un templo de aspecto sobrio y robusto en pleno casco histórico.

Si te gusta la pintura puedes visitar el Z Espacio Cultural, construido sobre las ruinas de una ermita del siglo XV, que es un centro dedicado a la obra del pintor Ignacio Zuloaga.

Además, por la zona hay numerosas rutas de senderismo que hacer, por lo que si te gusta eso, puedes combinar la visita del pueblo con alguna ruta a pie.

No sé qué tienen las ciudades que baña el Cantábrico, pero me enamoran. ¿A ti también te pasa?

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 😃 si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓


San Cristóbal de la Laguna

31 julio 2020



Ciudad Patrimonio desde 1999, este rincón tinerfeño tiene un encanto especial, ya que su trazado original, que data de 1500, ha permanecido intacto hasta nuestros días. Fue la última parada en mi viaje por Tenerife allá por 2014, y me he resistido a escribir sobre ella porque tengo pocas y malas fotos… Pero aquí estoy.


Además de comer en el guachinche “Rincón Parrandero” (donde comimos de maravilla), tuvimos tiempo de dar un breve paseo por las calles de La Laguna. Ojalá volver algún día y poder dedicarle el tiempo que se merece.


La iglesia parroquial más antigua de Tenerife se encuentra aquí, y es la de Nuestra Señora de la Concepción. El cuerpo de la iglesia no es especialmente bonito, pero sí destaca su torre, en cuya base se encuentra el bautisterio.


Con ese contraste característico entre blanco y (¿piedra? ¿Ladrillo? No sé qué material es) oscuro también se encuentra la Iglesia Catedral, un edificio declarado Monumento Histórico Artístico de carácter nacional en 1983. La construcción original era del siglo XVI, aunque de entonces solo se conserva la fachada principal. El resto tuvo que ser derruido y vuelto a construir en el siglo XX.


La arquitectura de San Cristóbal de la Laguna es rica en casas y casonas señoriales, como la Casa Ossuna, la de los Jesuitas o la Casa Bigot. También abundan los palacios y palacetes como este que muestro en la foto de abajo. Es el Palacio de Nava, mandado construir por los herederos de Jorge Grimón, un conquistador de origen flamenco que ayudó en la conquista de Tenerife al servicio de los Reyes Católicos.


Como veis, la información que te doy no es gran cosa (lo siento), pero además del tiempo que hace de este viaje, casi no hice fotos y hay datos que se me han perdido por el camino. Y eso de transcribir aquí la página de turismo, qué quieres que te diga, no es mi estilo.


Sí que mencionaré antes de acabar este escueto post que La Laguna, además de ser un lugar precioso para pasear, se encuentra cerca del monte Anaga, un espacio natural protegido donde puedes realizar numerosas rutas.

Me encantaría que pudieras aportar algo a este post. ¿Qué me recomiendas si vuelvo a ir? ¿Qué es lo que más te gustó? ¡Cuéntame!

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 😃 si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Mijas en un día

15 julio 2020



Elegí veranear en la Costa del Sol porque yo formo parte de ese porcentaje de la población que en verano ama ir a sitios donde te cueces aún más que en tu propia casa. Pero merece la pena, igual que merece la pena que dediques un día a pasear por Mijas.


Estaba alojada en Torremolinos, y para llegar lo hice fácilmente en autobús por 1,70€ el viaje. La parte de Mijas playa está algo retirada de Mijas centro histórico, tenlo en cuenta a la hora de organizar tu viaje y/o excursión por allí.


Los orígenes de esta ciudad malagueña se remontan al Paleolítico, y por ella han dejado sus huellas las numerosas culturas que han pasado por la Península Ibérica. En 1969 fue declarada Conjunto Histórico Artístico.


Como siempre, te recomiendo que lo primero que hagas sea visitar la oficina de turismo. Yo lo hice, y justo enfrente me encontré algo que me horroriza y que, por desgracia, da fama a la villa: los burro-taxis. No voy a entrar en el tema, pero estoy totalmente en contra de estas prácticas de explotación animal.


Sin duda, para mí lo más llamativo fue la Ermita Virgen de la Peña, construida directamente en la roca. En su interior se encuentra la Virgen de la Peña, patrona de Mijas, a la cual puedes contemplar rodeada de plantas y ornamentos típicos de los templos.

Al lado de la ermita hay un estupendo mirador donde puedes contemplar el mar y disfrutar de unos instantes de paz y sombra antes de continuar tu visita.


Nuestra siguiente parada fue el Museo Casa Molino, otro lugar también muy peculiar. El interior recrea un antiguo molino de harina con piezas de más 200 años de antigüedad, y puedes visitarlo de forma gratuita.


Al lado del museo del molino se encuentra una roulotte que alberga el Museo de las Miniaturas, donde decidimos no pasar. La entrada cuesta 3€, pero no nos llamaba la atención. Continuamos nuestro recorrido asomándonos desde lo alto a la Plaza Virgen de la Peña, un espacio amplio y agradable donde puedes sentarte a tomar algo fresquito.


Aunque la Plaza de la Peña es bonita, a mí me gustó más la de Plaza de la Constitución, más acogedora y con ese agradable contraste entre el blanco de sus construcciones y el verde de las plantas. Desde ahí ya iniciamos un recorrido consistente en vagar sin rumbo disfrutando de las calles de Mijas, algo que recomiendo totalmente.


No te puedes ir de la ciudad sin recorrer los Jardines de la Muralla, un verdadero tesoro botánico desde donde además tendrás unas vistas espectaculares del mar.

Desconozco cómo será la zona de playa, pero lo que es el pueblo me pareció muy bonito y se puede visitar fácilmente en un día, de forma relajada. ¿Tú lo has visitado?


Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 😃 si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓