Tierpark Hellabrunn (Múnich): mi último zoo

29 mayo 2016

Hoy os voy a proponer un plan que podéis hacer en familia en vuestra visita a Múnich. Un plan que, personalmente, no voy a volver a repetir: ir a un zoológico (el Tierpark Hellabrunn).

Tierpark Hellabrunn (Múnich)
Tierpark Hellabrunn (Múnich)

Adoro a los animales, sé que no deben estar en zoos y mucho menos en circos y antros de ese estilo, pero lo confieso: alguna vez he ido a alguno. Es cierto que no todos los parques de animales son iguales (no podemos comparar, por ejemplo, el Loro Parque con Cabárceno), y seguramente en algunos casos hasta hagan una buena labor criando y reproduciendo especies que, de otro modo, irían directas a la extinción. Sin embargo, los osos polares me hicieron cambiar de idea.

Tierpark Hellabrunn (Múnich)
Tierpark Hellabrunn (Múnich)


Antes de seguir con la historia, algunos datos prácticos del Tierpark Hellabrunn:
  • Dónde está: Tierparkstr. 30, München (Múnich)
  • Cómo llegar: en su web indica cómo llegar en diferentes medios de transporte público o en coche.
  • Cuánto cuesta: la entrada general cuesta 14€, aunque hacen descuento con el carnet de estudiante aunque no sea alemán.

Tierpark Hellabrunn (Múnich)
Tierpark Hellabrunn (Múnich)


Nosotros no teníamos nada que hacer en Múnich, ya habíamos visitado la ciudad y el Oktoberfest, y visitar el zoo nos pareció un plan interesante y no muy caro. ¡Iba a ver osos polares por primera vez en mi vida!

Tierpark Hellabrunn (Múnich)
Tierpark Hellabrunn (Múnich)


Paseamos, vimos el zoo -no era muy allá, las instalaciones eran un poco pobres- y, por fin, llegamos donde estaban los osos polares a los que tanto ansiaba ver (los osos, en general cualquier tipo, son mis animales favoritos). En mi cabeza estaban esas criaturas blancas, majestuosas, que caminan por el hielo y la nieve en el Ártico.

Tierpark Hellabrunn (Múnich)
Tierpark Hellabrunn (Múnich)


Sin embargo, el animal que me devolvía la mirada allí a lo lejos, a través del cristal, era un pobre oso amarillento que ni siquiera caminaba por el hielo. Podría afirmar que es de los animales más tristes que he visto en mi vida. Así que, aquel día en Múnich, quedé con aquel osito polar en que no volvería a ir a un zoológico.

Si te ha gustado este post, no te olvides de seguirme en las redes sociales:  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + !

A veces hay que darse un Capricho

16 mayo 2016

"¡Paren el mundo que me quiero bajar!", diría la simpática Mafalda. Pero como, por desgracia, eso no es posible, lo que yo hago es buscar lugares donde desconectar de la realidad y poder sentirme como en un cuento de hadas. Y así, amigos, llegué a al Parque del Capricho.

Parque del Capricho
Parque del Capricho

Este Jardín Histórico se encuentra en Madrid, en el barrio de Alameda de Osuna. Es un tanto particular, ya que solo puede visitarse los fines de semana y festivos, y tiene el acceso restringido (aunque gratuito). Esto hace que nos podamos encontrar cola para entrar el día que vayamos, por lo que os recomiendo ir a primera hora.

Lo primero que me llamó la atención al pasar al parque es que se accede por una plaza de toros. Probablemente paséis por ella sin daros cuenta, como me pasó a mí, pero cuando leáis en el cartel "plaza de toros" y miréis atrás, veréis que efectivamente habéis atravesado el ruedo.

Casa de la Vieja (Parque del Capricho)
Casa de la Vieja (Parque del Capricho)


A continuación, elegimos seguir por la izquierda, por donde llegamos a la Casa de la Vieja, una casita de labranza llamada así porque albergaba en su interior dos muñecos, uno de ellos de representando una anciana. Ahora solo podemos verla por fuera, aunque hubo un tiempo en el que debía estar abierta, si indagáis por internet encontraréis alguna foto.

Seguimos nuestro floral paseo hasta el Casino de Baile, donde aproveché para hacer una parada en el baño ^_^ Esta información la considero relevante no tanto por mi parada, si no porque tal vez tú, viajero que me estás leyendo, seas un poco meoncete como yo y te interese saber dónde encontrar aseos públicos.

Casa de Cañas (Parque del Capricho)
Casa de Cañas (Parque del Capricho)

Al Casino se podía llegar nada más y nada menos que en barca, ya que el Jardín tiene un estanque que bordea uno de sus laterales. Desembarcabas en la Casa de Cañas y ¡a bailar! Sin duda la Duquesa de Osuna tenía buen gusto…


Parque del Capricho
Parque del Capricho

Además de estos lugares, el parque cuenta con un templete, un fortín, un búnker, un palacio y un laberinto (estos tres últimos, no visitables). ¡Es una lástima que no se pueda conocer por dentro algunas de las zonas! Pero aún con todo esto, merece mucho la pena.

Parque del Capricho
Laberinto del Parque del Capricho

Si os sabe a poco este paseo, podéis ir después al Parque Juan Carlos I, que está muy cerquita, en Barajas -metro Campo de las Naciones-, y continuar vuestro día de parque :) ¿Qué os ha parecido? ¿Conocíais este rincón madrileño? ¡Espero vuestros comentarios!

No os olvidéis de seguirme en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 

ALOJAMIENTOS: Hotel Rural Casa Granero

10 mayo 2016

¡Buenos días!

Hoy voy a hablaros de un encantador hotel rural, el Hotel Rural Casa Granero, en el que estuve cuando fui a Rascafría. Lo que daría yo por estar de nuevo allí, viendo llover a mares desde la ventana…

Vistas desde la ventana del Hotel Rural Casa Granero
Vistas desde la ventana del Hotel Rural Casa Granero

DÓNDE ESTÁ

El Hotel Rural Casa Granero se sitúa en pleno centro de la localidad madrileña de Rascafría, en la misma Plaza del Ayuntamiento. Este hecho no nos dificultó la tarea de aparcamiento, al menos el viernes por la noche que fue cuando llegamos nosotros, encontramos sitio al lado del hotel, en la misma plaza.

INSTALACIONES

Habitaciones: el hotel es relativamente pequeño, pero las habitaciones están muy bien, acogedoras y espaciosas. Al menos la nuestra, contaba con una salita con sillón, televisión, chimenea, nevera y microondas, además del baño y de la habitación.

Me gustó que, a pesar del frío y la nevada que caía mientras estábamos dentro, la habitación estaba perfectamente aclimatada, y podías sentarte en el alféizar de la ventana a ver caer la nieve en la calle :)

Habitación del Hotel Rural Casa Granero
Habitación del Hotel Rural Casa Granero

Baño: un aseo normal y corriente, nada fuera de lo habitual. No tenía secador, pero afortunadamente yo llevaba el mío. Normalmente suelo llevarlo, que los de los hoteles no tienen mucha potencia y si no pasaría mis vacaciones secándome el pelo en vez de ver cosas.


Baño del Hotel Rural Casa Granero
Baño del Hotel Rural Casa Granero

Zonas recreativas: en este caso la “zona recreativa” la tenías en la propia habitación, con el sillón y la tele. Además, en los descansillos de los pisos había sillones para descansar.

Descansillo del Hotel Rural Casa Granero
Descansillo del Hotel Rural Casa Granero

Comida: el comedor lo utilizamos para desayunar, un desayuno tipo buffet pero a la vez personal y casero, ¡me encantó! Había una persona del hotel que iba haciendo las tostadas, el zumo… Y así todo estaba reciente. Lo mejor era el embutido, ¡rico rico! Lo traían de la carnicería que estaba pegada al hotel, que debía ser de los mismos dueños que el alojamiento.

Lo que no me gustó demasiado es que tenían una sola mesa para todo el mundo, así en el centro del salón, muy grande. Por una parte está bien para socializar, pero por otra la gente se sienta muy dispersa y hay riesgo de quedarte sin sitio. Eso, y que a lo mejor te apetece desayunar solo en tu retiro espiritual jejeje.

PRECIO

El precio de este alojamiento ronda los 75€ la noche en fin de semana, 60€ entre semana.Me parece un excelente precio para la situación y el encanto que tiene el hotel. ¿Qué os parece a vosotros?

Viendo caer la nieve desde la ventana


VALORACIÓN Y OPINIÓN PERSONAL


Al Hotel Rural Casa Granero le doy un 9/10. Le quito un puntito por dos razones: la primera es que, al igual que para la calidad y la inmediatez en reponer los productos en el desayuno estaba bien tener la carnicería pegada al hotel, era una desventaja en cuanto al olor, que se metía por toda la planta baja y parte de la primera. Intentaban disimularlo con ambientadores, pero no funcionaba mucho… Y la segunda es que no me gustaba mucho el sistema de una sola mesa grande para todo el mundo (llamadme antisocial, pero es así). Aún así, el resto, todo perfecto.

¿Qué os parece? ¿Habéis ido alguna vez a este hotel? Yo volveré algún día para hacer rutas por la zona, o a relajarme un finde, ¡qué ganas!

No os olvidéis de seguirme en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 


Abril en imágenes

03 mayo 2016

¡Hola amigos!

Pensaba que este mes ni siquiera podría sacar adelante esta sección, ya que he tenido el móvil estropeado y casi no he podido hacer fotos, otras se han perdido... En fin, un desastre. Pero al final sí ha podido ser :) Soy dura de roer, y aún en tiempos de estrés y agobios voy sacando ratitos para mi adorado blog.

Como veis, son unas fotos bastante "naturales", y es que lo mejor para despejarme cuando estoy muy saturada, es pasear. ¡Espero que os gusten! ¿Cuál es vuestra favorita? Contadme con vuestros comentarios, que en breve me pongo a contestar todos los que tengo atrasados.

Os invito a seguirme en las redes sociales  (FacebookTwitterInstagramYoutube y Google +) para no perderos ninguna novedad del blog. ¡Hasta pronto viajeros!

Visita exprés al Museo del Prado gracias al conservatorio

Atardecer en el Barrio del Castillo (Torrejón de Ardoz)
Atardecer en el Barrio del Castillo (Torrejón de Ardoz)

Parque de «El Capricho»
Reflejos en el Parque de «El Capricho»

Parque de «El Capricho»
Parque de «El Capricho»

Atardecer en el Río Henares
Atardecer en el Río Henares

Lastres, el pueblo del Doctor Mateo

18 abril 2016

Comenzamos la semana paseando por Lastres (Llastres en asturiano), una villa marinera que fue premiada en 2010 con el premio al «Pueblo ejemplar de Asturias». Forma parte del Concejo de Colunga, y está situada en la costa este asturiana, en la conocida como Comarca de la Sidra. Este pueblo, además de ser precioso, tiene otra particularidad: en él se rodó la serie de ficción española «Doctor Mateo».

Lastres
Lastres

Lastres no entraba en la planificación inicial del viaje por Asturias, pero al final, el día que hicimos barranquismo nos quedó un poco de energía y nos decantamos por conocer algún sitio más. De camino a Lastres hicimos una parada en el Museo del Jurásico, donde nos limitamos a ver una lograda exposición de dinosaurios que tienen en el exterior y a fotografiarnos haciendo el tonto con ellos jajaja. Pospusimos la visita a este interesante museo para más adelante, ya que quedaba poco tiempo para que cerrara (y costaba 7,24€)

Museo del Jurásico de Asturias
Museo del Jurásico de Asturias

Una vez en Lastres no fue demasiado fácil aparcar, y eso que no se veía mucha actividad turística aquel día… Conseguimos dejar el coche malamente al lado de la playa y dedicamos un par de horitas a recorrer tranquilamente el pueblo, con sus cuestas empedradas y sus bonitas casas.

Panorámica de Lastres
Panorámica de Lastres

Como os decía al principio del post, esta villa fue el escenario de la serie «Doctor Mateo» entre 2009 y 2011, donde cambiaba su nombre por el de San Martín del Sella. Yo no veía la serie, por lo que no os puedo ilustrar mucho en este tema, pero sí os diré que había carteles indicando dónde estaban los escenarios de la serie protagonizada por Gonzalo de Castro. Si vuestro interés por la serie es escaso o nulo, no pasa nada, Lastres tiene encanto más que de sobra al margen de ese tema.

En Lastres podemos ver los escenarios de la serie «Doctor Mateo»
En Lastres podemos ver los escenarios de la serie «Doctor Mateo»

Además de la belleza natural de sus calles, podemos subir por las Escaleras de la Fábrica de Mercedes, adosadas al acantilado, que conducían a la conocida como la Casa de las Ballenas. Allí era donde se trabajaba la grasa de estos inmensos cetáceos, que se cazaban en Lastres hasta el siglo XVIII.


Lastres
Lastres

Podéis asomaros a la Capilla del Buen Suceso, en el barrio del mismo nombre. Es apenas un hueco en la pared donde descansa una talla de la Virgen del Buen Suceso con un retablo del siglo XVII. Y si os gusta ver iglesias, tenéis que subir hasta la de Santa María de Sábada, un templo del siglo XVIII rodeado de campo.

Iglesia de Santa María de Sábada
Iglesia de Santa María de Sábada

Si no sabéis qué hora es, podéis consultarla en la Torre del Reloj, pequeñita, pero que aún así sobresale del resto de la villa, ya que su origen (allá por el siglo XV) era el de torre vigía.


Hasta aquí llegó mi visita a Lastres, en la que por lo visto me faltó una de las joyas de la corona: subir hasta el mirador de San Roque. Aunque no me preocupa, porque tengo que volver a ver el Museo del Jurásico y ya de paso… Me doy otro paseíto por Lastres :)

Os invito a seguirme en las redes sociales  (FacebookTwitterInstagramYoutube y Google +) para no perderos ninguna novedad del blog. ¡Hasta pronto viajeros!

¡Donde me dejes llevarte cumple 5 años!

13 abril 2016



¡Buenos días amigos!

Hoy es un gran día: hace ya 5 años que nació Donde me dejes llevarte. ¡Cómo pasa el tiempo! Aunque es cierto que últimamente tengo el blog un poco desactualizado, no quiere decir que no vaya a volver a la carga, solo estoy cogiendo carrerilla para volver con más fuerza :)

Durante estos años ha ido cambiando de look, pero siempre conservando su esencia verde y naranja. Este 2016 no he podido hacer un sorteo, como venía haciendo en anteriores aniversarios :( Pero no os preocupéis, en cuanto me sea posible me invento una excusa y busco algo que sortear jejeje.

Sin más, daros las gracias por seguir aquí año tras año, o por pasarte a leer este pequeño blog. Os recuerdo que podéis seguirme en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + de regalo de cumpleaños :D

¡Abrazos para todos!

Museo Etnográfico de la Lechería (Asturias)

11 abril 2016

¡No vayáis! Primer aviso. Sé que el nombre del museo puede ser prometedor si eres devoto de la leche y el queso como yo, pero no merece la pena en absoluto. Comenzaré la historia por el principio, y luego me contáis si seguís con ganas de ir o no.

Museo Etnográfico de la Lechería
Museo Etnográfico de la Lechería

Uno de nuestros objetivos en Asturias era visitar alguna quesería o algún museo relacionado con los lácteos, pero no era tan fácil como parecía. La mayoría de museos chulos (los relacionados con el queso cabrales) estaban lejísimos, y los que no, tenían poco horario de apertura o no permitían visitas. Yo llevaba mi folleto de los museos del queso, pero, aviso, está bastante desactualizado y casi no sirvió de nada. Llamé a un par de sitios en los que me trataron como loca cuando pregunté que si se podía visitar.

Por fin encontramos el que parecía el definitivo: el Muséu Etnográficu de la Llechería (Museo Etnográfico de la Lechería en castellano). ¡Bien! Nos pillaba relativamente cerca, en la Foz de Morcín, y costaba 2€ la visita, según la guía. De nuevo, el folleto estaba desactualizado, porque costaba 3€ la entrada.

Cuando por fin lo encontramos, que costó lo suyo, nos dio un vuelco el corazón. ¡Estaba cerrado! No nos lo podíamos creer. Ya que estábamos allí, nos acercamos a la puerta a ver qué ponían los carteles, por si abrían más tarde. Esto era lo que encontramos, además de los horarios: 

Museo Etnográfico de la Lechería
Museo Etnográfico de la Lechería

Fuera quien fuese quien había puesto ese cartel, estaba en el supermercado de enfrente. Así que allí nos dirigimos. Una vez en el supermercado, preguntamos al dependiente, que nos dijo que nos esperásemos y que ahora nos abrían. Nuestro asombro aumentaba cada segundo. Esperamos pacientemente hasta que nos abrieron. Pasamos por caja, aunque cada vez con más dudas, y ahí nos dejaron, SOLOS, en el Museo de la Lechería. El sitio era pequeño, olía a humedad, y daba un poco de miedo, con tanto cachivache y con esa soledad en la que nos habían dejado. Realmente descubrí que no estábamos tan solos cuando pasé al baño y vi las arañas que había por todas partes, casi me da un patatús. ¡No vayáis! Segundo aviso.

Museo Etnográfico de la Lechería
Museo Etnográfico de la Lechería

¿Qué aprendí en el museo? Poca cosa, para qué voy a mentir. El clima no era muy propicio para que mantuviera la atención en los pobres paneles que acompañaban los artilugios para elaborar el queso, batir la leche o sacar manteca. Encima las cosas que ponían no eran demasiado agradables (fragmento de un cartel del museo: "en el odre se introduce la leche por la boca […] situada en el cuello del animal, y se cuelga de la rama de algún árbol próximo hasta que cuaje"). Total, que no me gustó nada aquel sitio.

Museo Etnográfico de la Lechería
Museo Etnográfico de la Lechería

Me pareció totalmente descuidado, desconozco las razones de que esté así (y me encantaría saberlas, podría ser un lugar muy interesante). Al acabar la escueta visita, volvimos al supermercado para avisar de que nos íbamos de allí. Fin del cuento. Por todo esto es por lo que os recomiendo, por tercera vez, que no vayáis, a no ser que cambien las cosas y acondicionen el lugar.

Museo Etnográfico de la Lechería
Museo Etnográfico de la Lechería

¿Estáis de acuerdo conmigo? ¿Tal vez me he pasado de dura? ¿Qué opinaríais vosotros de un sitio así? Por cierto, aprovecho este post para pediros recomendaciones de museos del queso en Asturias para cuando vuelva, sea cuando sea eso jejeje.