ALOJAMIENTOS: Finca Piñero (La Gomera)

23 marzo 2015

¡Buenos días!

Ya huele a Semana Santa que da gusto… Yo no me iré a ninguna parte, me quedo en Madrid, pero eso no quiere decir que no os traiga opciones para vuestros viajes. Hoy me he decantado por una finca para seguir ampliando la sección alojamientos: Finca Piñero, un coqueto conjunto de casitas donde alojaros en la Gomera.

Finca Piñero, La Gomera
Vistas desde la casa rural de Finca Piñero, La Gomera


DÓNDE ESTÁ

La Finca Piñero es un complejo de varias casitas que se sitúa en Hermigua, un pueblo de la Gomera con unas hermosas piscinas naturales. Este municipio está a unos 20 km. de la capital gomera, donde llegan los ferris, por lo que en una media hora os plantáis en la casa. Lo mejor es que tiene unas vistas increíbles y estás al lado del supermercado y de la playa. Lo tiene todo para tus vacaciones :)

Finca Piñero, La Gomera
Finca Piñero, La Gomera


INSTALACIONES

Habitación: la casa que nosotros cogimos era la pequeña, y la cama estaba en  a la cocina, todo junto. Como era para un par de noches no importaba mucho, pero supongo que si te quedas más tiempo puede ser un poco incómodo por el tema del espacio y de los olores.

Finca Piñero, La Gomera
Habitación de la Finca Piñero, La Gomera

Cocina: como es he comentado, más bien era un salón grande con vitrocerámica y frigorífico. La nevera era muy ruidosa, no tenía microondas y nos encontramos algún cacharro sucio :( Aún así, para un par de días estaba bien, nos pudimos apañar de sobra.

Finca Piñero, La Gomera
Cocina de la Finca Piñero, La Gomera

Baño: muy limpio, normalito, con un sobre de jabón como todo recibimiento. Era un plato de ducha, salía bien el agua. El secador lo llevaba yo de casa, allí creo que no había.

PRECIOS

Al no organizar yo este viaje no os puedo decir exactamente cuál es el precio, ya que lo organizó mi novio y yo le di el dinero del alojamiento de los 15 días que estuvimos por Tenerife. He mirado en la web de la Finca Piñero y, dependiendo del número de personas y del tamaño de la casa, va desde los 39€ por noche hasta los 70€, aproximadamente.

Finca Piñero, La Gomera
Entrada de la Finca Piñero, La Gomera


VALORACIÓN PERSONAL

La puntuación que le doy a este alojamiento es de 8,5/10. En general está bien, no me parece caro para la situación y para ser una casita rural. Pero eso de que tenga en la misma habitación cocina y cama, que le falte un microondas y el ruido que hacía la nevera… Han sido lo que ha bajado la nota. Aún así, os recomiendo el alojamiento aquí, yo volvería. Y es que eso de asomarse a la ventana, ver la montaña y que entre el olorcito a gofio… ¡Mmmm! Es estupendo.


¿Qué os ha parecido este alojamiento? ¿Habéis estado? ¿Lo cogeríais? ¡Contadme! Y no os olvidéis de seguirme en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 

Puerto de la Cruz, mucho más que el "Loro Parque"

18 marzo 2015

Uno de los lugares de los que más había oído hablar antes de ir a Tenerife era -aparte del Teide-, del Puerto de la Cruz. Su situación estratégica a una media hora de lugares como Santa Cruz de Tenerife, el Parque Nacional del Teide o Icod de los Vinos, hace que el Puerto de la Cruz sea uno de los sitios turísticos por excelencia.

Playa del Puerto de la Cruz
Playa del Puerto de la Cruz

Nosotros fuimos a conocerlo aprovechando que íbamos a ir al Loro Parque. Como ya teníamos las entradas, decidimos pasar la mañana en el Puerto de la Cruz, comer por allí y luego ver el Loro Parque, que no me gustó mucho. Pero de esto ya os hablaré en otra ocasión.

Loro Parque
Aprovechamos la visita al Loro Parque para conocer el Puerto de la Cruz

Nos costó bastante aparcar, y al final conseguimos dejar el coche por la zona de la Ermita Cruz de las Lonjas, al lado de la oficina de turismo. Lo primero que hicimos fue ir allí, donde nos atendieron estupendamente y nos proporcionaron el plano y toda la información que necesitábamos. Había bastante gente, así que si puedes llevar hecho el trabajo de casa, te ahorrarás tiempo de espera. Al salir dimos una vuelta por la Plaza de Europa, una especie de fortaleza donde hay cañones de los siglos XVIII y XIX. Me gustó bastante, tiene bonitas vistas y me resultó original.

Plaza de Europa, Puerto de la Cruz
Plaza de Europa, Puerto de la Cruz

Paseamos por la zona más cercana a la costa, por la Avenida San Telmo, hasta llegar a los Lagos Martiánez, uno de los atractivos turísticos de la ciudad. Cuatro piscinas para adultos y tres infantiles, todas ellas de agua marina y con un diseño exquisito. Muy bonitas, sí, pero yo soy más partidaria de que, si quieres agua marina, métete en el mar que está a 50m., pero bueno. La entrada a este complejo acuático cuesta alrededor de unos 5€, y cuenta con bonos de varios baños con los que te ahorras algo de dinero.

Lagos Martiánez
Lagos Martiánez

Continuamos el paseo, un poco agobiante porque la zona estaba en obras y deslucía todo, haciendo más estrechas las calles. Una lástima, porque se veía buen ambiente, todo lleno de tiendas y restaurantes. Dejamos a un lado la zona costera para conocer la Iglesia de Nuestra Señora de la Peña de Francia, patrona de la ciudad. El Puerto de la Cruz cuenta también con otra iglesia, la de San Juan, que es el edificio más antiguo que hay allí.

Iglesia de Nuestra Señora de la Peña de Francia
Iglesia de Nuestra Señora de la Peña de Francia

Para comer nos decidimos por la Cafetería Zumo-Mango, donde por 5€ comimos un plato combinado de carne mechada (típica de allí), con salchichas y patatas.

Cafetería Zumo-Mango
Cafetería Zumo-Mango


Después subimos un poco hacia el Parque Taoro, pero pillaba un poco retirado del centro y teníamos que ir al Loro Parque, por lo que no llegamos a verlo. Sin embargo, es una de las recomendaciones del señor que nos atendió en turismo, junto con el Jardín Botánico, así que estoy segura que merece la pena.

Parque Taoro. Fotografías gracias al blog de fotografía y viajes "Otra Mirada"

En resumidas cuentas, por si estás planificando tus vacaciones de Semana Santa, el Puerto de la Cruz puede ser un buen destino: un clima suave todo el año, ocio para todas las edades, relax y bien comunicado por si lo que buscas es conocer Tenerife. 

A mí me pareció un lugar interesante, aunque la impresión que me da es que explotan más el turismo del dichoso Loro Parque y de los Lagos Martiánez que los encantos de las casas típicas tinerfeñas, de sus parques y de pasear por sus calles, que merece mucho la pena.


¿Qué opinas? ¿Has estado en el Puerto de la Cruz? ¿Te parece un sitio interesante o aburrido? ¿Prefieres otra zona de la Isla? ¡Cuéntame! :) También puedes seguirme en las redes sociales: FacebookTwitterInstagramYoutube y Google +

Cómo me apaño para comer en los viajes con mis alergias alimentarias

10 marzo 2015



No hay comida, cena o simplemente un rato de tapeo en el que falte el tema de conversación "alergias". Concretamente, MIS alergias. Por esto me he decidido a escribir un post para hablar de ello. Antes de continuar, os dejo tres definiciones para no confundir conceptos. Porque alergia no es lo mismo que intolerancia ni que celiaquía, y a menudo nos tratan a todos igual.

Alergia
(Definición según la Asociación española de personas con alergia a alimentos y látex)
  • La alergia es una reacción o respuesta alterada del organismo ante una sustancia (alérgeno), por sí misma inofensiva y bien tolerada por las personas no alérgicas. El sistema inmunológico de las personas alérgicas crea mecanismos de defensa que se vuelven dañinos, causando los síntomas de alergia.

Intolerancia alimentaria
(Definición según EUFIC - European Food Information Council-)
  • La intolerancia alimentaria se da cuando el cuerpo no puede digerir correctamente un alimento o uno de sus componentes. Mientras que las personas que tienen realmente alergias alimentarias necesitan generalmente eliminar el alimento causante de su dieta, las personas que sufren una intolerancia pueden consumir pequeñas cantidades del alimento o del componente alimenticio, sin que se den síntomas, excepto en el caso de personas que sean sensibles al gluten o al sulfito.

Celiaquía
(Definición según la Federación de Asociaciones de Celiacos de España)
  • Es un intolerancia permanente al gluten del trigo, cebada, centeno y probablemente avena que se presenta en individuos genéticamente predispuestos, caracterizada por una reacción inflamatoria, de base inmune, en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de macro y micronutrientes.

Una vez esclarecidas las diferencias entre estos tres términos, prosigo. Cuando sale este tema de conversación, y más si estoy con bloggers de viajes, la cosa acaba derivando en "¿y tú cómo haces para comer cuando viajas?". Es simple y complejo a la vez: ¡con mucho cuidado!

Mi lista de alergias es larga: frutos secos, mostaza, curry, lentejas, pimentón crudo y una proteína que está en frutas y verduras, por lo que no puedo comer en crudo estos alimentos. La reacción que a mí me da no es una simple urticaria, sino que me puede dar un shock anafiláctico. Esto quiere decir que se me cierran las vías respiratorias y puede causarme la muerte.

Como veis, la dificultad que tengo para comer fuera de casa es alta porque, ¿quién no ha visto alguna vez eso de "puede contener trazas de frutos secos" en alguna parte?. Además, muchas salsas se espesan con frutos secos, y hay ingredientes que no están a la vista pero nos los comemos, con el consiguiente riesgo para los alérgicos.

"Puede contener", la pesadilla de los alérgicos

Siempre salgo de casa con mi jeringuilla de adrenalina, un "lápiz" preparado para que me pueda pinchar yo misma llegado el caso. A pesar de esto, si me da alergia me tengo que ir al hospital aunque me haya pinchado.

COMER EN ESPAÑA

Cuando viajo por España (o simplemente como fuera de casa) me toca explicar al camarero o a quien me atienda que si como algo que me de alergia, me muero. Así de simple. Aún así en muchos sitios no se pillan las manos y directamente te dicen que no se hacen responsables… Que todo "puede contener".

Jeringuilla de adrenalina, lista para pincharte en caso de reacción alérgica


Los restaurantes no están concienciados de los problemas que traen las alergias. Cuántas veces habré tenido que decir que me cambien un plato por el hecho de que lleva una salsa, una guarnición o algo que no aparece en la carta especificado y no puedo comer. Y cuántas miradas de odio me he llevado por eso, porque encima piensan que es capricho. O cuántas miradas de "¿estás tonta?" al preguntar que si este plato lleva tal o tal cosa.

Tú preguntas: ¿la salsa césar lleva mostaza o frutos secos? Y hay camareros que te miran como si fueras una loca salida del manicomio y te dicen "es salsa césar". Bien, pues por poner un ejemplo, la salsa césar SÍ LLEVA MOSTAZA. Y si les da la gana, pueden espesarla con frutos secos. Comer con alergia en España es muy complicado porque, en general, no se lo toman en serio. 

COMER EN EL EXTRANJERO

Y si en España es complicado… Imaginad la odisea que supone para mí salir al extranjero. Hay países que, de momento, salvo que la cosa cambie, no me planteo visitar. Bien por la diferencia de idiomas, bien por las infraestructuras, o por la gastronomía local, es muy probable que no pueda pisar muchos lugares de la Tierra que me encantaría. Cuando salgo al extranjero me gusta ir a un apartamento para poder cocinar mi propia comida y así no tener problema.

Cuando viajo fuera de España (de momento solo he salido a Alemania, Francia, Italia, Austria y Suiza) llevo mínimo dos jeringuillas de adrenalina, mi informe médico y, si viajo en avión, a ser posible pido un justificante médico para que no me pongan pegas al meter la jeringuilla en cabina.

Mi doctora me proporcionó además una tarjeta como esta que os pongo en la foto, donde viene especificado que soy alérgica y los pasos a seguir en caso de que yo no pueda pincharme. Solo está en español, pero viene con dibujos explicado.

Tarjeta con instrucciones para pincharte en caso de reacción anafiláctica


Tarjeta con instrucciones para pincharte en caso de reacción anafiláctica

Antes de salir de España, y aunque lleve diccionario o un traductor en el móvil, me hago un glosario con las palabras de los alimentos que me dan alergia. De esta forma, los tengo más localizados y me ahorro tiempo. Con todo esto, la última vez que viajé a Alemania tardé 2 horas en hacer una compra minúscula por la dificultad de leer y traducir cada ingrediente de lo que iba a comer. No os hacéis a la idea de la cantidad de salchichas ("crudas") que "pueden contener" mostaza.


*                           *                            *

Esto es, a grandes rasgos, lo que supone comer y viajar con las alergias. Podría hablar durante horas, pero tampoco es el lugar ni el momento. ¿Qué os parece? ¿Vosotros tenéis alguna alergia? ¿Sois intolerantes, celíacos? ¿Cómo os las apañáis para comer cuando viajáis? ¡Contadme! Vuestros comentarios son bienvenidos, y si podéis aportar algo más al artículo, ¡genial!. También puedes opinar por las redes sociales: sígueme en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google +

Restaurante Abades Triana (Sevilla)

06 marzo 2015


Situado a la orilla del río Guadalquivir, justo enfrente de la Torre del Oro, se encuentra el Restaurante Abades Triana, un lugar donde tu paladar disfrutará a la par que tu vista. Podrás probar sabores típicos de Sevilla reinventados con un diseño moderno y apetecible.

Lo primero que me llamó la atención del Abades Triana fue la buena pinta que tenía su terraza, donde más tarde nos sentaríamos a tomar un café. Al pasar al interior del local quedamos impresionados no solo por la cuidada estética sino también por el excelente trato del personal. Un lujazo en  todos los sentidos.

Restaurante Abades Triana - Sevilla
Terraza del Restaurante Abades Triana, con la Torre del Oro de fondo

Tomamos asiento en una mesa con vistas al Guadalquivir, y el personal se dispuso a explicar el menú. Como sabéis (y si no, os lo cuento) tengo numerosas alergias alimentarias, por lo que le puse el trabajo difícil al equipo de cocina… El resultado fue que adaptaron a la perfección cada uno de los platos para que pudiera comerlos sin riesgo para mi salud. El único que no pudieron adaptar lo cambiaron por otro que, de paso sea dicho, se convirtió en mi favorito.

Restaurante Abades Triana - Sevilla
Aperitivos del restaurante Abades Triana

La comida comenzó con unos aperitivos a los que nadie pudo resistirse: unas olivitas de la tierra, jamón ibérico y un aceite de “toma pan y moja” (literalmente, estaba buenísimo solo con pan y sal). Además, pudimos elegir entre 5 tipos de panecillos. Yo escogí un pan blanco para tomar con el aceite y luego un pan de tomate y orégano. Después de esto comenzó el menú propiamente dicho, que os detallo a continuación.

Pestiño de changurro sobre cremoso de plátano
Tranquilo, yo tampoco sabía qué era cuando lo dijeron. Es una especie de crepe crujiente relleno de carne de centollo desmenuzada, sobre una ligera crema de plátano. Muy suave y ligero, ideal para comenzar el menú.

Restaurante Abades Triana - Sevilla
Pestiño de changurro sobre cremoso de plátano


Foie de pato con membrillo y manzana caramelizada
Este es el plato que menos me gustó, pero simplemente porque creo que no estoy acostumbrada a este tipo de sabores. Como veis, el plato original es más complejo y bonito que el mío, que solo llevaba el foie, una reducción de vino tinto y mermelada de frambuesa. 

Restaurante Abades Triana - Sevilla
Foie de pato con membrillo y manzana caramelizada
Arriba, el "original". Abajo, mi versión para alérgicos


Tartar de lubina / Arroz negro
Yo no podía comer el tartar de lubina, así que me lo cambiaron por un arroz negro con gambas en tempura y finos anillos de calamar. Este fue mi plato preferido, me encantó cómo combinaban los sabores y que todo estaba en su punto. El mejor arroz negro que he probado nunca.

Restaurante Abades Triana - Sevilla
Tartar de lubina

Restaurante Abades Triana - Sevilla
Arroz negro


Urta con cremoso de espárrago y chips de alga
Nunca había probado este pescado, también llamado pagro (no sabía ni que existía…), y me gustó mucho. Es muy suave y tierno, estaba limpio de raspas y se comía muy bien.

Restaurante Abades Triana - Sevilla
Urta con cremoso de espárrago y chips de alga
A la izquierda, la versión para alérgicos. A la derecha, el original

Solomillo de buey con risotto de boletus y tomate seco
He de decir que fue un gran competidor a mejor plato con el arroz negro. La carne estaba en su punto, y el risotto me pareció una guarnición diferente y acertada.

Restaurante Abades Triana - Sevilla
Solomillo de buey con risotto de boletus y tomate seco

El postre fue un combo de diversos pasteles y helado, todo muy bien emplatado. Sin embargo, por mis alergias fue imposible probarlo, así que amablemente me buscaron una deliciosa y bonita alternativa: yogur con dulce de leche y melocotón confitado. ¡Mmmmmm!

Restaurante Abades Triana - Sevilla
A la izquierda, la copa de yogur con dulce de leche. A la derecha, el "combo" de postres
A pesar de todo lo que habíamos comido, aún nos quedaba hueco para un cafecito en la terraza, aprovechando el buen tiempo sevillano. Fue una decisión muy acertada por parte de la empresa turística Sevilla Inside el invitarnos a comer allí, ya que, como veis, es un lujo de restaurante en el que podéis comer incluso si tenéis muchas alergias como yo :)


¿Qué os ha parecido? ¿Habéis estado? ¿Os gustaría ir? ¡Contadme! También puedes opinar por las redes sociales: sígueme en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google +

Febrero en imágenes

02 marzo 2015

¡Buenos días viajeros!

Hoy me he despertado con ganas de mostraros mi resumen fotográfico del mes de febrero, marcado principalmente por un concierto de clarinete en el conservatorio, mi día a día por Atocha y, por supuesto, por mi viaje por tierras sevillanas gracias a Sevilla Inside.

Comienza un nuevo mes, marzo, y espero que venga cargado de buenas noticias y felicidad para todos. ¡Hasta pronto!

Puedes seguirme en las redes sociales donde comparto mis fotos y experiencias viajeras, así no te perderás ninguna novedad: sígueme en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google +


La estación de Atocha, entre nubes y sol


Gracias a la Banda de la Unión Musical "El Maestro" -de la que soy directora- por este maravilloso ramo de flores

Arte callejero en las paredes de Alcalá de Henares

Audición de clarinete en la Sala Manuel de Falla del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid

La Giralda, Sevilla

Cuadro del Museo de Baile Flamenco de Sevilla

Disfrutando del jacuzzi en Aire Baños Árabes de Sevilla

Comiendo con unas vistas inmejorables en el Restaurante Abades Triana de Sevilla


Museo flamenco de Sevilla: luces, cámara, ¡tacón!

24 febrero 2015

Una de las cosas que se puede (y ahora sé que también, se debe) hacer en Sevilla es ir a ver el Museo del Baile Flamenco -dirigido por Cristina Hoyos- y disfrutar de su espectáculo. Confieso que es una de las cosas que probablemente nunca hubiera hecho por mí misma, pero gracias al viaje que nos preparó la empresa turística Sevilla Inside, la he hecho y estoy más que contenta.

Museo del Baile Flamenco de Sevilla
Museo del Baile Flamenco de Sevilla

Antes de seguir os cuento, para que nadie se confunda, que a mí no me gusta el flamenco. No soy fan de ese tipo de música, y si me la pones en la radio probablemente te pondré mala cara y resoplaré. Aún así, me encantó el espectáculo. Pero no adelantaré más acontecimientos.

El Museo del Baile Flamenco de Sevilla tiene varias plantas. En la superior hay una exposición de cuadros, todos relacionados con el mundo del flamenco. Muy bonitos, sí, pero quedaron eclipsados momentáneamente por un "castañófono", unos bastones y la joya de la corona, una máquina de hacer ritmos flamencos, todo la mar de entretenido porque podías hacerlo sonar :)

Museo del Baile Flamenco de Sevilla
Máquina de ritmos flamencos del Museo del Baile Flamenco de Sevilla

En otra de las plantas está el museo propiamente dicho, donde se conoce la historia del flamenco a través de medios audiovisuales, de una forma interactiva para el visitante. Se puede hacer la visita hasta en 8 idiomas. Me pareció todo muy interesante, y queda bien complementado con una sala de exposición de trajes utilizados por los bailaores en las actuaciones y con una exposición fotográfica permanente.

Museo del Baile Flamenco de Sevilla
Museo del Baile Flamenco de Sevilla

En la planta baja está la tienda y el tablao. El grupo de bloggers, curiosos, ocupamos asientos en la primera y segunda fila, y nos dispusimos a empaparnos de la ancestral tradición del baile y la música flamenca. (A todo esto sí, yo sentía curiosidad, pero como os he dicho temía morir de aburrimiento porque no me gusta este tipo de música. Nada más lejos de la realidad…)

El espectáculo dio comienzo. Luz tenue, unas sillas. Carmen Lozano y Sergio González salen al escenario y empiezan a bailar, acompañados por la música de un guitarrista y un cantaor. Las chispas saltan en el escenario. Las fotos sé que no son de calidad, pero mi equipo no es muy bueno y yo, queridos, no quería perder detalle de la actuación.

Museo del Baile Flamenco de Sevilla
Carmen Lozano y Sergio González, bailaores del Museo del Baile Flamenco de Sevilla

La cara de los bailaores es súper expresiva. Cada gesto que hacen acompaña perfectamente al sentimiento de la música. Alegría, dolor, concentración, amor… Todo, absolutamente todo, queda reflejado en sus facciones. El cuerpo también impresiona. Son figurines envueltos en trajes flamencos y batas de cola, contoneándose. Tá, tá, tá. ¡Arsa! Se acercan, se alejan, se rozan. Pasión, sensualidad.

Museo del Baile Flamenco de Sevilla
Carmen Lozano bailando en el Museo del Baile Flamenco de Sevilla

Y si la cara y el cuerpo impresionan… Mirando los pies de estos artistas creo que no parpadeé y fui incapaz de cerrar la boca en una hora de show. ¡Menudo taconeo! No se podía filmar el espectáculo, pero aunque se hubiera podido, nada transmite mejor el arte que el directo. Hubo actuaciones solo musicales y los bailaores danzaron juntos y por separado, todas increíbles.

Museo del Baile Flamenco de Sevilla
Sergio González bailando en el Museo del Baile Flamenco de Sevilla

Musicalmente creo que me ha enriquecido bastante el espectáculo. Para quien no lo sepa, además de periodista soy músico (clarinetista) y en mi formación predomina lo clásico. Los ritmos flamencos me parecen complicados, muy ricos, y tengo mucho que aprender de la actitud que mantienen estos artistas en el escenario.

El espectáculo llegó a su fin. No se me hizo nada largo ni aburrido, y la sensación general con la que salimos fue de sorpresa al descubrir que nos había encantado el show hasta a los "no flamencos" :)

Museo del Baile Flamenco de Sevilla
Fin de fiesta del espectáculo del Museo del Baile Flamenco de Sevilla

Conclusión: os recomiendo el espectáculo aunque, como yo, no seáis muy amigos de este estilo. El precio del museo + espectáculo flamenco son 24€, que me parece bastante asequible para ser un museo y una actuación en directo.

¿Qué os ha parecido? ¿Iríais a verlo, habéis ido ya? ¿Os gusta el flamenco? ¡Contadme! Estoy deseando saber vuestras opiniones. Puedes seguirme en las redes sociales donde comparto mis fotos y experiencias viajeras, así no te perderás ninguna novedad: sígueme en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google +


8 cosas que hacer en Múnich (y una de propina)

16 febrero 2015

El post más visto de mi blog es el que le dediqué a la ciudad alemana de Munich. Como se me fue un poco de las manos eso de escribir, decidí separarlo en 2 post para no hacerlo demasiado pesado. Ahora, tras la gran acogida de esta ciudad y teniendo en cuenta que he vuelto a visitarla hace unos meses, he decidido unificar algunas de las cosas que hacer y ponerlas aquí de una forma más esquemática. ¡Espero que os sea igual de útil la información!

1. Sube a la iglesia de Sankt Peter
La subida a la torre cuesta 2€ (1€ si eres estudiante) y 299 escalones. Dicho así, asusta, pero se suben muy bien. Merece mucho la pena, ya que desde allí tienes unas vistas privilegiadas de Marienplatz y de prácticamente todo Munich. Así matas varios pájaros de un tiro, ya que podrás contemplar y/o fotografiar muchas cosas desde el mirador.

Está situada en Rindermarkt 1 (al lado de la mencionada Marienplatz).

Marienplatz, Munich
Marienplatz, desde la torre de Sankt Peter

Vistas de Munich desde la torre de Sankt Peter
Vistas de Munich desde la torre de Sankt Peter


2. Toca un león
No uno cualquiera, no seas bruto, sino uno de los 4 que se sitúan en la puerta de la Alte Residenz. Dice la leyenda que si tocas uno volverás a Munich, si tocas dos puedes pedir un deseo y con tres tendrás buena suerte. Si tocas los cuatro no sé qué pasará… Solo sé que yo toqué uno hace 4 años y he vuelto :) Puedes ver a estas fieras hechas de metal en Odeonsplatz.

Tocando un león de Odeonplatz
Tocando un león de Odeonplatz

3. Compara tu pie con el del diablo
Esto fue otra de las cosas que no hice la primera vez que fui a München y que es curiosa: ver la pisada del diablo. Donde veas un pegote de turistas que no hace ni caso a la belleza de Frauenkirche, ahí estará. Esta iglesia (la catedral, Dom) fue destruida casi en su totalidad en la Segunda Guerra Mundial y reconstruida más tarde, aunque aún conserva en su interior piezas originales del siglo XV. Yo he estado dos veces en Munich (una en 2011 y otra en 2014) y las dos veces la he visto en obras por fuera.

Frauenkirche está situada en Frauenplatz (tiene sentido, ¿no? xD)

La pisada del diablo (la de la derecha :P) En Frauenkirche


4. Toma una cerveza y un bretzel en Hofbräuhaus
Más te vale que te guste la cerveza o que puedas fingir que te gusta o que lleves a alguien que se beba la tuya o que… En fin. Que te tomes una cerveza porque si no te mirarán raro, os lo digo por experiencia :) Es complicado sentarse allí porque siempre está hasta arriba, pero si encuentras sitio aprovéchalo. También te puedes pedir codillo o algún asado, yo no lo he probado por falta de presupuesto pero tenían una pinta… ¡mmmm! 

Si no te apetece tomar nada, puedes asomarte por curiosidad para ver esta cervecería, su ambiente, la gente vestida con dirndl (traje bávaro de chica) y lederhosen (traje bávaro de chico) y música en directo, que suele haber un grupo tocando música típica de allí.

Hofbräuhaus
En Hofbräuhaus con un señor vestido con su lederhosen

Hofbräuhaus
Hofbräuhaus 

5. Admira (y si puedes, escucha) la Ópera de Munich
Desconozco si hay algún tour guiado por el interior, ahora mismo no lo encuentro por ningún lado (si alguien me puede iluminar… La próxima vez lo hago), pero lo que sí sé es que este grandioso edificio acoge una buena programación operística. Así que si eres un entusiasta de este género y tu bolsillo se lo puede permitir, disfruta de la buena música en este templo, destruido y reconstruido dos veces en toda su historia (una por un incendio, otra por la Segunda Guerra Mundial).

Ópera de Munich
Ópera de Munich


6. Piérdete por el Englischer Garten
Uno de los pulmones de Munich es este. El parque más grande de la ciudad está a un paseo del centro, por lo que te recomiendo ir en bicicleta o en transporte público (yo fui andando por ahorrar y perdí mucho tiempo. De hecho me perdí para volver al centro). Una de las cosas más llamativas que puedes hacer en el Jardín inglés -así se traduce el nombre- es surfear.



7. Pasea por Olympiapark
Aunque el parque más grande y más conocido de Munich es el Englischer Garten, os recomiendo conocer este otro, el Olympia Park (gracias Alejandro por la sugerencia). Se construyó para los Juegos Olímpicos de 1972, y hoy puedes recorrer su verde paisaje, disfrutar del lago, del Sea Life (un acuario, unos 15€ la entrada), y de una torre de observación. Si deseas ver Munich, por lo que he leído es mejor que subas a la torre que os he dicho en el punto 1, más barata y mejores vistas.

Está un poco alejado del centro, puedes llegar en metro (parada Olympiazentrum).



8. Visita el Zoo de Munich
Un buen plan para pasar el día, sobre todo si vas con niños, es ir al Zoo de Munich. Es bastante grande, y me parece barato para lo que suelen ser los zoológicos. El tierpark cuesta 14€ la entrada de adulto y 5€ la de niño, aunque te recomiendo que mires en su web porque tienen bastantes ofertas. El carnet de estudiante de aquí de España también te sirve para que te hagan descuento allí.



9. Emborráchate Diviértete en el Oktoberfest
La razón por la que no he puesto 9 cosas que ver en Munich es porque esta última depende de la época en la que vayas. Si coincide que pasas allí a eso de finales de septiembre (sí, septiembre, no octubre) te recomiendo que vayas a ver el ambiente aunque no te guste la cerveza. ¡Merece la pena!




¿Qué te parece? Si te has quedado con más ganas de Munich te recomiendo leer mis otros post, más extensos: Munich parte I y parte II. Además, puedes seguirme en las redes sociales donde comparto mis fotos y experiencias viajeras  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google +