Los peces ya no tienen catedral

09 octubre 2017

La Iglesia de Villanueva de las Rozas, en Cantabria, es un curioso rincón de la tierruca que descubrí este pasado verano. Fue sumergida a mediados del siglo XX, con la construcción del Embalse del Ebro y por ello es conocida como “La catedral de los peces”.


Sin embargo, hoy, con un estado de los embalses preocupante -muchos están a menos del 50% de su capacidad- esta iglesia ha emergido por completo, dando al paisaje un aspecto entre curioso y desolador. Ya no es la catedral de ningún pez.



Para colmo, la pasarela que se construyó para acceder a la torre está en mal estado, y si quieres subir al mirador tienes que arriesgarte a partirte la crisma trepando por las maderas. Yo me quedé en tierra firme, pero mi novio subió y pudo ver el interior de la iglesia, que no estaba en tan mal estado como parecía indicar el exterior.


Aún con todo esto, el sitio me resultó de lo más pintoresco y me gustó mucho. La pena fue que coincidiéramos allí con un par de señoras que llevaban unos perros sueltos descontrolados que se les perdían constantemente, y no hacían más que perturbar la tranquilidad del paraje con sus gritos para buscar a los perros 😠



¿Tú conoces este rincón? ¿Qué te parece? Te recomiendo que busques más imágenes de esta iglesia en internet, porque hay algunas con la pasarela cubierta de agua que son espectaculares.

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓


Restaurante “La compuerta” (Comillas)

04 octubre 2017

¡Buenas tardes!

Hacía mucho que no te hablaba de un sitio donde comer (o no hacerlo). Hoy te traigo mi experiencia en el Restaurante “La compuerta”, situado en la Calle Cervantes, nº 3 de Comillas, en Cantabria.



He estado viendo opiniones en TripAdvisor y la verdad, no lo ponen nada bien… Para mí no fue el mejor restaurante del mundo, pero bueno, tampoco el peor, para qué voy a engañarte. 




El menú nos costó 10€ por persona, que está bastante bien porque fuimos en domingo y Comillas es un sitio turístico. Sin embargo, no entraban los refrescos en la bebida y a la hora que llegamos –una hora normal, no más allá de las 3 de la tarde- ya le faltaban unos cuantos platos del menú. La ración de torreznos (que podéis ver en la foto de arriba) costaba 4,5€.






En cuanto a la calidad de la comida, fue regular, estaba todo un poco soso y aceitoso. Pero bueno, para mí no estuvo tan mal como pintan algunas críticas que hay por internet. ¿Tú has estado? Si es así, me encantaría que compartieras tu experiencia en los comentarios.



Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Septiembre en imágenes

01 octubre 2017

¡Buenos días amigos!

Parece que fue ayer cuando empezó septiembre y ya se ha acabado 😨 Ya estamos en otoño, una época que me encanta porque los colores que se les quedan a los árboles y a sus hojas caídas son preciosos (aunque luego llega la primavera y me parecen bonitos igual). 

Además de un par de fotos de mis paseos por la naturaleza, os dejo una de una exposición de fotografía que vi en el Museo Arqueológico de Alcalá de Henares, la camiseta de un proyecto en el que tengo la suerte de trabajar durante unos meses y la última, un rico hojaldre de salmón que me zampé en una boda 😏 ¡Todo muy variado!

Te deseo un mes de octubre genial y aprovecho para recordarte que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya.






El paraíso para los amantes de los cactus está en Madrid y se llama Desert City

25 septiembre 2017

Si te gustan los cactus o si, simplemente tienes curiosidad por conocer cómo son estos 5.000 metros cuadrados de jardín botánico especializado en plantas de zonas áridas, te recomiendo que visites Desert City, situado en Madrid, por la zona de Alcobendas.



Yo lo vi hace unos meses en un reportaje de televisión y me picó mucho la curiosidad, por eso en cuanto tuve oportunidad fui a visitarlo. Lo tengo más o menos cerca de casa y encima ¡es gratis!


Antes de hablaros un poco más del sitio en cuestión, os contaré que llegar no es difícil, pero como no estés atento, te vas a comer la salida. Si visitas su web, vienen las instrucciones de cómo llegar en coche y en transporte público. A las del coche le han añadido un plano que me hubiera venido a mí bien, porque di como 4 vueltas a la zona hasta encontrarlo, ya que (tonta de mí) confundí el kilómetro 25 con la salida 25, que no existe, y como no viene indicado, al final tuve que parar en una gasolinera a preguntar (gracias a la amable chica del pelo rosa que me indicó pude llegar, sino hubiera desistido).


Una vez allí, pasamos al interior del vivero, donde puedes ver más de 400 especies de plantas. Además, algunas de ellas –la mayoría- están a la venta. Si eres fan de los cactus también hay merchandising de lo más variado para que tus plantas estén cómodas y bonitas. A mí, como se me mueren hasta las plantas de plástico, no me dio por comprarme nada.

Sinceramente, no sabía que ese mundillo era tan variado. Había cactus que parecían piedras, cerebros, de varios metros de altura, diminutos… ¡De todas formas y tamaños! Y también de varios continentes.



La zona exterior me gustó mucho más. Dividida en 5 partes con diferentes temáticas, puedes pasear rodeado de cactus gigantes o ver un oasis idílico que más bien parece del decorado de la piscina de un hotel 5*.


En definitiva, Desert City es un lugar que os recomiendo visitar, tanto si adoráis los cactus como si os son indiferentes, porque es todo taaaan curioso. Al menos a mí me lo pareció (ojo, que no me llevo comisión ni nada con este post jejeje).


¿Tú conoces Desert City? ¿Te parece un plan recomendable? ¡Cuéntame! Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Atardecer de fuego en el Faro Cabo Mayor (Santander)

18 septiembre 2017

Los atardeceres siempre son bonitos, estés donde estés. Pero hay algunos que se quedan más grabados en tu memoria por algo, como fue el caso de esta puesta de sol que vimos en el Faro Cabo Mayor, en Santander.


Este imponente faro, de más de 30 metros de altura, lleva presidiendo la Bahía de Santander desde 1839. El paisaje que lo rodea es precioso, lleno de playas y acantilados que llegan a sobresalir 50 metros del nivel del mar.


Ver atardecer desde aquí fue una experiencia muy bonita, máxime porque pillamos uno de esos días en los que el cielo empieza a ponerse anaranjado y parece que está ardiendo. En las fotos no se aprecia bien, pero era impresionante.


La luz que emite el faro se puede ver en noche cerrada hasta a 21 millas de distancia (unos 33 kilómetros). Hoy ya no viven fareros en su interior, pero sigue ayudando a las embarcaciones con su luz. Además, el interior del faro está habilitado para acoger exposiciones.



Pasear por esta zona puede ser un estupendo plan. Puedes pasear hasta el faro, disfrutar de las vistas, sentarte a leer en el césped… Un sinfín de cosas que hacer en este espacio tan bonito. Y tú, ¿conoces este sitio? ¿Te gusta? ¡Cuéntame!

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Ruta del Peñón de Ifach: subiendo al Mirador de Carabiners

11 septiembre 2017

En mi última visita a Calpe, además de tomar el sol y bañarme en una de sus estupendas playas, pude hacer la ruta que sube hasta casi la cima del Peñón de Ifach. Comenzamos el ascenso un poco tarde y por eso decidimos quedarnos en el Mirador de Carabiners, unos 200 metros más bajo que la cima.


Hicimos la ruta a última hora de la tarde por dos razones: una, para huir del calor y el sol abrasante que había antes; dos, porque ver atardecer desde el Peñón tenía que ser impresionante. Lo malo es que se nos fue un poco la hora y no pudimos llegar a la cima, porque se nos hacía de noche y no llevábamos linterna.


Comenzamos el ascenso sobre las 19:30h. La ruta no es difícil, pero requiere llevar calzado deportivo o de montaña. Bajo ningún concepto debes hacerlo con chanclas o calzado de playa o paseo, ya que te expones a tener un accidente. A los pocos minutos de subir, las vistas que nos dejaba la ruta ya eran impresionantes.


El primer tramo es el sencillo, e incluye un centro de interpretación del ecosistema del Peñón y algunos miradores. Distinguirás cuándo acaba porque está separado del tramo más complicado por un pequeño túnel. A partir de ahí, el camino se vuelve más incómodo.


El túnel, de unos 30 metros de recorrido, está acondicionado con unas cuerdas para evitar resbalones, ya que la roca a partir de ese tramo está muy desgastada y desliza (por eso es importantísimo el calzado).



Después del túnel, la senda se estrecha y se vuelve más escarpada y empinada. Para ayudarte, los tramos más complicados tienen cuerdas, al igual que el interior del túnel. A pesar de todo esto, no es un camino muy complicado, y la señalización es estupenda, sin riesgo de que los que tenemos la orientación allá donde amargan los pepinos nos perdamos.


La chica de la oficina de turismo nos dijo que la ruta completa duraba alrededor de 2h30 (subida y bajada), por lo que, al llegar a la bifurcación que indicaba el Mirador de Carabiners y la cima del Peñón, nos decantamos por ir hasta el primero, que era menos tiempo y así no se nos haría de noche en la cima.


No sé cómo serán las vistas desde la cima (espero descubrirlo más pronto que tarde), pero las que había desde este mirador eran absolutamente impresionantes, y más con la puesta de sol tan bonita que nos recibió ese día. Después de respirar unos minutos el aire puro del Peñón de Ifach, iniciamos la bajada, contemplando cómo se iba iluminando la ciudad de Calpe poco a poco.


Otra cosa que hice en la ruta y que no debería haber tenido que hacer, fue recoger un par de botellas ajenas que me encontré por el camino. La gente es muy cerda y me dio mucho asco cogerlas (una llevaba de regalo un agua pútrida con una colilla dentro), pero no las podía dejar ahí, con las consecuencias que eso tiene para el ecosistema. Por favor, un poco de conciencia medioambiental.


Por lo demás, una ruta que me encantó y que espero poder hacer algún año subiendo hasta la cima. No es complicada, y las vistas son impresionantes. ¡Por algo el Peñón de Ifach es el símbolo de la Costa Blanca!

¿Tú la has hecho? ¿Te ha gustado? ¿Has estado en la cima? ¡Cuéntame! Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Agosto en imágenes

04 septiembre 2017

¡Buenos días amigos!

Ya es septiembre, ese mes que para mí significa más cambio que el año nuevo. Aquí es cuando yo me hago mis nuevos propósitos y comienza la nueva vida. Empieza el curso escolar, y aunque oficialmente ya no estoy estudiando (aún no me lo creo), cuando trabajas en la enseñanza tu vida empieza en septiembre.

Después de esta chapa que os he soltado, os dejo unas cuantas imágenes del mes de agosto, donde he tenido la suerte de poder seguir conociendo Cantabria, además de viajar a Valencia y descubrir unas pinceladas de Bilbao.

Y tú, ¿qué propósitos tienes después del verano? Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales 😊











En orden, los lugares de las fotos son...

  • Peñón de Ifach (Calpe)
  • Desert City (Madrid)
  • Mirador de Peña Cabarga (Cantabria)
  • Monasterio de Santa María de la Valdigna (Simat de la Valdigna)
  • Guggenheim (Bilbao)
  • Potes (Cantabria)
  • Valencia
  • Parque Europa (Madrid)