Noviembre en imágenes

04 diciembre 2016

¡Hola viajeros!

Ya es el último mes del año... ¡Qué rápido pasa el tiempo! Ahora empezarán a aparecer los post del balance viajero del año, la lista de deseos para 2017 y todas esas cosas que, confieso, a veces me hartan un poco.

Al margen de eso, aprovecho el post para compartir algunas imágenes del pasado mes de noviembre y para desearos un feliz mes de diciembre 💕

Recuerda que puedes seguir al blog en FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :)


Cada año las hojas se caen más tarde

Cuando tus alumnas deciden que te has ganado unas pegatinas

Ya le estoy dando caña al nuevo proyecto www.aleerblog.blogspot.com

Ensayos con el conservatorio y el Banda Municipal de Madrid

El camino de mi amargura


Mi primera visita al Museo Arqueológico Nacional (pero no la última)

21 noviembre 2016

¡Buenos días viajeros!

Semana nueva, post nuevo. Y como ya no nos libramos del frío ni de la lluvia en una temporadita -al menos del frío-, he pensado que tal vez te apetezca ir a conocer un museo. ¿Te vienes al Museo Arqueológico Nacional? Es un plan barato (solo cuesta 3€, y en algunas franjas horarias es gratuito) y además, aprenderás cosas sobre nuestra historia.

Museo Arqueológico Nacional
Museo Arqueológico Nacional

El museo tiene tres plantas y una entreplanta en las que va haciendo un recorrido que abarca desde la Prehistoria hasta la Edad Moderna. Nos recibe una proyección audiovisual que, dicho sea de paso, no pude ver porque había bastante gente delante y no me apetecía esperar.

A continuación, retrocedemos en el tiempo no un año ni cien ni mil, ¡millones! Llegamos a la exposición de la Prehistoria. Siempre me ha resultado curioso eso de que hace tanto tiempo fuéramos tan parecidos a los primates y midiéramos apenas un metro y poco en edad adulta. ¡Cómo han cambiado las cosas!

Museo Arqueológico Nacional
Museo Arqueológico Nacional

La siguiente exposición es la de la Protohistoria, que abarca de los siglos XI al I a. C. y muestra las novedades que introdujeron los fenicios y los griegos cuando llegaron a la Península. Una de las salas que más me gustó fue la de la Hispania Romana, que tenía una estancia dedicada exclusivamente a los mosaicos, y me resultó impresionante. 

Museo Arqueológico Nacional
Museo Arqueológico Nacional
A lo largo de cuarenta salas descubrimos todo esto que os he contado más el Mundo Medieval (Al-Ándalus y los Reinos Cristianos), la Antigüedad Tardía, Oriente Próximo, Egipto y Nubia y la Edad Moderna, y una exposición sobre la moneda.

Museo Arqueológico Nacional
Museo Arqueológico Nacional
Museo Arqueológico Nacional
Museo Arqueológico Nacional

Lo que menos me gustó del museo fue la cantidad de vasijas y otros objetos de cerámica que exponía. No es nada en contra de este museo, la cerámica en general me resulta soporífera en cualquier sitio que la expongan. Salvo eso, el resto me encantó. Destacaría…
  • Los patios interiores con un techo de cristal por donde entra la luz natural y da a la exposición un toque muy especial, fuera de esas luces a veces mortecinas que hay en algunas salas.
  • La Dama de Elche. Fue un placer conocerla en persona.
  • La zona dedicada al arte islámico. Es un estilo que me fascina, y la forma que tiene el museo de mostrarla, con artesonados y arcos polilobulados como si estuvieras en el Alcázar de Sevilla, me encandiló.

Museo Arqueológico Nacional
Museo Arqueológico Nacional

Que además de cosas varias para observar, tiene "estaciones táctiles" donde puedes comprobar la textura de algunas de las cosas que exponen en el museo, como por ejemplo mis queridas vasijas de cerámica y sus diferentes decoraciones.

Estas son algunas de las razones por las que debes visitar el Museo Arqueológico Nacional. No olvides pasar a la recreación de la Cueva de Altamira que tienen en el exterior, ¡que a nosotros casi se nos pasa!

Os deseo una buena semana y me despido hasta la próxima 😊 Recuerda que puedes seguir al blog a través de FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :)

Flores y balcones en la Orotava

14 noviembre 2016

No llevamos ni una semana de frío ¡y ya quiero calor! Por eso he decidido volver, aunque sea a través de los recuerdos, a la Orotava, en Tenerife. ¿Te vienes conmigo al municipio con más extensión de la isla?

La Orotava
¿Te vienes a la Orotava?

Comenzaremos la visita por la Casa de los Balcones, un emblemático edificio donde se encuentra el centro de la artesanía tradicional de La Orotava, junto al Museo de las Alfombras de Flores y la sede de la Cofradía del Vino. Construido hace más de tres siglos, destaca por su inmenso balcón de madera de la tercera planta y por un bonito patio interior, también con sus correspondientes balcones y lleno de plantas. El acceso es gratuito.

La Orotava
Casa de los Balcones

La Orotava
Interior de la Casa de los Balcones

Seguimos paseando por las calles del municipio tinerfeño y deleitándonos con más balcones de madera, hermosamente tallados (sí, soy un poco pedante, lo sé 😜). Llegamos a la plaza del Ayuntamiento, bastante sencilla pero bonita con sus palmeras y flores. Otra plaza importante es la de la Constitución, con un quiosco muy curioso, ya que tiene un estilo neo-mudéjar que lo diferencia de los típicos de forjado metálico que abundan por aquí por Madrid.

La Orotava
Plaza del Ayuntamiento

De camino a uno de los espacios verdes de la Orotava, pasamos por el Liceo-Taoro, un imponente edificio de principios del siglo XX.  Y por fin llegamos a los Jardines Victoria, lo que más me gustó e impresionó de la ciudad. Se construyeron por encargo de la marquesa de la Quinta Roja, está presidido por un mausoleo vacío, ya que finalmente el hijo de la marquesa fue enterrado en otro lugar.

La Orotava
Jardines Victoria

Como reza el título del post, vamos a seguir hablando de flores (que de balcones ya hemos hablado). El Jardín Hijuela del Botánico, declarado Bien de Interés Cultural en 2008, alberga un centenar de plantas diferentes en sus 4.000 metros cuadrados de extensión.

La Orotava
Jardín Hijuela del Botánico


En la Orotava encontramos, además de flores y balcones, varias iglesias, todas con una estética peculiar: la Iglesia de la Concepción, la de San Juan Bautista, la de Santo Domingo y la de San Agustín. La mayoría de ellas tienen ese toque de ladrillo/piedra oscuro combinado con tonos claros, salvo la de San Juan Bautista, de un deslumbrante beige. La mayoría estaban abiertas y se podía visitar su interior de forma gratuita.

La Orotava
Iglesia de la Concepción

Por último, os hablaré de la Ruta de los Molinos de Agua. Desde el siglo XVI se usaban estas maquinarias para moler el gofio, y aún hoy se conservan diez de los doce o trece que había (dependiendo las fuentes que consultes te dicen un número u otro). De estos diez, solamente dos funcionan como molinos de gofio en la actualidad. Por cierto… ¡qué rico el gofio! ¿Lo has probado?

Y con esto me despido hasta la próxima 😊 Recuerda que puedes seguir al blog a través de FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :)



Octubre en imágenes

01 noviembre 2016

¡Hola viajeros! 

Damos la bienvenida a noviembre y, esta vez de forma puntual, publico mi entrada resumiendo los momentos fotográficos del mes pasado :) Como veis hay gran variedad, desde el Mercado Cervantino, paisajes otoñales, Halloween... ¿Cuál es tu foto favorita? 

Recuerda que puedes seguir al blog a través de FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :)



El mes comienza con el Mercado Cervantino
Felicidad absoluta cuando tuve en mis manos el nuevo libro de Harry Potter :)


La lluvia nos ha hecho compañía durante unos cuantos días por Madrid

Esperar es lo que más odio del transporte público. Pero esperar así, es otra cosa

El otoño llega al Parque del Retiro

Nunca había ido al Museo Arqueológico Nacional, ¡y por fin lo he remediado!

En la banda comenzamos a preparar el concierto de Navidad

Fotos de cuando me embobo mirando por la ventana en el conservatorio
Actuaciones en Alcalá de Henares con motivo de Halloween

Numancia: descubriendo nuestro pasado celtíbero

26 octubre 2016

Si vas por Soria, tienes que conocer Numancia. Punto. Yo soñaba con conocer este yacimiento desde que lo estudiábamos en el colegio, en Conocimiento del Medio, y dibujábamos cómo nos imaginábamos aquellas casitas primitivas hechas de paja y adobe. Y por fin, hace unos años, pude conocer esta ciudad celtíbera que resistió durante veinte años el asedio romano.



Numancia se encuentra a unos 7 kilómetros de Soria capital, y antes de ir te recomiendo que consultes bien los horarios, a ser posible, llamando a algún teléfono de turismo. Nosotros cuando fuimos tuvimos algún problemilla porque no coincidían los horarios de internet con los reales, y tuvimos que volver al día siguiente. El precio de la entrada, según pone en su web, ronda los 5 euros la tarifa general, aunque hay descuentos varios. Una vez conocidos los datos prácticos, ¡vamos a viajar al pasado!



La Casa de Recepción nos recibe amablemente al comienzo de nuestra visita. Ahí podemos ver un vídeo donde se recrea la historia numantina, y que nos ayudará a visualizar con más precisión cómo eran las ruinas que veremos en el exterior.

La ciudad estaba rodeada por una muralla, la cual ha sido reconstruida por la zona norte junto a la puerta que abría la fortaleza. Antaño contaba con cuatro puertas -una por cada punto cardinal- que accedían a una ciudad cuyas calles, en su mayoría, estaban trazadas en dirección este-oeste para protegerse del frío viento del norte que hace en el Cerro de la Muela.



En la visita podemos contemplar un monumento a los héroes numantinos, que como mencionaba al principio del post, consiguió mantener a raya a los  romanos a lo largo de veinte años. Durante 240 meses, Roma vio derrotados, uno tras otro, a todos los generales que mandaba a esta ciudad de Soria, hasta que finalmente Escipión cercó la villa y consiguió acabar con sus habitantes en 11 meses, una ridiculez de tiempo en comparación con lo que llevaban resistiendo. El monumento está construido sobre unos caldarium, baños públicos parecidos a una sauna.



Las ruinas que vemos hoy en día son una mezcla de los restos celtíberos y los romanos. Las dos ciudades se superponen, y para ilustrar las dos culturas se ha recreado una casa romana y otra celtíbera. Los romanos construyeron viviendas más grandes, mejoraron el saneamiento público con desagües que aprovechaban la pendiente natural del terreno para sacar los vertidos fuera de la ciudad.



La visita estuvo genial. Me gustaría volver otra vez para realizarla con un guía, ya que la hice por mi cuenta y, aunque me gustó mucho, siempre se aprende más con una persona que te explique todo bien. Ojalá pronto tenga tiempo de seguir descubriendo esta bonita proviencia. Nunca un eslogan turístico me pareció tan adecuado como el que usa Soria, y es que… ¡Soria ni te la imaginas!

Antes de acabar el post, aprovecho para recomendaros otro parque arqueológico, Segóbrigaen Cuenca. 

¡No te olvides de seguirme en las redes sociales: FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + !

Ermita de Santa Justa: el templo que nace de la roca

17 octubre 2016

Ermita de Santa Justa
Ermita de Santa Justa
Si hay un sitio bonito, sencillo y pintoresco en Cantabria, es la Ermita de Santa Justa, ubicada en la playa del mismo nombre, en el municipio de Ubiarco. El pequeño templo se encuentra en una cuevecita que sale directa del acantilado, lo que hace que en días de temporal sea prácticamente engullida por las olas.


Ermita de Santa Justa
Ermita de Santa Justa

La playa de Santa Justa es bastante turística, o al menos yo casi siempre que he ido estaba llena. En esta foto justo había poca gente porque pillaron unos días en los que había más algas que playa, y daba un asco tremendo meterse. 

Dispone de zona de aparcamiento y un chiringuito para tomar algo mientras ves el mar y la montaña. ¡Magnífico!

Playa de Santa Justa
Playa de Santa Justa

La ermita, protagonista de un pequeño artículo en la National Geographic, es del siglo XVI, aunque está construida encima de una del siglo XII. Fue uno de los lugares de culto más antiguos de la zona, llegando a ser obligatoria la asistencia a la romería si no se quería pagar 100 maravedíes -antiguas monedas españolas- como castigo (fuente: Ayuntamiento de Santillana).

Ermita de Santa Justa
Ermita de Santa Justa

Por desgracia, no pude pasar a ver el interior, ya que está cerrada. Estuve buscando cuándo se puede visitar, y ante la falta de información escribí a turismo de Cantabria para ver si me podían ayudar, y me han dicho que solamente abre el día 19 de junio. Así que ya sabéis, si queréis verla ¡solo tenéis esa oportunidad!

Además de visitar esta joya arquitectónica encajada en la roca, te recomiendo que te tomes otro ratito en subir hasta la Torre de San Telmo, una antigua torre vigía del siglo XVI de la que solo se conservan dos paredes y el hueco de la ventana, pero que destaca por tener una panorámica preciosa de la Playa del Sable.

Hasta aquí la visita por Santa Justa. ¿Qué te ha parecido? ¿Conocías este rincón de Cantabria? ¡Cuéntame! 

Y no te olvides de seguirme en las redes sociales: FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 

Restaurante "La Esquina" (Suances, Cantabria)

13 octubre 2016

Este pequeño restaurante, llamado "La Esquina" se sitúa en el Paseo de la Marina, al lado de la playa de Suances. Nos llamó la atención porque el menú que ofrecían no era caro (12'5€) y ofrecía platos variados, algo más diferente que en los otros establecimientos.


Arroz marinero

De primero elegí un arroz marinero que estaba delicioso y que traía gambas, mejillones y pescado de forma generosa, lo cual es de agradecer, ya que en otros sitios te ponen el arroz y una gamba, y todavía hay que dar gracias… Mi novio se pidió unos macarrones que fueron bastante normalitos, pero ricos también.


Merluza a la plancha con patatas

De segundo plato me decanté por merluza a la plancha con patatas (os recuerdo que yo no puedo comer ensalada) y mi novio un filete de ternera con patatas. Todo muy rico, la merluza se notaba fresca, no como otras congeladas que se quedan un poco tiesas.



En general, el sitio estuvo bien, aunque he de decir que nos tocó un camarero que debía ser nuevo (y un poco "empanao", para qué engañarnos) y me sacó un poco de mis casillas. Lo primero porque trajo una fanta sin gas, como si llevara abierta un tiempo, y se sorprendió porque pedimos que nos la cambiara, que esa no tenía gas. Todavía nos miró raro, ¡como si fuera un capricho que nos trajeran un refresco en buen estado!

Lo segundo por lo que agotó mi paciencia fue porque le repetí 20 veces que, por favor, el pescado me lo trajera con patatas y no con ensalada, que soy alérgica. Y ME LO TRAJO CON ENSALADA. Muy amablemente me dijo que me la retiraría del plato y que me ponía patatas, y otra vez a luchar con él porque le dije que tenía que ser un plato completamente limpio, que no hubiera rozado la ensalada antes porque me podía morir. Y bueno, aquí sigo viva y coleando, por lo que supongo que al final hizo bien su trabajo. ¡Ay! Qué difícil es a veces comer fuera de casa teniendo alergia.


Y tú, ¿has comido aquí alguna vez? ¿Te atendieron bien? ¡Cuéntame! También puedes comentarme tu opinión por las redes sociales:  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 

¡Hasta la próxima, viajero!