Qué hacer un día en Valencia (si no son Fallas)

14 febrero 2018

Si hay una comunidad en España a la que aprecio mucho (además de Cantabria), esa es Valencia, cuna de muchos de mis profesores de música y tierra por excelencia de magníficas bandas de música. 

Plaza de la Virgen

He visitado muchas veces la capital -a veces por motivos musicales, otras por la “cercanía” de la playa desde Madrid, o por las Fallas- pero nunca le había dedicado un día entero a pasear por sus calles que, por cierto, son bien bonitas. Sin embargo, este verano se dio la ocasión de hacer una visita en condiciones al centro de Valencia, y ya os adelanto que me encantó.


Bajamos del tren en la Estación del Norte, que en 2017 cumplió 100 años. En 1983 se la declaró como Bien de Interés Cultural, y a mí particularmente me encanta. Aunque ahora es la principal, no fue la primera estación que se construyó en la ciudad, sino que sustituyó a la de San Francisco.


De paso casi obligatorio cuando sales de la estación es la Plaza del Ayuntamiento. En Fallas, esta plaza se convierte en un hervidero de gente que acude a ver la Falla del Ayuntamiento o las mascletás. Si te organizas bien y vas entre semana, puedes visitar algunas dependencias del Ayuntamiento, como el Salón de Plenos, el Salón de Cristal o el Balcón del Ayuntamiento. En esta plaza se encuentra también el Edificio de Correos y el Kilómetro 0 del Valencianismo.


Después de este agradable paseo nos armamos de valor y nos decidimos a subir al Miguelete o Micalet, que es la torre de la Catedral. Por solo 2€ pudimos disfrutar de unas impresionantes vistas de la ciudad Eso sí, subiendo los 207 escalones que nos llevan hasta la cima del campanario.

Vistas desde la Torre del Micalet

Ya que estábamos allí no dejamos pasar la oportunidad de visitar la Catedral por dentro (7€), un edificio asentado sobre un templo romano que pasó también por mezquita antes de convertirse en Catedral. Como curiosidad, en el interior de una de sus capillas se encuentra la única copa en el mundo reconocida por el Vaticano como el Santo Cáliz (nada más y nada menos que el famoso Santo Grial). Al salir, nos tomamos un helado en la Plaza de la Virgen.

Catedral

Con las fuerzas renovadas seguimos paseando y, casi de casualidad, encontramos uno de los lugares más impresionantes de la ciudad de Valencia (al menos para mí): la Iglesia de San Nicolás. La entrada general con audioguía son 5€, y te aseguro que van a estar muuuuuy bien invertidos. Es conocida como la Capilla Sixtina valenciana, porque en su interior te encontrarás con más de 4.000 metros cuadrados de frescos, restaurados hace poquito. La entrada a esta maravilla arquitectónica se encuentra en la Calle Caballeros 35, y es muy discreta, así que tienes que tener cuidado de no pasártela.

Iglesia de San Nicolás

Salimos completamente embobados después de tan impresionante sitio (suena pedante, pero es que fue así) y seguimos paseando sin rumbo. En nuestras andadas pasamos por…

… el Mercado Central, que se encuentra donde hace más de un siglo se ponían los puestos ambulantes. En 1928 se inauguró el edificio –de estilo modernista- tal y como lo conocemos hoy en día, uno de los más grandes de Europa.


… las Torres de Serranos y Quart, dos de las puertas de acceso a la ciudad que formaban parte de la antigua muralla medieval, derribada en 1835. Se pueden visitar por dentro, pero nosotros las pillamos cerradas ya.


… los Jardines del Turia. El cauce del río, que fue desviado para evitar las inundaciones en la ciudad, sirve ahora como un gran parque de más de 9 kilómetros de recorrido. Paseando por estos jardines puedes llegar hasta la Ciudad de las Artes y las Ciencias y el Oceanográfico.

Jardines del Turia

… la Plaza Redonda, también conocida como “el clot” (“el ajujero”). Es una placita pequeña pero con mucha vida, llena de puestos artesanos y de bares.

Esto es solo una pequeña parte de lo que hay en Valencia. Creo que es una ciudad a la que, mínimo, hay que dedicarla un fin de semana, ya que la oferta turística es amplísima. Esto que os he contado forma parte de una visita al casco histórico, pero también está la zona de la Ciudad de las Artes y las Ciencias y L’Albufera.

Todo esto lo podéis ver si vais en Fallas, pero tened en cuenta que muchos monumentos estarán enterrados bajo hordas de gente y ninots, y casi será imposible que los apreciéis, por eso el título del post.

Y tú, ¿has estado en Valencia? ¿Qué me recomiendas para futuras visitas? ¡Cuéntame! 

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Luarca, cuna del Nobel Severo Ochoa

05 febrero 2018

¡Hola viajeros! Hace ya unos meses que no os hablo de Asturias, y aún tengo pendientes algunos post. Hoy nos vamos a Luarca, la tierra que vio nacer a Severo Ochoa, un cienfítico asturiano que recibió el premio Nobel de Medicina en 1959.


Luarca es un pueblo costero que destaca por tener un tono blanco en sus casas y también, al menos el día que yo fui, en su ambiente. El cielo estaba bastante cubierto, acentuando esta característica de una villa que, paradójicamente, está en la Costa Verde.


Comenzamos la visita por la Capilla-Santuario de la Marinera Virgen de la Blanca y Nuestro Padre el Buen Jesús Nazareno, conocida –por abreviar, supongo- como Capilla de la Blanca o de la Atalaya. Su situación es absolutamente privilegiada, al igual que la de su cementerio, con unas vistas impresionantes al Mar Cantábrico. Alrededor del siglo XIV ya hay noticias de la existencia de este santuario, que se cree que hacía también de faro.


El Faro, cercano a la Capilla, se encuentra en la Atalaya, en la punta Focicón. Se construyó en 1890 en la misma zona que hubo un fuerte defensivo, cuya misión era proteger Luarca de los ataques de ingleses y franceses.

Una vez visitada la zona de la Atalaya, bajamos al pueblo en coche, pero también puedes hacerlo andando, ya que está como a un kilómetro. Una vez allí, podemos ver la Iglesia de Santa Eulalia, un templo de origen medieval construido en los mismos tonos blancos que muchos de los edificios.


Paseamos por el centro, y llegamos al Palacio de la Gamoneda, donde una exposición sobre Severo Ochoa nos recibe. Es gratuita, por lo que no dudamos en pasar a verla. En ella nos habla de su habitante más ilustre a través de fotografías, proyecciones y recreaciones de sus lugares y objetos de trabajo.


Otro de los planes que teníamos en mente era visitar el Aula del Mar o Centro del Calamar Gigante, pero lleva cerrado desde 2014 por los destrozos que causó el temporal, y no fue posible visitarlo (no sé cuándo estarás leyendo este post, pero si te interesa el Aula del Mar, consulta en la correspondiente oficina de turismo si el estado del museo ha cambiado o sigue cerrado)

Por último fuimos paseando hasta la Capilla de San Roque y San Martín, a la que hay que acceder subiendo un sendero y que merece la pena, no tanto por la Capilla en sí, sino por las vistas que desde allí te encuentras. He encontrado poquísima información sobre esta capilla, así que si tú sabes más, estaré encantada de leerte :)


En definitiva, Luarca es un pueblo de tradición marinera ideal para disfrutar de un día tranquilo conociendo un poco más Asturias. Nosotros pasamos allí la mañana y por la tarde fuimos a Cudillero, que está a unos 30 km.


Y tú, ¿conoces Luarca? ¿Qué me recomiendas por si vuelvo? ¡Cuéntame! Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Enero en imágenes

02 febrero 2018

¡Buenas tardes!

¡Cómo pasa el tiempo! 😯 Hace dos días estábamos dándole la bienvenida a enero y ahora... ¡Ya es febrero! Vamos a ver qué nos depara el segundo mes del año... Yo estoy constantemente pensando en hacer una escapada, pero con el horario de mierda que tengo es bastante complicado hacer una excursión aunque sea de un día. Así que de momento, nada de nada.

¿Tú qué tal? ¿Ya has hecho la primera escapada del año? ¡Cuéntame! Y si te ha gustado el post, te invito a seguirme en las redes sociales para no perderte ninguna novedad del blog: FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 

¡Un saludo, viajero!

 Campo de Daganzo (más fotos campestres aquí)

FITUR 2018 

Museo de Ciencias Naturales de Madrid 

Museo Sorolla. Podéis conocer más sobre él en este post

Parque Warner de Madrid. Podéis leer más sobre este parque en este post

ALOJAMIENTOS: Pensión los Claveles (Baena)

29 enero 2018

¡Hola viajeros! Hacía mucho que no os dejaba por aquí una reseña de un alojamiento. Hoy os hablo de la Pensión Los Claveles, en Baena, Córdoba. Con motivo de una boda, tuve que pasar una noche allí a finales de junio.



DÓNDE ESTÁ

La pensión se sitúa en el centro de Baena, en la calle Juan Valera 15, al lado de la Plaza de España. Nosotros fuimos en coche y no tuvimos problemas de aparcamiento, lo dejamos al lado de la pensión.

INSTALACIONES

El alojamiento dispone de unas 10 habitaciones. La nuestra se encontraba en el segundo piso, con vistas a la calle. Era pequeña y sobria, con una decoración un poco antigua, pero tampoco hacía falta más. Había aire acondicionado y Wi-Fi, y el baño estaba limpio. No tenía más que un poco de jabón para las manos y la ducha, nada de accesorios ni secador.

No pisé zona común del hotel más allá de la recepción, así que poco más puedo deciros. En la web pone que tienen patio andaluz y un salón.



PRECIOS 💶

La noche para dos personas me costó 40€, que siendo finales de junio y fin de semana creo que está bastante bien.

VALORACIÓN PERSONAL

La nota que pongo a este alojamiento es de 9/10. La pensión está bien en relación calidad-precio. El trato fue correcto, pero a la hora de reservar tuve que hacerlo por teléfono y, aunque pedí confirmación vía mail, no me la mandaron. Esto me tuvo en vilo un tiempo porque prácticamente no había sitio en ningún hotel de la ciudad y me daba miedo quedarme sin habitación y luego no poder reclamar. 

Por lo demás, eché en falta que tuvieran cocina aunque sea para hacer un desayuno, pero eso ya son minucias que me gustan a mí, jejeje. 

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 😃 si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Museo Sorolla: conociendo la casa del pintor

22 enero 2018

Cuando la gente viene a Madrid, la oigo decir que ha visitado el Museo del Prado, el Reina Sofía  o los Jardines del Retiro. ¡Pero nunca he oído a nadie hablarme de su visita al Museo Sorolla! Por eso quiero hablarte de él, para que sepas que también puede ser una buena opción museística si vienes a la capital.


Está situado en el Paseo del General Martínez Campos 37, a 10 minutos caminando desde la estación de Renfe y Metro de Nuevos Ministerios. Aunque la zona en sí no me parece bonita, puedes aprovechar para ver también el Museo de Ciencias Naturales, que pilla muy cerquita, o el estadio Santiago Bernabéu.

El museo abre todos los días menos el lunes, y para horarios y tarifas te recomiendo que consultes la web, ya que ahí verás la información actualizada. A mí la entrada no me costó nada porque me la regalaban con el seguro de coche, pero la general son 3€.


Cuando visitamos el Museo Sorolla no visitamos cualquier lugar: nos estamos adentrando en la morada del pintor valenciano, con predilección a plasmar su tierra llena de luminosidad en sus pinturas.

Comenzamos la visita, que será cómoda y fácil de entender aunque no tengas audioguía, ya que en cada estancia hay unas hojas que puedes coger (luego hay que devolverlas) donde van explicándote los cuadros y los objetos que hay en la habitación.


El jardín que precede a la casa es de estilo andaluz, una auténtica preciosidad. Del mismo estilo es el patio interior, que aportaba luz a varias estancias de la casa. En una de las galerías encontramos diversas piezas cerámicas, la mayoría de ellas de Talavera de la Reina.

Después del jardín y de la zona de la cerámica, pasamos a las primeras salas, tres grandes habitaciones que hacían de estudio a Sorolla. La Sala I era el taller y almacén de marcos y lienzos; la Sala II era el despacho; la Sala III era el estudio propiamente dicho. Esta última fue mi favorita, ya que era una delicia de mezcla de muebles de época, cuadros y utensilios de pintura que le daban un toque muy bohemio a la sala.


La segunda planta de la casa, donde estaban los dormitorios y las salas dedicadas a la vida familiar, acoge ahora las exposiciones temporales del museo. La que yo vi era una muestra fotográfica de la vida de Sorolla, pero en breve cambiará. Por último, podemos visitar el salón, el comedor y el antecomedor, muy contrastantes con el resto de la casa por tener pavimento de mármol y colores más claros.


El museo me sorprendió gratamente. No había estado nunca y creo que merece la pena, porque es una forma diferente de ver la obra de un artista, ya que estamos en su propia casa. Puedes imaginarte a Sorolla pintando en el estudio, justo ahí, a tu lado. Ver la mesa del comedor e imaginarlo comiendo junto a su esposa Clotilde, a la que idolatraba (es la protagonista de muchas de sus pinturas). Se hace más cálido ver los cuadros en ese ambiente que en las salas de un museo normal.



¿Tú has estado alguna vez? ¿Te gustan este tipo de museos? ¡Cuéntame! Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Los Corrales de Buelna, tierra de las Estelas Gigantes

15 enero 2018

Corrales de Buelna es un municipio de Cantabria famoso por celebrar a finales de agosto las Guerras Cántabras, una fiesta que recrea la batalla entre romanos y cántabros que tuvo lugar hace más de dos mil años. Además de esto, Corrales tiene su encanto, y merece la pena dedicarle un día –o una mañana- a conocerlo.


Empezaremos el recorrido en el Palacete de los Mazarrasa, hoy Casa Consistorial de la localidad, donde se puede coger información turística para organizar nuestra visita. Después podemos ver las réplicas de las Estelas Gigantes de Barros y Lombera, cuyos originales se encuentran en el Museo de Prehistoria de Santander y en el Parque de las Estelas, que por lo visto abre en contadísimas ocasiones. Este parque se encuentra en la localidad de Barros, que forma parte del municipio de Corrales de Buelna.


Corrales alberga varias casonas y palacetes que son un ejemplo de la arquitectura civil que ha ido desarrollándose en la zona a lo largo de los siglos: el Palacio de los Condes de Mansilla (siglo XVII), la Casona de José María Quijano (siglo XVIII-XIX) o la Casa Pilatti (siglo XX) son algunas de estas muestras arquitectónicas.


En cuanto a arquitectura religiosa, tenemos que destacar el Santuario de Nuestra Señora de Las Caldas de Besaya, situado en la localidad del mismo nombre, a escasos 8 kilómetros de Corrales. El monasterio, construido a principios del siglo XVII, destaca entre otras cosas por un conjunto de retablos barrocos.


La Iglesia parroquial de San Vicente Mártir pude visitarla con guía de forma gratuita gracias a las visitas culturales que organizaba el Ayuntamiento en verano. Es un edificio muy interesante, construido a principios del siglo XX. Tiene un edificio adosado que era un asilo de ancianos pero que ya no cumple la normativa, por lo que se usa para otros fines. Allí conocimos a Paco, un señor de 92 años que se encargaba del mantenimiento. ¡Menudo campeón!


A grandes rasgos, esto es lo más significativo de Corrales de Buelna. ¿Qué te parece? ¿Has estado alguna vez? ¿Qué me recomiendas que vea si vuelvo por allí?

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 😃 si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Un día de invierno en el Parque Warner de Madrid

08 enero 2018

¡Saludos, viajeros!

La semana pasada, aprovechando un día libre que teníamos, nos escapamos al Parque Warner de Madrid. Tenía curiosidad por ver cómo estaría decorado para la Navidad, y también por visitar un parque temático fuera de la temporada veraniega. Os adelanto ya que la experiencia fue mucho mejor de lo que pensaba 😃


Lo primero que debes saber es que el precio de la entrada ronda los 40€, pero que es muy fácil conseguir algún descuento. Y si no, en la página web te sale por unos 25’9€, es decir, casi la mitad. Lo malo es que el desembolso de dinero no acaba aquí…


Para llegar al parque puedes hacerlo en transporte público (hay varias opciones para elegir, en la web de la Warner vienen bien explicadas) o en coche. Si eliges esta última, el parking para dejar tu vehículo cuesta 10€, 12 si quieres dejarlo a la sombra. Tienes la posibilidad de pagarlo on-line, ahorrando así 2€. Ya hemos gastado 33’9€ -tirando por lo bajo- y no hemos pasado al parque.


¡Llega la hora de la diversión! Ya hemos pasado al parque, ¡vamos a montarnos en todo! Si tienes suerte y ese día no hay demasiada gente, te montarás en todo sin dificultad varias veces. Yo he ido dos veces –una ahora, otra hace dos veranos-, y la media está en unos 30-40 minutos lo máximo que he esperado. Aún así, si te apetece pagar unos 30€ más, puedes comprarte el llamado “Pase Correcaminos”, que te ahorra el tiempo de espera de los demás mortales.


La decoración de la Warner, sea o no Navidad, me encanta. La tematización está muy conseguida, y al añadirle el toque navideño estaba absolutamente preciosa💗¡Hasta nevaba en algunas zonas! En general el aspecto del parque es bueno, pero el otro día pasé a los baños a las 11:30 –nada más abrir- y estaban sucios como si ya hubieran pasado 1.000 visitantes un poco guarros por allí. Me resultó bastante chocante…

En cuanto a las atracciones, creo que hay tres que destacan por encima de todas: las montañas rusas Superman, Stunt Fall y Batman (mis favoritas, en ese orden). En la atracción de Superman la primera caída es de 55 metros, lo que hace que el resto de caídas sean como si nada. ¡Es una pasada! El Stunt Fall podría ser la primera de mi ránking, pero tiene un efecto boomerang que no me gusta nada… Y en Batman puedes elegir montarte con visor de realidad virtual (ojo, la fila es diferente si vas a montarte con o sin visor). Yo elegí sin visor, porque eso de no saber cuándo ni cómo voy a caer no me gusta.


La cuarta montaña rusa, el Coaster-Express, no me gustó nada. Esta vez estaba cerrada y no abrió en todo el día, pero igualmente no me hubiera montado. Da muchos traqueteos y lo único que sentía eran los golpes en el vagón 😓 Por cierto: no dejéis de montaros en la montaña rusa Correcaminos, que aunque es una atracción familiar es súper divertida. Las de agua, en las que obviamente no montamos porque no abren en invierno, están muy bien. De hecho, es por lo único que te recomiendo ir en verano. Las demás atracciones son normalitas.

A la hora de comer hay gran variedad de restaurantes. De nuevo, la opción más económica es la de comprar un bono de menú por internet, porque te ahorras casi 1’5€. También puedes llevarte algún bocadillo (no sé si es “legal” pero yo las dos veces que he ido lo he hecho, no me revisaron la mochila) y comprar la bebida allí, o al revés. Yo me pedí un plato de pasta en el Restaurante “El Rancho” (6’9€) y me tomé la bebida que llevaba de casa.


Después de comer apetecen atracciones tranquilitas, por lo que una de cine 3D (que si no te gusta la peli te echas la siesta) o una de disparar monstruos en Scooby-Doo es lo mejor. No te recomiendo el Hotel Embrujado, porque tiene un balanceo que probablemente te haga complicado retener la comida en el estómago.


A lo largo del día hay diferentes espectáculos, generalmente, orientados a los peques. Los mejores son el de Gotham y el de Loca academia de policía, hechos por especialistas que saltan de tejados y hacen piruetas en motos. Para estos dos, te recomiendo que estés al menos media horita antes para coger sitio.


Hasta aquí mi reseña sobre la visita a la Warner. Nos hizo un día buenísimo para ser invierno, por lo que pasear por el parque o hacer cola en las atracciones se hizo más llevadero que en la temporada estival. Las atracciones siguen gustándome más las del Parque de Atracciones de Madrid, pero la decoración de la Warner es mucho mejor. 

¿Merece la pena la visita? Sí, aunque como veis no es nada barato. Recapitulamos, simulando que hemos comprado todo por internet con descuento y que no nos hemos hecho una foto con Piolín, ni comprado la que te hacen en las atracciones ni gastado un euro en las tiendas de souvenirs:

Entrada: 25’9€
Parking al sol: 8€
Menú: 14’45€
TOTAL: 48’35€


Y tú, ¿qué opinas del Parque Warner? ¿Has estado? ¿Quieres ir? ¿Mejor en verano o en invierno? ¡Cuéntame! 

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 😃 si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓