Atardecer de fuego en el Faro Cabo Mayor (Santander)

18 septiembre 2017

Los atardeceres siempre son bonitos, estés donde estés. Pero hay algunos que se quedan más grabados en tu memoria por algo, como fue el caso de esta puesta de sol que vimos en el Faro Cabo Mayor, en Santander.


Este imponente faro, de más de 30 metros de altura, lleva presidiendo la Bahía de Santander desde 1839. El paisaje que lo rodea es precioso, lleno de playas y acantilados que llegan a sobresalir 50 metros del nivel del mar.


Ver atardecer desde aquí fue una experiencia muy bonita, máxime porque pillamos uno de esos días en los que el cielo empieza a ponerse anaranjado y parece que está ardiendo. En las fotos no se aprecia bien, pero era impresionante.


La luz que emite el faro se puede ver en noche cerrada hasta a 21 millas de distancia (unos 33 kilómetros). Hoy ya no viven fareros en su interior, pero sigue ayudando a las embarcaciones con su luz. Además, el interior del faro está habilitado para acoger exposiciones.



Pasear por esta zona puede ser un estupendo plan. Puedes pasear hasta el faro, disfrutar de las vistas, sentarte a leer en el césped… Un sinfín de cosas que hacer en este espacio tan bonito. Y tú, ¿conoces este sitio? ¿Te gusta? ¡Cuéntame!

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Ruta del Peñón de Ifach: subiendo al Mirador de Carabiners

11 septiembre 2017

En mi última visita a Calpe, además de tomar el sol y bañarme en una de sus estupendas playas, pude hacer la ruta que sube hasta casi la cima del Peñón de Ifach. Comenzamos el ascenso un poco tarde y por eso decidimos quedarnos en el Mirador de Carabiners, unos 200 metros más bajo que la cima.


Hicimos la ruta a última hora de la tarde por dos razones: una, para huir del calor y el sol abrasante que había antes; dos, porque ver atardecer desde el Peñón tenía que ser impresionante. Lo malo es que se nos fue un poco la hora y no pudimos llegar a la cima, porque se nos hacía de noche y no llevábamos linterna.


Comenzamos el ascenso sobre las 19:30h. La ruta no es difícil, pero requiere llevar calzado deportivo o de montaña. Bajo ningún concepto debes hacerlo con chanclas o calzado de playa o paseo, ya que te expones a tener un accidente. A los pocos minutos de subir, las vistas que nos dejaba la ruta ya eran impresionantes.


El primer tramo es el sencillo, e incluye un centro de interpretación del ecosistema del Peñón y algunos miradores. Distinguirás cuándo acaba porque está separado del tramo más complicado por un pequeño túnel. A partir de ahí, el camino se vuelve más incómodo.


El túnel, de unos 30 metros de recorrido, está acondicionado con unas cuerdas para evitar resbalones, ya que la roca a partir de ese tramo está muy desgastada y desliza (por eso es importantísimo el calzado).



Después del túnel, la senda se estrecha y se vuelve más escarpada y empinada. Para ayudarte, los tramos más complicados tienen cuerdas, al igual que el interior del túnel. A pesar de todo esto, no es un camino muy complicado, y la señalización es estupenda, sin riesgo de que los que tenemos la orientación allá donde amargan los pepinos nos perdamos.


La chica de la oficina de turismo nos dijo que la ruta completa duraba alrededor de 2h30 (subida y bajada), por lo que, al llegar a la bifurcación que indicaba el Mirador de Carabiners y la cima del Peñón, nos decantamos por ir hasta el primero, que era menos tiempo y así no se nos haría de noche en la cima.


No sé cómo serán las vistas desde la cima (espero descubrirlo más pronto que tarde), pero las que había desde este mirador eran absolutamente impresionantes, y más con la puesta de sol tan bonita que nos recibió ese día. Después de respirar unos minutos el aire puro del Peñón de Ifach, iniciamos la bajada, contemplando cómo se iba iluminando la ciudad de Calpe poco a poco.


Otra cosa que hice en la ruta y que no debería haber tenido que hacer, fue recoger un par de botellas ajenas que me encontré por el camino. La gente es muy cerda y me dio mucho asco cogerlas (una llevaba de regalo un agua pútrida con una colilla dentro), pero no las podía dejar ahí, con las consecuencias que eso tiene para el ecosistema. Por favor, un poco de conciencia medioambiental.


Por lo demás, una ruta que me encantó y que espero poder hacer algún año subiendo hasta la cima. No es complicada, y las vistas son impresionantes. ¡Por algo el Peñón de Ifach es el símbolo de la Costa Blanca!

¿Tú la has hecho? ¿Te ha gustado? ¿Has estado en la cima? ¡Cuéntame! Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Agosto en imágenes

04 septiembre 2017

¡Buenos días amigos!

Ya es septiembre, ese mes que para mí significa más cambio que el año nuevo. Aquí es cuando yo me hago mis nuevos propósitos y comienza la nueva vida. Empieza el curso escolar, y aunque oficialmente ya no estoy estudiando (aún no me lo creo), cuando trabajas en la enseñanza tu vida empieza en septiembre.

Después de esta chapa que os he soltado, os dejo unas cuantas imágenes del mes de agosto, donde he tenido la suerte de poder seguir conociendo Cantabria, además de viajar a Valencia y descubrir unas pinceladas de Bilbao.

Y tú, ¿qué propósitos tienes después del verano? Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales 😊











En orden, los lugares de las fotos son...

  • Peñón de Ifach (Calpe)
  • Desert City (Madrid)
  • Mirador de Peña Cabarga (Cantabria)
  • Monasterio de Santa María de la Valdigna (Simat de la Valdigna)
  • Guggenheim (Bilbao)
  • Potes (Cantabria)
  • Valencia
  • Parque Europa (Madrid)

Guerras cántabras: cuando una batalla se convierte en fiesta

28 agosto 2017

A finales de agosto y/o principios de septiembre, la localidad de Los Corrales de Buelna viaja dos mil años atrás en la historia para acercarnos hasta las Guerras Cántabras. Lo que antaño fue una sangrienta lucha de romanos contra cántabros, hoy se ha convertido en una fiesta de Interés Turístico Nacional.




Durante el tiempo que dura este festejo, se instala un campamento donde conviven las tribus de Cantabria y las legiones romanas. Un mercado de época, decorados de lo más realistas y cientos de personas ataviadas para la ocasión hacen que el viaje en el tiempo sea total. Cerca de mil cuatrocientas personas participan directa o indirectamente en la organización de los festejos.




El programa cultural es de lo más variado: cuentacuentos, talleres, concursos de cocina o conciertos son algunas de las propuestas de las Guerras Cántabras. 





Aunque, sin duda, el plato fuerte es la representación de diferentes escenas de la batalla en el Circo Máximo, donde puedes acomodarte en el graderío a ver combates, la marcha de Augusto a Tarraco o cómo los esclavos cántabros escapan de sus captores romanos, entre otras cosas. Las representaciones son muy fidedignas, ya que no dejan al azar nada: ni diálogos, ni vestimentas, ni la interpretación.




Los espectáculos son una maravilla, pero también se puede disfrutar dando un paseo por el campamento. Además, en algunas tiendas romanas o castros cántabros podías pasar a hacerte simpáticas fotos como esta que me hice yo cuando me captó Baco en su bando 😄



¿Quieres saber cuánto cuesta entrar a este macro-festival de temática cántabro-romana? ¡NADA! Es completamente gratuito. Me parece increíble teniendo en cuenta lo currado que está todo, así que voy a aprovechar el post para felicitar a la Asociación Guerras Cántabras (AGUECAN) por el magnífico trabajo que realizan desde 2001.


Y tú, ¿conoces esta fiesta? ¿Conoces otras de este estilo? ¡Cuéntame! Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Batalla de Flores de Laredo: la lucha más bonita de Cantabria

21 agosto 2017

Una de las fiestas más populares y floridas de Cantabria lleva realizándose más de 100 años. Se celebra el último viernes del mes de agosto y tiene origen aristocrático. ¿Te vienes a conocerla más de cerca?



Hace ya más de un siglo se celebraba en Laredo el primer desfile de la Batalla de Flores. Era 1908, y un grupo de burgueses, animados por Arsenio Lazbal González –entonces secretario del Ayuntamiento- se decidieron a organizar un desfile de temática floral para despedir el verano.



Gracias al enorme éxito que tuvo, la fiesta se ha celebrado de forma prácticamente ininterrumpida hasta nuestros días, a excepción de los años que duró la Guerra Civil. Después de aquel parón, la batalla –declarada Fiesta de Interés Turístico en 1965- ha ido in crescendo, participando carrozas más grandes y haciendo el recorrido más largo.



Me ha llamado especialmente la atención que la fiesta, celebrada originalmente en domingo, se pasó al viernes para frenar el exceso de espectadores que acudían en día festivo. Curioso, ¿verdad?



El año pasado tuve la suerte de poder ver la Batalla de Flores por primera vez, por lo que voy a contaros un poco lo que me encontré. Lo primero es que tienes que estar bastante antes para coger sitio, porque aquello se llena y si te quedas muy atrás no podrás apreciar bien los detalles de las carrozas.



El desfile comienza en la Alameda Miramar a las 17:30 horas, aunque desde las 16:45 ya había charangas y mariachis amenizando la espera. Sobre las 17:10 explicaron cómo se iba a desarrollar la fiesta, y a las 17:30, de forma puntual, comenzó la cabalgata.



Unas 100.000 flores por carroza, puestas una a una horas antes de la batalla, pasaron ante nuestros ojos en un maravilloso espectáculo lleno de color y música. Una cosa muy buena es que hacen tres veces el recorrido, dos para ser valoradas y la tercera ya con los premios, así que si no pudiste verlas bien en la primera vuelta, seguramente puedas hacerlo en la segunda o la tercera, ya que mucha gente se va una vez finalizada la primera ronda.



Si no puedes ver el desfile…

No te preocupes. Si por lo que sea el último viernes de agosto no puedes ir a Laredo, no significa que te tengas que quedar sin ver las carrozas. Tienes dos alternativas:
  • La noche anterior ya se puede ver cómo los carrocistas colocan las flores. Tal vez no las veas acabadas, pero tiene que ser impresionante ver cómo van creándose flor a flor.
  • Después del desfile, las carrozas se quedan expuestas todo el fin de semana en una de las calles del circuito para que puedas contemplarlas.


Como ves, en Laredo tienen todo pensado para disfrutar de esta batalla donde se lucha sin violencia, solo compitiendo por ver qué carroza es la más bonita del lugar. ¿Qué te ha parecido esta fiesta? ¿La conocías? ¡Cuéntame! 

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

(Fotos del 2016)

Gala Floral de Torrelavega: un broche de color en las Fiestas de la Virgen Grande

15 agosto 2017

Las fiestas patronales de Torrelavega (Cantabria) son alrededor del 15 de agosto, y como colofón final realizan un colorido desfile: la Gala Floral. Este acontecimiento viene realizándose desde 1956, y está declarado de Interés Turístico Nacional.





Las carrozas salen sobre las 18 horas de la Avenida España (confirmad esto con el programa de fiestas) y van acompañadas de música de banda, agrupaciones tradicionales, batucadas… ¡De todo un poco!



Nosotros cogimos sitio por el final del recorrido, que no había mucha gente y nos podíamos sentar en el bordillo de la acera hasta que pasara por allí el desfile. También hay gradas, pero supongo que tiene que ser bastante complicado coger sitio ahí.
  • Consejo: llévate agua y algo de picoteo para hacer más amena la espera.



El desfile es muy bonito, aunque, a diferencia de la Batalla de Flores de Laredo, aquí las carrozas no están hechas enteramente de flores. De hecho, y que los aludidos me perdonen y me corrijan –educadamente- si es necesario, no vi las flores. Supongo que usarían otros materiales y que habría alguna flor de adorno, pero no están construidas del todo con flores. Este año volveré a comprobarlo y cambiaré mi información si hace falta 😀



Entre carroza y carroza va alguna agrupación musical, lo que hace que el pasacalles sea muy ameno. Y por si te perdiste algo, los participantes dan más de una vuelta al recorrido: la primera, para exhibirse; la segunda (no sé si dan más) ya con los premios entregados.

¿Qué te ha parecido esta fiesta? ¿La conoces? ¿Irás a verla? ¡Cuéntame! e recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Cómo conocer Europa gratis: vista al Parque Europa de Torrejón

10 agosto 2017

El Parque Europa es un gran espacio verde de la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz. Ideal para pasear, ver monumentos europeos a pequeña escala y disfrutar de actividades variadas, la entrada al recinto es gratuita.



Pero como muchas cosas, esta gratuidad es un poco tramposa. Si vas en fin de semana o festivo, sea la hora que sea, el parque está rodeado de zonas de estacionamiento regulado, por lo que para aparcar tendrás que pagar… A no ser que encuentres algún hueco por la zona de la calle Álamo o algo más retirado del parque, en cuyo caso no te costará dinero aparcar. Entre semana no está activada la zona azul (consultadlo en los carteles de los parquímetros por si acaso).



Una vez aparcado el coche -también puedes ir en transporte público- es hora de empezar a disfrutar del paseo. Empezaremos por lo más cercano. Si no conoces la emblemática Puerta de Alcalá o la Puerta del Sol de Madrid, puedes hacerlo aquí, en el Parque Europa.



También podemos visitar a nuestros vecinos portugueses y ver la Torre de Belem, a los franceses con su Torre Eiffel -un poco esmirriadita al lado de la original-, la Fontana di Trevi y más que puedes consultar en la web del parque, que tampoco te quiero aburrir con la lista de monumentos. 



En general, están bastante bien recreados, y da gusto verlos, aunque dependiendo cuándo vayas es posible que no te puedas ni acercar de la gente que hay. El Teatro Griego suele acoger actuaciones de música y baile (yo he tocado con una banda ahí en alguna ocasión), y también puedes ver desde ahí el espectáculo de la Fuente Cibernética que hacen los viernes y sábados de las noches de verano.

  • Consejo: échate bien de repelente de mosquitos, porque sino saldrás de ahí con unas picaduras como tomates de grandes.



Si lo tuyo no es pasear sin más, puedes hacer otras actividades. Hay paseos en barca, multiaventura, tiro con arco… Eso sí, esas actividades hay que pagarlas jejeje. También vienen los precios en la web, así que puedes llevar bien organizada tu visita.



Yo he ido varias veces al Parque Europa, y la verdad es que me gusta un montón. La mejor visita que hice fue, sin duda, la última, un día de verano a las 9 de la mañana recién abierto el parque. Como solo iba a pasear y a hacer fotos, fue maravilloso, no había casi nadie por allí.


Y tú, ¿has estado aquí alguna vez? ¿Qué te parece el lugar? ¡Cuéntame! Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓