Qué hacer en Navidad en Alcalá de Henares (sin gastarte ni un euro)

12 diciembre 2017

¡Hola viajeros!

¿Qué tal ha ido el puente de diciembre? Yo he tenido que trabajar, así que no he podido hacer una escapada. Eso sí, he aprovechado para echar un primer vistazo a las decoraciones navideñas de Alcalá de Henares y Torrejón de Ardoz 🎄



En este post os hablaré de Alcalá –una ciudad que me encanta-, cuya oferta de planes en Navidad es muy variada. Hoy os propongo cinco, de los cuales me falta uno por hacer porque no me llama nada la atención.

1. Visitar la Plaza Cervantes de día
Un clásico para cualquiera –turista o no- es pasear por la Plaza Cervantes. Hasta el 7 de enero estará engalanada con un árbol gigante de Navidad, un Belén, un carrusel, una noria, puestos varios… El emplazamiento de la decoración ya es bonito por sí mismo, así que con los adornitos queda preciosa.


2. Visitar la Plaza Cervantes de noche
Todo lo que os he contado antes pasa a tener un color especial por la noche, cuando encienden las luces. Sin embargo, aún con eso, me quedo con la visita diurna, me pareció más bonita.


3. Visitar el Belén Monumental
Hasta el 7 de enero puedes disfrutar de una macro exposición de belenes gracias a la Asociación Complutense de Belenistas. Los hay de todos los colores, tamaños y formas –desde los más tradicionales pasando por un belén de ganchillo, en miniatura, gigante, de papiroflexia….- y todos son preciosos. Seas o no creyente, no debes perderte esta exposición. Además, ¡es totalmente gratis!



4. Visitar la exposición de Star Wars
Vale, este no es el plan más navideño del mundo. ¡Pero mola mucho! Y como todos los que te estoy proponiendo, es gratuito. La exposición se encuentra en el Antiguo Hospital de Santa María la Rica (cerca de la Catedral) y alberga la colección del coleccionista Salvador Vázquez. Son dos plantas dedicadas a mostrar todo tipo de cosas: desde figuras tamaño real, pasando por cuadros, réplicas de trajes o enseres cotidianos –como una tostadora o unas deportivas- todos de la conocida saga cinematográfica. También hay una sala dedicada a juguetes antiguos que nada tiene que ver con Star Wars.




5. Visitar el Recinto Ferial
Este año el gran reclamo turístico de Alcalá es el Recinto Ferial, donde se ha instalado una carpa de más de 5.000 m² con diversas atracciones en su interior. Este es el único plan que aún no he hecho, ya que está un poco alejado del centro y la gente que conozco que ha ido no me ha hablado muy bien de la zona. Por lo que he entendido, es una feria cualquiera con un toque navideño. La entrada al recinto es gratuita.

------------------------

Creo que estas son las 5 cosas más destacadas que hacer en Alcalá de aquí a final de Navidad. El resto me ha decepcionado un poco, ya que me asomé a la Plaza del Rectorado y a la de los Santos Niños y está muy desangelada… Si yo tuviera que promocionar Alcalá, pensando en igualarla a grandes mercadillos europeos, apostaría más por una decoración más fuerte y más puestos por el centro, en lugar de diversificar entre casco histórico y recinto ferial, aunque fuera menos tiempo (entiendo que no pueden llenar Alcalá un mes de puestecitos).




¿Tú qué opinas? ¿Has visitado Alcalá decorada de Navidad? ¡Cuéntame! Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 😃 si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Restaurante Casa Güela (Potes)

05 diciembre 2017

¡Hola viajeros!

Hoy nos toca post sobre dónde comer. El sitio que os recomiendo si estáis por Potes es el Restaurante Casa Güela, en la Calle de la Independencia 1, donde por 13€ encontramos un menú un domingo de agosto.



Me pareció una ganga, porque el restaurante está céntrico, tiene bonitas vistas y además, la comida estaba muy rica. El menú era variado, aunque nosotros nos decantamos casi todos por lo mismo, un cocido montañés y el pescado a la plancha (ahora no recuerdo qué tipo de pescado…), y uno por la ensalada y las chuletitas –no fui yo, tengo alergia a los frutos secos-.



Lo único que no me gustó del sitio es que no se podía cambiar el postre por el café, que yo soy muy de hacer eso (por las alergias casi nunca puedo tomar postres). Por lo demás, es un restaurante al que volvería si visito Potes de nuevo.



Y tú, ¿has comido alguna vez en este restaurante? Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Noviembre en imágenes

02 diciembre 2017

¡Hola viajeros!

Ya acaba el año... Entramos en el último mes y en esta sección volvemos la vista atrás para ver cómo ha sido noviembre. En resumen, para mí, ha sido un mes de no parar de currar y de ensayar (lo que a veces es lo mismo). Muy agobiada, sin tiempo para mí.

Pero aún así, ha habido algún día que he conseguido sacar un ratito para dar un paseo y despejarme, y aquí van algunas fotos de esos momentos de esparcimiento 😊

Espero que disfrutéis del último mes de 2017 y que nos sigamos leyendo un añito más. Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya. ¡Hasta pronto!









Qué ver en Avilés

22 noviembre 2017

Una ciudad costera bien situada, con aeropuerto cerca, playa e impresionantes paisajes para todos los gustos. Así es Avilés. Aunque fue en 2015 cuando visité Asturias, es ahora cuando me aventuro a escribir sobre ella.



He de decir que no pude disfrutar de Avilés como se merecía, puesto que el día que la visité estaba en fiestas, con el Mercado Modernista ocupando gran parte de las calles e impidiendo que las contemplara en condiciones.



Aún así, rescatando algunas fotos y recuerdos, he conseguido hacer un recopilatorio de siete lugares que no debes perderte. ¡Allá vamos!

Iglesia de San Antonio o de los Padres Franciscanos
En este conjunto religioso  conviven varios estilos arquitectónicos –barroco, gótico, románico- y su nave central, del periodo románico, es el edificio más antiguo que se conserva en Avilés.


Iglesia de Santo Tomás de Canterbury
Construida a principios del siglo XX, esta iglesia se levantó con la intención de sustituir a la Iglesia Vieja de Sabugo. Por esto, también es conocida como Iglesia Nueva de Sabugo.


Fuente de los caños de San Francisco
Situada al lado de la Iglesia de San Nicolás de Bari (de la que no tengo foto) es uno de los símbolos más emblemáticos de Avilés. Es un monumento del siglo XVII que adquirió fama ya no por las cabezas que lo conforman, sino por los escudos que hay encima de ellas.


Casco histórico
Como comentaba al principio del post, no pude apreciar bien sus calles por “culpa” del mercado. Aún así, la mezcla de estilos arquitectónicos que asomaba de entre los puestos –desde medieval hasta modernista- hacía del paseo algo único. Como curiosidad, el Ayuntamiento fue el primer edificio noble que se construyó fuera del recinto amurallado.


Palacio de Camposagrado
Un edificio barroco que perteneció al Marqués de Camposagrado. Actualmente es la sede de diseño de la Escuela Superior de Arte del Principado de Asturias.


Centro Niemeyer
El arquitecto brasileño Oscar Niemeyer construyó este complejo de edificios dedicados a diversas manifestaciones culturales. Está situado fuera del casco histórico, y aporta un toque moderno a la ciudad. No llegué a pasar dentro, pero merece la pena, al menos, dar un paseo por la plaza que une los cuatro edificios que componen el centro.


Parque del Muelle
Declarado como Jardín Histórico, puedes dar un agradable paseo entre árboles y flores, contemplando unos cañones que forman parte del Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias. Estas piezas de artillería son del siglo XVIII y, según algunos estudios realizados, pueden ser de la batería de artillería que había en el Castillo de San Juan de Nieva.



Hasta aquí mis recomendaciones. Sé que me he dejado algunas cosas, así que estoy abierta a consejos para futuras visitas 😊 Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya. 

Y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Visita a Julióbriga, yacimiento romano en Cantabria

13 noviembre 2017

Tras las Guerras Cántabras, los romanos hacen una reorganización territorial de la zona, dando lugar así a ciudades como Iulióbriga. Situado cerca de Retortillo encontramos hoy los restos de esta urbe, que en sus tiempos alcanzaba hasta Santander por el norte y hasta Valdeolea por el sur.


Por solo 3€ podemos hacer una visita guiada a una recreación de la Casa de los Morillos, una domus del siglo I d. C. En la planta baja podremos ver diferentes estancias de la casa, y en la planta de arriba, una exposición sobre las Guerras Cántabras y el yacimiento. Pilar fue nuestra guía cuando la visitamos este verano, y nos hizo una visita la mar de entretenida, ¡gracias!


Las tres cosas que más me llamaron la atención fueron: 1) que los romanos ya tenían un sistema para poner calefacción por el suelo 2) también tenían su propio sistema de “campana extractora” 3) que el baño estaba en la cocina.


La razón por la que la letrina estaba en un sitio tan poco apetecible como la cocina era que así podían aprovechar el sistema de entrada y salida de aguas, y no tenían que hacerlo en diferentes partes de la casa. ¡Mira que eran listos estos romanos!

Además de las diferentes estancias de la casa, está recreado el atrium –patio central- y el lararium, un pequeño templo que se utilizaba para honrar a las divinidades del hogar.


La visita continúa –ya de forma autónoma- en el exterior. La iglesia románica dedicada a Santa María fue levantada en el siglo XII y puede visitarse por fuera, subiendo hasta el campanario. Esta iglesia está situada en lo que era el foro, cuyas ruinas fueron usadas como cementerio a partir del siglo VI.


El entorno privilegiado en el que se encuentra Julióbriga nos permite contemplar el Valle de Campoo y el Pico Tres Mares. La situación de la villa hizo que fuera un centro civil estratégico donde controlar la comunicación entre Santander y la Meseta.


¿Qué más veremos en el yacimiento? Las calles principales, la Llanuca (un sector donde estaban las primeras edificaciones privadas), los restos de la verdadera Casa de los Morillos y de los Mosaicos y diferentes ruinas pertenecientes a la antigua Julióbriga.


El siglo III fue el último que vio a la ciudad en todo su esplendor, ya que, a partir de entonces, comenzó una paulatina despoblación. Aunque se han encontrado restos de incendios, parece ser que la ciudad se despobló sin violencia, por emigración de sus habitantes a otras zonas.


Si eres de Cantabria creo que es un sitio que debes visitar más pronto que tarde. Y si eres de fuera pero vas a pasar unos días por allí, merece la pena dedicarle una mañana.

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Un paseo otoñal por la Quinta de los Molinos

06 noviembre 2017


Fíjate que la primavera es de mil colores. Acuérdate del dicho ese de que “la primavera, la sangre altera”. Pero a mí, casi me altera más el otoño con sus amarillos, marrones y rojizos. Con sus hojas caídas. ¡Me encanta el otoño! Y para disfrutarlo, he visitado la Quinta de los Molinos, catalogado como Parque Histórico en 1997.



Es facilísimo llegar, y la entrada es gratuita. Desde el centro de Madrid se tarda unos 20 minutos en metro (parada Suanzes), que te deja en la puerta de uno de los cinco accesos al parque. Una vez dentro, tienes 25 hectáreas de terreno por recorrer.



Los orígenes de esta grandiosa finca los encontramos en los años 20, cuando el ingeniero y  arquitecto César Cort adquirió la parcela cercana al palacete, que hoy podemos contemplar solo desde fuera. El señor Cort –que también fue concejal en el Ayuntamiento de Madrid- siguió ampliando el parque hasta su muerte en 1978.


Lo más famoso de la Quinta de los Molinos son sus almendros, que en primavera se llenan de flores y le dan un toque romántico al parque que atrae a mucha gente. Sin embargo, ya te adelanto que ahora los pobres almendros están muy deslucidos… La buena noticia es que tienes muchos más rincones que visitar que están igual o más bonitos que en la estación floral.


Piérdete por sus caminos, aspira el olor a naturaleza y llega hasta el lago, otro de los puntos fuertes del lugar. Muy cerca encontramos los molinos que dan nombre al parque, que nada tienen que ver con los que yo tenía en la cabeza, que eran algo así como los molinos manchegos contra los que luchaba Don Quijote. Estos molinos son dos moles metálicas traídas desde Estados Unidos que, en su tiempo, sirvieron para extraer el agua subterránea y regar el parque.



En definitiva, si quieres conocer un rincón diferente de Madrid, creo que este es una buena alternativa. Bueno, bonito y gratuito 😉

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Octubre en imágenes

02 noviembre 2017

¡Buenos días! 

Ya ha empezado el mes de noviembre. Hemos cambiado la hora, celebrado Halloween y los supermercados ya están llenos de turrón de cara a las "incipientes" navidades. ¡Ya casi acaba el año! Estoy preocupada porque es el penúltimo mes de 2017 y aún tenemos temperaturas medio primaverales, y la lluvia casi ni olerla... Esperemos que esto cambie pronto.

Y para celebrar la llegada de noviembre, te dejo una selección de las fotos de octubre que más me han gustado. ¡Que tengas un estupendo mes! 

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya. ¡Nos leemos!