Índice de viaje a Cantabria (2016)

26 junio 2017

Hace poco, mientras hacía revisión de post y orden del blog, me di cuenta de que no había publicado el índice del viaje a Cantabria del 2016, ¡qué despistada! Te pido disculpas y como dice el refrán, más vale tarde que nunca 😇
 
Para que puedas organizarte si estás por allí, te pongo los itinerarios que hice yo en mi último viaje. Algunos post ya están publicados y otros están por publicar; en cualquier caso, si tienes alguna duda puedes dejar un comentario o escribirme un mensaje al correo o a las redes sociales.
 
Si vas a visitar Cantabria, también te puede interesar el índice viajero de 2013.
 
 
 
  • Día 1: Salida de Madrid. Suances.
  • Día 3: playas de Cantabria (ya haré un post explicando en cuáles estuve)
  • Día 4: Dunas de Liencres.
  • Día 5: Cabezón de la Sal.
  • Día 7: Cartes / Corrales de Buelna / Bárcena de Pie de Concha.
  • Día 8: Gala floral de Torrelavega.
  • Día 9: Mirador Peña Cabarga / Heras
  • Día 10: Fontibre (naciemiento del Ebro) / Castillo de Argüeso / Poblado cántabro
  • Día 11: Valles Pasiegos (Santiurde de Toranzo / Santuario de Nuestra Sra. de Valvaluz)
  • Día 12: Bárcena Mayor. Vega de Pas.
  • Día 13: Faro de Santoña / Batalla de Flores de Laredo
  • Día 14: Guerras Cántabras en Corrales de Buelna
Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓ ¡Hasta la próxima, viajeros!

Cudillero desde arriba, desde abajo y desde dentro

19 junio 2017

Si hay un pueblo distinguido por su color, ese es Cudillero, en Asturias. Sus pintorescas casitas parecen brotar directas de la montaña, y el encanto que despide le ha hecho ganarse el título de Conjunto Histórico Artístico. En este post vamos a conocer Cudillero desde tres puntos de vista: desde dentro, desde abajo y desde arriba, ¿me acompañas?
 

 
Desde dentro
Lo primero que llama la atención de esta villa marinera es la construcción de sus casas, todas de colores y construidas en lo que parece un gigante y natural anfiteatro. Otra cosa curiosa pero que no se ve es su lengua, el pixueto, un dialecto asturiano que va cayendo en desuso poco a poco pero que se utiliza en el pregón de L'Amuravela, una fiesta donde se narra en clave de humor -y en pixueto- lo ocurrido durante el año. Se celebra el 29 d junio.
 
 
 
Pasea, admira cada rincón, tómate algo en la Plaza de la Marina y, cuando la encuentres, pasa a la Iglesia Parroquial de San Pedro. En el interior de este templo del siglo XVI te encontrarás un estilo sobrio, con varias tallas barrocas, donde hasta las lámparas hacen un guiño al mar.
 

  
Desde arriba
Sube hasta lo más alto del pueblo y contempla la inmensidad del mar, los tejados de las casas y el faro de Cudillero, en pie desde 1858. Es un paseo muy agradable, y puedes hacerlo con tranquilidad, parándote a descansar en cualquier rincón si te fatigas de subir escalones.
 
Desde abajo
Cuando te hayas cansado de mirar el Cantábrico, baja hasta el puerto y prueba a tocarlo. Mete las manos, mete los pies. Métete entero si te atreves. Yo no me atreví, el agua estaba demasiado fría y el día no ayudaba con el cielo encapotado.
 

 
Hasta aquí mi visita por Cudillero. ¿Me recomiendas algo más por visitar? Si tienes pensado comer por allí, te dejo la reseña del restaurante donde yo lo hice: el restaurante "los Arcos".
 
Si te ha gustado este post, te invito a compartirlo para llegar a más gente que le pueda interesar, y a seguirme en las redes sociales para no perderte ninguna novedad del blog: FacebookTwitterInstagramYoutube y Google +.
 

Restaurante "Los Arcos" (Cudillero, Asturias)

12 junio 2017

¡Buenos días! Ya se va acercando la temporada alta de viajes, y muchos ya estaréis pensando no sólo dónde ir, sino también dónde dormir o dónde comer. Por eso hoy os traigo un restaurante por si pasáis por Cudillero, en Asturias: el Restaurante "Los Arcos".
  • Dirección: Calle Fuente de Abajo, 2.
 
Después de dar unas cuantas vueltas oteando bares y restaurantes nos decantamos por este, que aunque no era el más barato, tampoco era el más caro y tenía muy buena pinta el menú. Nos costó 15€ por persona, que teniendo en cuenta lo turístico que es Cudillero y que era un domingo, creo que está bastante bien.

 
 
De primero pedimos sopa de marisco y langostinos a la plancha, de segundo un entrecot con patatas y pimientos y de postre yogurt y café. Todo muy rico y el trato amable, por lo que os recomiendo el sitio para comer.

 
¿Habéis estado alguna vez? ¿Me recomiendas otro sitio para comer si vuelvo por allí? Si te ha gustado este post, te invito a compartirlo para llegar a más gente que le pueda interesar, y a seguirme en las redes sociales para no perderte ninguna novedad del blog: FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 

Real Jardín Botánico: un museo viviente en el corazón de Madrid

07 junio 2017

Más de dos siglos hace que nació el Real Jardín Botánico de Madrid. Y 28 años han tenido que pasar desde que yo nací para ir a visitarlo 😁 Mi primer plan para celebrar mi libertad de exámenes fue visitar este pedacito verde en el corazón de Madrid, y he de decir que me arrepiento de no haber ido antes. 
 
 
Más de 5.000 especies de plantas conviven en este recinto, declarado Jardín Histórico en 1942, y puedes visitarlas por tan solo 4€ (tarifa estándar, 2€ si eres estudiante y gratis si estás en paro). 
 
En la web te ofrecen folletos de itinerarios auto guiados y yo decidí imprimirme uno que se llamaba “La vuelta al mundo en 80 plantas”. Una vez allí, me resultó imposible de seguir, y fui al azar, siguiendo por los caminos que más me llamaban la atención a la vista. Hay que tener en cuenta que no es como seguir un itinerario en un museo, con cuadros o esculturas perfectamente estructurados. Aquí, en el Botánico, una planta tapa a otra y los carteles se ocultan tras hojas y ramas.
 
Si tienes tiempo, te recomiendo que hagas una visita muy tranquila, disfrutando de cada planta y sentándote en los bancos a ver y oler el paisaje. Son 8 hectáreas, así que hazte a la idea de que la visita te va a llevar mínimo dos horas. 
 
Además del jardín propiamente dicho, hay invernaderos, una colección de bonsáis (donada por el ex-presidente Felipe González) y varios estanques. El jardín se divide en terrazas, que a su vez están ordenadas por temáticas.  
 
Especialmente curiosa me resultó la parte de la huerta (sí, soy así de simple), porque había algunas de las plantas que no había visto nunca, como la de la fresa. Me gustó ver de dónde salen esas cositas tan ricas que cocinamos en casa.
 
La zona del invernadero Santiago Castroviejo fue fascinante, además de muy bonita. A través de tres estancias viajabas a diferentes climas, mientras veías plantas crasas (véase Wikipedia para saber qué narices son las “plantas crasas”) ​ plantas de las Islas Canarias, tropicales y de la selva ecuatorial. 
 
Los bonsáis están colocados en la parte más alta del jardín, y aunque me gustaron bastante, también me cansaron rápido. Había bonsáis españoles, pero también de Asia y América.
 
Por último quería destacar los catalogados como “árboles singulares”, que son, entre otros, aquellos plantados en el siglo XVIII y XIX. Aquí acabamos la visita al Jardín Botánico, pensando en volver en otra época del año a disfrutar de otros colores y olores de las plantas. La ventaja que tiene este museo viviente es que cada día, cada mes y, por supuesto cada estación, cambia. ¿Tú has estado alguna vez? ¡Cuéntame!
 
 
Si te ha gustado el post, te invito a seguirme en las redes sociales para no perderte ninguna novedad del blog: FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + y a compartirlo ↓ 😉

Mayo en imágenes

01 junio 2017

¡Buenos días amigos!
 
El mes de mayo se ha acabado y yo soy muy feliz, ¡he acabado el conservatorio! Tras 14 años de estudios oficiales (más alguno entre medias para preparar las pruebas de acceso al conservatorio) el mes pasado -hace 3 días, en realidad- hice mi recital de fin de carrera 😂🎈🎉
 
Ahora toca relajarse (solo un poco, aún tengo que entregar el trabajo de fin de estudios) y disfrutar del buen tiempo. ¡Espero traeros prontito nuevos destinos en el blog! De momento os adelanto que visitaré Baena (Córdoba) para una boda, y Águilas (Murcia) para dar un concierto con la Banda Sinfónica Complutense. No sé si me dará tiempo a conocer suficiente como para escribir en el blog, pero seguro que sí para enseñaros nuevos lugares en las redes sociales.
 
¡Hasta pronto, viajeros!
 
Si te ha gustado el post, te invito a seguirme en las redes sociales para no perderte ninguna novedad del blog: FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + y a compartirlo ↓ 😉







5 planes para disfrutar de Suances

29 mayo 2017

Cuando veraneamos en Cantabria no puede faltar una visita a Suances. Principalmente porque a mi novio le gusta hacer surf, y la Playa de los Locos es una de las mejores de la zona para practicar este deporte. Mientras él hace surf, yo me tuesto tranquilamente al sol, me remojo un poco (lo justo, que es el Cantábrico y no veas lo frío que está) o leo algún libro. ¡Me encanta! Así que anotad el plan número 1: disfrutar de la Playa de los Locos.



Vamos ahora a conocer el plan número 2: montar en barco. Seguimos con los planes marítimos, pero en este caso a bordo de un pequeño barco, cuya ruta habitual es por mar abierto, viendo un poco más de cerca la isla de los Conejos, la isla Pasiega; y los islotes de Casilda, Segunda y Solita. Este es el itinerario que yo hice hace unos años: cuesta 10€ y te dan un aperitivo mientras navegas. Claro, que tienes que tener un estómago de hierro para ir en barco y zampar mejillones mientras 😁 Cuando el tiempo está más revuelto y no pueden salir a la mar, el barco realiza la ruta por la ría. En mis últimas vacaciones tratamos de hacer esta ruta, pero no la pillamos ningún día…



Si no eres muy de mar, vamos a ver algunos planes más de tierra. Plan número 3: hacer una ruta a pie. Estoy intentando averiguar cuál hice yo, pero no sabría decirte. Pasé delante de los carteles de la "Ruta A: José María de Pereda" y de la "Ruta E: Miguel Delibes", pero no quiere decir que la hiciera. Sé que paseé por el Parque de la Ribera, que había alguna duna, que era un camino muy fácil y que el atardecer desde allí era precioso.

 
Siguiendo con los paseos, vamos ahora con uno de dificultad más alta. Plan número 4: visitar la Punta del Dichoso. Es una pequeña península a la que se conoce como Roca Blanca, situada en la zona más occidental de la desembocadura de la ría de San Martín de la Arena. El paseo hasta allí es un poco incómodo por la aridez del terreno, pero merece la pena por las bonitas vistas que hay.

 
Y por último (aunque no descarto ampliar la lista en futuras vacaciones) no podéis dejar de hacer el plan número 5: visitar el Faro de la Punta del Torco, desde donde también podréis embobaros contemplando la inmensidad del mar.


Posiblemente este verano vuelva por Cantabria, y por supuesto por Suances. ¿Qué más planes me recomiendas? ¿Has hecho tú estos o los tienes pendientes? ¡Cuéntame!
Si te ha gustado el post, te invito a seguirme en las redes sociales para no perderte ninguna novedad del blog: FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + y a compartirlo ↓ 😉

Allá donde comienza el Ebro

22 mayo 2017

Una de las cosas que ha entrado en mi top-ten de planes en Cantabria es visitar el nacimiento del Ebro. Bueno, bonito y gratuito. Tan solo tienes que ir a Fontibre, llevar ropa cómoda y calzado deportivo o de trekking.
 
 
Nosotros fuimos por la mañana temprano, porque el parking que hay es pequeño (y gratis), y antes de pasear por los senderos que acompañan al Ebro en su camino, entramos a la oficina de turismo -te lo recomiendo, por esa zona hay mucho que ver- y al centro de interpretación del nacimiento. Allí la simpatiquísima Telma nos explicó un montón de cosas interesantes, como que, en realidad la Fuentona de Fontibre (así se llama lo que conocemos como nacimiento del Ebro) es solo a medias el comienzo del río.
 
Hidrológicamente, el Ebro nace en las faldas del Pico Tres Mares, donde recoge las aguas del deshielo del Alto Campoo; también bebe de otro río, el Híjar, pero ubicamos el surgimiento del Ebro en Fontibre porque es donde el flujo de aguas es constante. A lo largo de la historia, estas aguas han sido usadas para cuatro cosas fundamentales: el transporte, el regadío, el consumo humano y la industria. Salimos del centro de interpretación un poco más sabios y pusimos rumbo al sendero GR 99, que sigue los pasos del Ebro.
  • NOTA: el camino está adaptado para personas con movilidad reducida.

 
El nacimiento es muy bonito, con unas rocas y una columna con una virgen encima, y un pequeñísimo santuario excavado en las rocas que alberga una talla de la Virgen del Pilar. Puedes pasear a la vera del río y contemplar los patos e incluso algún animalito más que sale del bosque (nosotros vimos por ahí correr algo que parecía un hurón), lo que hace que el paseo sea aún más especial.
 

 
A mí estos lugares así, que rebosan tranquilidad, me fascinan. ¡Estaría dando paseos por allí todos los días! Para colmo, el atractivo de la zona aumenta porque hay una pequeña cascada. Aunque no soy de salir en las fotos que pongo en el blog, os dejo una aquí para que veáis de una forma más realista la caída de la cascada.
 
Hasta aquí el post del nacimiento del Ebro, que nada tiene que envidiarle al nacimiento del Danubio (de hecho, el del Danubio no me gustó). ¿Qué te ha parecido? ¿Lo conocías? Si te ha gustado el post, te invito a seguirme en las redes sociales para no perderte ninguna novedad del blog: FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + y a compartirlo ↓ 😉