Mayo en imágenes

06 junio 2018

¡Buenos días viajeros!

¿Qué tal ha ido el mes de mayo? El mío sin parar (pero no de viajar, por desgracia). Creo que estoy pasando por uno de los periodos más largos sin actualizar el blog casi desde su creación, pero es que me estoy preparando unas oposiciones y no me da la vida 😫.

Aún así, por fin he conseguido sacar un hueco y compartir algunas de mis características fotos florales de esta época ✿ además de unos tomates riquísimos que hice y una de mis cafeterías favoritas de Madrid, "La libre".

No obstante, por las redes sociales sigo activa (al menos algo más que por aquí) así que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 😃 si no lo haces ya para no perderte mis escasas novedades jejeje.

¡Hasta pronto!








Faro del Caballo: al cielo se llega bajando 800 escalones

08 mayo 2018


¡Pero si el cielo está hacia arriba! Me dirás. ¡Habrá que subir, no bajar! Me dirás. Bueno, eso es subjetivo. El cielo como paraíso, para mí, es algo así como el paisaje que te encuentras después de bajar los cerca de 800 escalones que hay hasta llegar al Faro del Caballo, en Santoña. ¿Me acompañas?


Lo primero que tienes que hacer para realizar esta ruta es llegar hasta Santoña, en Cantabria. Las veces que hemos hecho esta ruta hemos tenido suerte de poder aparcar cerca del Fuerte de San Martín, que es donde comienza el sendero.
  • ¡OJO! Te recomiendo que preguntes a algún lugareño por el comienzo de la ruta, porque los escalones están un poco escondidos, y el primer año que la hicimos nos fuimos por otro camino que luego tuvimos que deshacer.

Una vez iniciada la ruta, un cartel nos indica 12 kilómetros hasta el faro. No llevaba podómetro (ya enmendaré ese error la próxima vez), por lo que no os lo puedo certificar. Yo creo que son unos 12 kilómetros entre ida y vuelta, que es como dos horas de ir y dos de volver.


Hay como dos tipos de paisaje a lo largo del camino: uno, completamente inmerso en la vegetación; otro, con unas impresionantes vistas al mar. En cualquier caso, ambos se hacen por un sendero pedregoso, por lo que hay que hacer la ruta con un calzado adecuado. Yo lo hice con deportivas porque fue un plan un poco improvisado, y se puede hacer más o menos bien. Lo único que, al ser tan pedregoso, hubiera ido mejor con un calzado -aunque fuera básico- de trekking.


El recorrido tiene alguna parte un poco más incómoda, pero tampoco diría difícil. En la web del Faro del Caballo indican la ruta con una dificultad del 50% y un desnivel acumulado de 540 metros. Yo no hago deporte, y la ruta la salvé sin problema.



Después de la caminata llegamos al primer momento clave: ¡la bajada! El número exacto de escalones varía mucho según la fuente. Yo os pondré el que encontré en un cartel de la ruta: 769 escalones. Creo que es alguno menos, a no ser que quieras bajar justo al ras del mar. Yo, como no me iba a tirar al agua y me quedé a la altura del faro, serían unos 700 los que bajé (que ya está bien).



La bajada es durilla, aunque nada comparada con la subida. A lo largo del recorrido hay un cable de acero para ayudarnos en el descenso/ascenso, y descansillos para parar y no estorbar a los demás visitantes del faro. Cuando llegas abajo, el faro no es gran cosa (en mi opinión), pero el entorno… ¡GUAU! Unas aguas turquesas, preciosas, con los acantilados formando cuevas. ¡Una pasada!



Mi novio se llevó para hacer snorkel y estuvo viendo los fondos, y dice que merece la pena. Además, si bajas un poco desde el faro hay una zona desde donde la gente valiente (o sea, yo no) se tiraba al agua con una cuerda. Te recomiendo que lleves algo de almuerzo para tomártelo allí. Reposas un rato, te bañas y te vuelves a subir los 700 escalones.
  • ¡OJO! Si tienes pensado bañarte, ten en cuenta que dependiendo de cómo esté la marea será más o menos fácil. La última vez que estuve, la marea estaba baja, y si te tirabas al mar luego era un poco más complicado salir, porque la cuerda o los escalones que había para ayudarte en la salida quedaban un poco altos.



El momento clave número dos es la subida de los escalones. Es bastante dura, al menos para la gente que no está en forma, como yo. Ahora, también te digo, que puedes hacerlo con un pequeño esfuerzo, ¡merece mucho la pena!

Y tú, ¿has estado alguna vez aquí? ¿Te gustó? ¡Cuéntame! Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 😃 si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Abril en imágenes

01 mayo 2018

¡Hola amigos!

Por fin saco un huequecito para actualizar el blog, aunque sea con un post de poca chicha informativa (en realidad, ninguna). Pero más vale esto que nada 😁

Naturaleza, una iglesia donde tuve un concierto y la celebración del día del libro en mi escuela de música son las cuatro fotos que he rascado este mes. ¡Espero tener alguna más en mayo!

Feliz día a todos, y que nos leamos pronto. ¡Un saludito, viajeros!





Linares también está en Cantabria

18 abril 2018


Aunque creo que es mucho más conocido el municipio de Linares que está en Jaén, Cantabria también tiene un lugar del mismo nombre. ¿Lo sabías? Desde este pueblecito cántabro podemos contemplar el famoso Desfiladero de la Hermida, en el Mirador del Castro Verdeja.


Linares no llega a los 100 habitantes, pero posee un encanto que ya les gustaría a muchas ciudades. Casitas de tejas anaranjadas brotan del verde paisaje. Respiramos aire puro a cada paso que damos. ¿No te encanta esa sensación?



En este rinconcito de Cantabria encontramos la Torre de Linares, un monumento medieval que sirvió de residencia al señor de Linares. Forma un conjunto defensivo junto a las torres de Verdeja y de Piedrahita, que tengo pendiente de visitar. Rehabilitada y restaurada en 2003, ahora es una oficina turismo y un punto temático sobre la vida en la Edad Media. Una pena que cuando fui estaba cerrada 😓


Desde Linares parte una ruta para subir al Virdiu de Treslajorá, que es una de las cumbres del macizo de Peñarrubia, a unos 1.125 metros de altitud. Ese no era nuestro objetivo aquel día, pero no lo descarto para el futuro, ya que las vistas tienen que ser impresionantes. ¿Tú la has hecho?



En resumen, nuestra visita a Linares consistió en un paseo por el pueblo acompañados de un perrito que nos hizo de guía, llegada hasta la torre, nos asomamos al mirador del Castro Verdeja y vuelta al coche. Ya que estábamos, aprovechamos para acercarnos al Mirador de Santa Catalina (del que te hablaré otro día) que está a poco más de 5 kilómetros de allí.



¿Conoces Linares? ¿Te gustan este tipo de pueblos o eres de los que prefieres la ciudad? ¡Cuéntame! Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 😃 si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

¡Cumplimos 7 años!

13 abril 2018


Tal día como hoy, en abril de 2011, creaba este pequeño blog que, quién me lo iba a decir a mí, resiste aún 7 años después. Y eso tengo que agradecéroslo a vosotros, que en mayor o en menor medida os pasáis por aquí. ¡Gracias! 😊🎈

Este año no he podido hacer sorteo (os recuerdo que aquí los sorteos los hago con mi dinero y con mi amor, más amor que dinero, todo sea dicho), pero aún así no podía faltar una pequeña mención al aniversario de mi criatura viajera. 

Si me preguntáis con qué me quedo de estos 7 años, respondería sin dudar que con la gente que he conocido. Hay gente encantadora por el mundo de los bloggers con la que, en algunos casos, llevo en contacto desde que empecé en la blogosfera. Más allá de leernos los blogs, nos contamos la vida, y eso también mola 😀

Espero poder celebrar un octavo aniversario, y todos los que vengan. Sabéis que cualquier sugerencia, petición o comentario será bienvenido, y que también podéis seguirme por las redes sociales y comentar por ahí, si por el blog os da pereza (FacebookTwitterInstagramYoutube y Google +).

De nuevo, muchas gracias por seguir mis aventuras por este mundo casi infinito que es internet. ¡Nos leemos! 💕


Cuenca más allá de las Casas Colgadas

09 abril 2018

A unos 170 km. de Madrid se encuentra Cuenca, una ciudad histórica medieval fortificada con gran encanto turístico, no solo por los monumentos que nos ofrece, sino también por el entorno privilegiado en el que se encuentra. No en vano fue nombrada Ciudad Patrimonio de la Humanidad en 1966.


  • TEN EN CUENTA QUE… Si vas en coche, casi toda la zona monumental es de estacionamiento regulado, y que te va a compensar aparcar lejos del centro o bien dejarlo en un parking.
Si hay algo que hace especial a esta ciudad son las Casas Colgadas, un conjunto de tres casitas encaramadas en la montaña de las cuales no se conoce su origen exacto. Restauradas en el siglo XX, dos de las casas acogen el Museo de Arte Abstracto Español (gratuito).

Casas Colgadas

Para ver bien estas casas-monumento, te recomiendo que camines unos metros por el Puente de San Pablo, desde donde tendrás una preciosa panorámica de la zona. El puente tiene sus orígenes en el siglo XVI, cuando estaba construido en piedra. Sin embargo, después de que se desmoronara, a principios del siglo XX se reconstruyó en hierro y madera.

Puente de San Pablo

Desde allí también puedes contemplar el Convento de San Pablo, edificado en 1523 y utilizado en la actualidad como Parador Nacional de Turismo. Es una zona que merece la pena visitar tanto por el día como por la noche, porque iluminada tiene un aspecto mágico.



Callejea por la zona de las Casas Colgadas y llega hasta la Plaza Mayor, donde encontramos el Ayuntamiento y la Catedral, el ejemplo más temprano del estilo gótico en España. Aún no he visitado el interior, pero me gustaría hacerlo en alguna futura visita a la ciudad. El templo fue construido durante el siglo XIII, aunque ha ido sufriendo transformaciones a lo largo de los años. El precio de la entrada ronda los 5€, 8€ si quieres entrada conjunta con el Museo del Tesoro de la Catedral.


El Barrio de San Pedro es el más antiguo de Cuenca. Está organizado alrededor de la calle San Pedro, donde residía la nobleza conquense. Por ese motivo, en esta zona encontramos casonas con sus escudos.

Otro barrio que no debes perderte es el del Castillo, desde donde disfrutarás de unas vistas espectaculares de la ciudad. Además, si te apetece hacer alguna senda, desde allí parten varias (otra cosa que tengo en tareas pendientes).


El Jardín de los Poetas reabrió en marzo de 2017 después de 10 años de clausura. Cuando yo estuve aún no estaba abierto, pero buscando por internet he descubierto que ahora sí, y está distribuido en dos pisos: en el bajo se pueden ver restos de hallazgos arqueológicos, y en el primer piso hay un mirador.


Además de todo esto que os he contado, hay muchas más iglesias, estatuas y callejuelas con encanto. En este vídeo os muestro un poco más de la ciudad.



Y antes de acabar, un par de recomendaciones:

  • Si tienes que comer en Cuenca, te recomiendo el Mesón Jose.
  • Si tienes que dormir en Cuenca, te recomiendo el Hostal Arévalo (tengo pendiente de hacer la reseña, pero si necesitas información estaré encantada de dártela)
Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 😃 si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

Marzo en imágenes

02 abril 2018

¡Hola viajeros!

Ya estamos en abril, y aquí va mi selección de imágenes del mes pasado. Es un poco pobre la galería, pero es que marzo ha sido un mes agotador en el que no me ha apetecido ni hacer fotos. A ver si abril se presenta mejor...

Espero que hayas pasado una buena Semana Santa, y que sigamos leyéndonos otro mes más (al menos). Por cierto, que este mes el blog ¡cumple ya siete añazos!

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 😃 si no lo haces ya.

Paseos primaverales

Atardecer desde Loeches 

Cuenca 

Amanecer en Daganzo 

Bienvenida, primavera