12 febrero 2017

Descubriendo el casco histórico de Ciudad Real

Lo bueno que tiene la música es que te lleva a muchos sitios. Gracias a ella he tenido la oportunidad de recorrer la Selva Negra, de conocer algunos rincones maravillosos de Francia o de pasear por la geografía española a ritmo de pasodoble (porque, no nos engañemos, si vas con la banda algún pasodoble tocas).

Esta vez, con la excusa de ver a mi novio en un concierto, aproveché para descubrir Ciudad Real. ¡Mi primera escapada del año! La visita fue exprés, pero pude conocer bastantes cosillas que creo que os pueden ayudar si vais a ir por estos lares.



Llegamos alrededor de las 11 de la mañana, dejamos las cosas en el Hotel Guadiana (ya os hablaré de él otro día) que es donde nos alojábamos y fuimos hacia la Catedral de Nuestra Señora del Prado. El templo es el segundo de nave única más grande de España, y se puede visitar gratis. Es un edificio bastante sobrio tanto por dentro como por fuera, que destaca por su bonito rosetón -imitación del que hay en la Ermita de Alarcos- y su magistral retablo, reconocido como Bien de Interés Cultural.



Como peculiaridad, te contaré que la Virgen por las noches se asoma a la ventana y observa la calle. Sí, como lo lees. Gracias a una plataforma giratoria, la patrona de Ciudad Real deja unas horas de observar el interior de la catedral y se gira para que los fieles puedan contemplarla desde la calle. Curioso, ¿verdad?

Los Jardines del Prado rodean la Catedral junto a otros edificios emblemáticos como el Museo López-Villaseñor o el antiguo Gran Casino, hoy dedicado a acoger diversas actividades culturales. Te recomiendo que llegues unos minutos antes de las 12 de la mañana a la Plaza Mayor, porque tendrás la oportunidad de ver un pequeño baile ofrecido por las figuritas del carillón de la Casa del Arco. Esas figuritas no son otras que Sancho Panza, Don Quijote y su "padre" Miguel de Cervantes, que danzan juntos hasta las 12 del mediodía. Los autómatas salen a otras horas, dependiendo la época del año.



El Ayuntamiento es un tanto peculiar, y creo que no gustó a todo el mundo el nuevo estilo que le dieron en la reconstrucción de 1976. Viendo en fotos cómo era la antigua casa consistorial, esta me parece un tanto estrambótica para la estética general de la ciudad. ¿Tú qué opinas?



Después de dedicarle un rato a pasear por los alrededores de la plaza, nos fuimos a curiosear los monumentos más cercanos. La Iglesia de San Pedro, la de Santiago o la de la Merced son algunas de las iglesias a las que pudimos pasar. Por fuera vimos el Palacio de la Diputación, que solo se puede visitar de lunes a viernes por las mañanas y, de pasada, pude contemplar la Puerta de Toledo, una de las entradas a la ciudad amurallada del siglo XIII, situada un poco a las afueras del casco histórico.



Así, a grandes rasgos, esta es Ciudad Real. Me pareció bastante bonita, y si tenéis tiempo os recomiendo hacer una de las visitas guiadas que ofrece la Oficina de Turismo (situada al lado del Ayuntamiento), que solo cuestan 3€ y me consta que están muy bien. Lo único que no me gustó es que los carteles de los monumentos los tenían súper descuidados, y para una loca de los paneles informativos como soy yo, que además iba sin plano ni guía ese día, eso es un error imperdonable. El que os he puesto de la Iglesia de Santiago estaba bien, comparado con otros que vi… Salvo eso, todo bien 😊


¿Qué os ha parecido Ciudad Real? ¿Os animáis a visitarla? ¡Hasta pronto viajeros! Nos leemos por aquí y también en las redes sociales, donde te invito a seguirme para no perderte ninguna novedad del blog: FacebookTwitterInstagramYoutube y Google +

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Os recuerdo que no se publicarán comentarios con faltas de respeto e insultos ni con links publicitarios.
¡Gracias! :)