21 febrero 2012

El Museo de la Santa Cruz (Toledo)


Ya con este post cierro, por el momento, el ciclo toledano que comenzó con la visita general a Toledo y después con el Alcázar. Y es que quería dedicarle un pequeño hueco al Museo de la Santa Cruz, al que la otra vez que visité Toledo entré por las mismas razones que en la última visita “total, si es gratis”.

Fachada del Museo de la Santa Cruz

Bueno, lo cierto es que hace dos lunes tenía alguna razón más para entrar: el edificio es muy bonito y las colecciones que alberga en su interior, interesantes y/o curiosas. Lo pongo así porque he visto una colección de arte contemporáneo que no me gustó mucho (no soy yo muy fan de lo contemporáneo) y otra de bellas artes donde destaca la muestra de pintura toledana de los siglos XVI-XVII.

Está cerca de la Plaza de Zocodover, y el edificio donde se emplaza dicho museo es el antiguo Hospital de la Santa Cruz (finales del siglo XV y primeros años del siglo XVI) y que como digo destaca también por la belleza de su interior. Tanto la fachada (muy bonita, por cierto) como la escalera del claustro es obra del arquitecto Alonso de Covarrubias.

Claustro del Museo de la Santa Cruz

Como nos explican en la web de turismo de Toledo, “El museo reparte su colección en tres secciones: Arqueología, dedicada a las culturas romana, visigoda, árabe y mudéjar; Bellas Artes, con una importante muestra de pintura toledana de los siglos XVI-XVII, y obras de artistas como El Greco; y Artes Industriales, que con ejemplos de cultura popular y tradición artesana local (cerámica, vidrios, tejidos, forja y orfebrería)”.



Os cuento brevemente la visita: comenzamos por la planta baja, donde había cuadros de El Greco, esculturas y tapices varios. Es muy ameno porque está todo intercalado, y no te cansas por estar solo viendo cuadros o un tipo determinado de arte. Esta entrada la ilustro con algunas de las cosas que más me llamaron la atención.



Hay una zona que es casi como una cueva, la parte mudéjar. En su interior alberga sobre todo restos de cerámica y mosaicos. Ya en el claustro tienes la oportunidad de ver también el piso superior y subir por la escalera de Covarrubias.

No recuerdo si es arriba o abajo, pero en uno de los dos pisos se encuentra una colección de cerámica y azulejos (“Colección Carranza”). A no ser que seas un entusiasta de la cerámica, te recomiendo que pases, eches un vistazo a la primera sala o a las primeras vitrinas y huyas de allí. Personalmente, esta vez decidí no entrar porque la otra sí lo hice y casi muero de aburrimiento en el intento. No sé cuántas piezas habrá, pero desde luego que la cerámica no está hecha para mí. Ya me daréis vuestra opinión si vais.

De arriba abajo y de izquierda a derecha: La Verónica con la Santa Fe (El Greco), una sala del museo, espeluznante óleo anónimo de la cabeza de San Juan Bautista, Detalle de la Sagrada Familia de José de Ribera

La exposición permanente de Arte español, inaugurada en 2010, está en la planta superior y la comprenden unas 250 piezas que recorren la historia del arte español desde el Paleolítico a la modernidad.

Dolorosa, de Pedro de Mena


Nada más que añadir, me gustaría saber si alguna vez lo habéis visitado y qué os pareció. Últimamente tengo el blog un poco descuidado, lo siento mucho pero es que estoy pasando una época en la que no paro por casa ni un segundo. Sígueme por las redes sociales (FacebookTwitterInstagramYoutube y Google +) que ahí sí estoy más activa. ¡Nos leemos!




2 comentarios :

  1. La verdad es que no soy mucho de museos y nunca he estado en este pero solo por ver las instalaciones creo que la próxima vez pararé por allí. Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es lo que digo yo: como total, es gratis, no pierdes nada por pasar. Si no te gustan los cuadros y demás objetos que exponen, al menos el edificio es bastante bonito :) Un abrazo Babyboom!

      Eliminar

Os recuerdo que no se publicarán comentarios con faltas de respeto e insultos ni con links publicitarios.
¡Gracias! :)