10 enero 2020

Viajar sola


Podía haber titulado el post “Cómo viajar sola”, “Aprende a viajar sola” o algo similar, pero finalmente opté por “Viajar sola” porque era lo más sencillo, sencillo como el hecho de embarcarse en un viaje de forma solitaria.


Tal vez tú, que me estás leyendo, pienses que no es tan sencillo, pero te lo voy a discutir. Lo que puede resultar más complicado es dar el paso de organizar el viaje y mentalizarse de que no llevas compañía “de serie”, pero una vez que estás en tu destino, creo que todo es mucho mejor de lo que nos imaginamos.



Al principio pensé en hacer una lista de pros y contras de viajar en solitario, pero voy a ser más pragmática y lo voy a resumir todo en una sola frase, en una sola ventaja: tú decides.
  • Tú decides las fechas. Tal vez si estás esperando a que tu amigo/pareja/familia o quien sea tenga unos días y coincida con los tuyos, nunca vas a ir a X sitio. Viajando solo, esto no pasa.
  • Tú decides el destino. ¿Playa, montaña, relax, acción? Lo que elijas, está bien, porque no hay que adaptarse a los gustos de nadie más que los tuyos.
  • Tú decides el presupuesto. ¿Quieres gastarte un dineral en el alojamiento pero no en el transporte? ¿Prefieres ir en modo low-cost? ¿Vas en modo bajo presupuesto pero te apetece darte un capricho caro? Nadie te lo va a cuestionar.
  • Tú decides qué hacer. Si quieres dormir hasta las 12 de la mañana y luego salir a ver la ciudad, o si quieres levantarte a las 7 y ver amanecer, todo está bien.


He desglosado un poco el asunto, pero como ves, todo se resume en la frase “tú decides”. Ahora voy a dar respuesta a las preguntas que más me han hecho en mi breve experiencia viajando sola:
  • ¿No te da miedo? Bueno, de momento solo he ido a Cádiz y Granada, así que no he tenido que hablar en otro idioma ni cambiar monedas, ni hacer nada que no haría en mi propia ciudad. Tengo el mismo miedo (o “no miedo”) que el que tendría en mi pueblo de forma habitual.
  • ¿No te sientes sola? No, en absoluto. Si echas de menos hablar con alguien conocido, solo tienes que echar mano del teléfono y llamar a tus amigos o familia. También puedes aprovechar la ocasión para conocer gente nueva: en mi caso, las dos veces que he ido sola de viaje me he alojado en un hostel compartiendo habitación con otros viajeros, y así socializaba.
  • ¿Y las fotos? Bueno, tal vez el postureo es más incómodo que si llevas a alguien que te va haciendo fotos, pero afortunadamente, con los palitos de selfie, los móviles y la amabilidad ciudadana puedes hacerte fotos sin problema 😃 Todas las fotos de este post me las he hecho yo.
  • ¿No te aburres? Es cierto que yo tengo mucho mundo interior, como dice mi hermana, y con un libro en la mochila soy inmensamente feliz, tengo entretenimiento asegurado para muchas horas, así que aunque esté sola no me aburro nunca. Puedo leer horas y horas.


Para mí, viajar sola ha sido un descubrimiento y no me importa repetir (de hecho, ya estoy pensando futuros viajes en solitario). Es cierto que viajar sola al extranjero me da un poco de miedo, porque tengo muchas alergias alimentarias y a veces tengo problemas de comunicación en los restaurantes de España… Pero ya idearé algo para seguir ampliando horizontes.

¿Tú has viajado sol@? ¡Me encantaría conocer tu experiencia! Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google +  si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Os recuerdo que no se publicarán comentarios con faltas de respeto e insultos ni con links publicitarios.
¡Gracias! :)