19 septiembre 2011

Füssen y Neuschwanstein

Nuestro nuevo destino está situado en un lugar cercano a las montañas, concretamente a los Alpes. Es un pequeño pueblecito con unas coloridas casas y cuyo atractivo se encuentra, además de en su belleza, en los castillos que hay en sus cercanías y en que forma parte de la llamada ruta del Rin Romántico. Esta ruta se compone de los pueblos Würzburg, Aschaffenburg, Rothenberg ob der Tauber, Nördlingen, Augsburgo, Schwangau y Füssen. Este es el lugar donde estuve, un pueblo bonito de visitar, aunque no tiene demasiados monumentos. Uno de ellos es el Hohe Schloss, la antigua residencia de verano de los obispos de Augsburgo.

Fussen
Una de las calles de Füssen

Pero sin duda, las principales atracciones turísticas de este pueblo son los castillos colindantes. Para llegar a ellos hay varias opciones: el bus que sale de Füssen te deja en un “descansillo” donde puedes ir andando al castillo (según los carteles se tarda unos 40 minutos solo para llegar a uno de ellos) o coger un coche de caballos. Los castillos son Neuschwanstein y Hohenschwangau y existen visitas guiadas para conocerlos. Si prefieres ver el castillo de Neuschwanstein desde fuera (o como complemento de la visita anterior) hay un mirador llamado Marienbrücke desde donde se ve la fachada y los preciosos bosques que lo rodean. Además, desde ahí salen senderos que se adentran en estas bonitas montañas al borde de los Alpes.

Neuschwanstein
Neuschwanstein
Hablemos ahora de los castillos. Ambos pertenecían a Luis II de Baviera, un romántico que tuvo un final trágico e incierto. Hohenschwangau es la residencia donde pasó su infancia; Neuschwanstein ni siquiera fue terminado y Luis II vivió en él a penas unos meses. Este es uno de los castillos más famosos del mundo, y en él está inspirado el bonito castillo de Disneyland. La verdad, parece realmente de un cuento de hadas y princesas, con los paisajes tan paradisíacos que lo rodean. Pero no es oro todo lo que reluce y este encantador lugar fue testigo de una tragedia: tanto el monarca como su doctor murieron ahogados en el lago Starnberg, y sus muertes están envueltas en un halo de misterio.

Luis II, los castillos y Wagner
Ya estoy aquí con mis obsesiones musicales. Pero es que este rey, fue contemporáneo de Wagner y un gran admirador suyo. Se conocieron en Hohenschwangau y fruto de la admiración (quizás un tanto enfermiza), Luis II concibió Neuschwanstein como un gran escenario donde recrear la mitología germana en la que se inspiraban las óperas del afamado compositor. De hecho, una de las salas del castillo está decorada con frescos de la ópera Tanhauser

Neuschwanstein visto desde Marienbrücke
Neuschwanstein visto desde Marienbrücke

Hasta aquí el post de Füssen y Neuschwanstein. Espero terminar mi ruta alemana pronto para contaros más lugares que visitar, a ser posible algo más cercanos. Aprovechad estos últimos días de calor para ir a la playita, que apetece :)

Os recuerdo que podéis seguirme en FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + para no perderos ninguna novedad :)



 
¿Tienes un blog de viajes? ¿Hablas sobre este lugar? ¿Quieres que mencione tu entrada? Entra aquí y descubre las ventajas de unirte al movimiento #postamigo :)


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Os recuerdo que no se publicarán comentarios con faltas de respeto e insultos ni con links publicitarios.
¡Gracias! :)