08 diciembre 2014

Un baño en el paraíso gomero: las piscinas naturales de Hermigua

Cuando pensamos en playas paradisíacas o nos mencionan lugares de ensueño para bañarnos, casi automáticamente pensamos en Punta Cana, Bora-Bora, Jamaica, etc. Lo que no sabemos es que aquí, en España, también tenemos sitios espectaculares para remojarnos, ¡no hace falta irse tan lejos!

Piscinas naturales de Hermigua
Piscinas naturales de Hermigua

Hoy os presento uno de ellos: las piscinas naturales de Hermigua, en La Gomera (Islas Canarias). Antes de seguir, os confesaré una cosa: como sabéis los que me conocéis o me seguís habitualmente, tengo cierta fobia a bañarme en el mar, así que yo no fui capaz de meterme aquí :( Sí que disfruté del sitio y mi novio estuvo bañándose cual pececillo, así que a pesar de todo, ¡sé de lo que hablo!

Piscinas naturales de Hermigua
Piscinas naturales de Hermigua

Este precioso rincón que os muestro en las fotos está en el municipio gomero de Hermigua, a 20 km. de la capital de la isla. Para acceder a él tenéis que ir hacia la playa de Hermigua, y cuando lleguéis, tirad hacia la derecha de Playa Catalina. Os llevará por una carreterita donde podéis dejar el coche e ir andando hasta las piscinas.

Piscinas naturales de Hermigua
Piscinas naturales de Hermigua

La naturaleza es caprichosa a veces, y en este caso ha creado unos rincones en la roca donde la gente se baña, bucea y salta desde las rocas. El hombre ha puesto algunas escaleras en la piedra para facilitar el acceso (y la salida) del agua, y los restos del antiguo pescante hacen el resto.

En las zonas que entra el agua del mar directamente contra las rocas el agua está más fría y puede ser más peligroso bañarse (he leído en internet que en invierno las corrientes son más fuertes), pero si os fijáis en las fotografías, hay una parte que es una piscina, y ahí se metía la gente con bebés incluso. El agua, además, está mucho más templada debido a que hay menos movimiento.

Piscinas naturales de Hermigua

Tal vez os preguntéis, ¿y tú qué narices hiciste allí todo ese tiempo, si no te bañaste? Bueno, disfruté igual de aquel sitio. Era muy relajante chapotear por la piscina y contemplar el atardecer en aquel recóndito pueblo, sin pensar en nada más que en lo bonita que es la vida a veces :)

Espero que os haya gustado este pequeño rinconcito, ¿lo conocíais? ¿Os bañaríais ahí? ¡Todo el mundo a comentar! Si te ha gustado, puedes leer más sobre mi viaje por las Islas Canarias consultando este índice.

¡No os olvidéis de seguirme en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + !

4 comentarios :

  1. Se ve muy bonito este sitio... pero lo veo un tanto complicado entrar con bebés... Cómo lo hacía la gente?? :-O

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una zona que no se ve bien, por donde la piscina más tranquilita, y por ahí la gente se metía con los peques. No es un acceso difícil :)

      Eliminar
  2. Que buena pinta tienen esas piscinas!! Eso si, con mal tiempo (si es que hace alguna vex en Canarias) tienen que saltar las olas que da gusto! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, ya ves, con mal tiempo habrá que tener mucho cuidado y mejor no acercarse... Un saludo!

      Eliminar

Os recuerdo que no se publicarán comentarios con faltas de respeto e insultos ni con links publicitarios.
¡Gracias! :)