10 diciembre 2015

Gijón, mi favorita

No podía visitar Asturias y dejarme una de las tres ciudades más importantes sin ver: ya conocía Oviedo, donde me alojaba, y Avilés lo había descubierto ese mismo día por la mañana (ya os hablaré sobre esta ciudad próximamente), así que solo me quedaba Gijón. Os confesaré que, de este triángulo asturiano, mi favorita es, sin duda, Gijón. ¡Aunque aún hay mucho que ver en Asturias!

Puerto de Gijón
Puerto de Gijón

Comencemos a descubrir la que fue el centro industrial asturiano en el siglo XIX. Lo primero que debes saber es que, si vas en temporada alta, aparcar tiene un grado de complicación que desesperará hasta a los más pacientes. Nosotros aparcamos cerca de la policía local, a un buen paseo del centro histórico, pero era el único hueco libre y sin estacionamiento regulado que encontramos.

Fuimos paseando hasta el centro, buscando el mar, y en el camino nos cruzamos con monumentos como la iglesia de San Lorenzo. El primer objetivo que queríamos tachar de la lista era el Elogio del Horizonte, esa escultura de hormigón que alcanza los 10 metros de altura y los 500 kilos de peso, obra de Chillida. Forma parte del museo de esculturas al aire libre, y se encuentra en el Cerro de Santa Catalina.

En ese mismo cerro se encuentran las Defensas Militares de Santa Catalina. Al ser una posición estratégica para la defensa, aquí se encontraban las baterías militares de la época, de las que hoy solo podemos ver su antiguo emplazamiento.

Iglesia de San Pedro Apóstol
Iglesia de San Pedro Apóstol

Después de dar una vuelta por allí, bajamos al centro, hasta la zona de la Iglesia de San Pedro Apóstol, situada en una ubicación idílica junto al mar. La actual es de mediados del siglo XX, ya que la original (del siglo XV) fue destruida en la guerra civil. Justo al lado de la iglesia está el acceso a las termas romanas del Campo Valdés, que realmente se encuentran bajo el suelo de la plaza. No pudimos visitarlas, ya que había mucha gente y preferimos pasear por la ciudad en vez de esperar.

Plaza del Marqués
Plaza del Marqués

 La Plaza del Marqués es otro de los puntos de interés turístico: en el centro, imponente, una estatua de Don Pelayo, y a un lado,  el Palacio del conde de Revillagigedo, Centro Internacional de Arte. Pero tampoco pasamos, preferimos pasear por la zona del puerto y disfrutar del olor del mar :)

Volvimos a callejear, y nos topamos con un concurso de sidreros. Estuvimos viendo la asombrosa habilidad de escanciar sidra, que en este concurso se complicaba no solo por el hecho de escanciar (vamos, que no se te caiga todo al tirar la sidra desde lo alto) sino que además, tenías que llenar varios vasos a ojo lo más equitativamente posible. ¡Impresionante!



Por fin nos decidimos a entrar a un museo, y el elegido fue el Museo del Ferrocarril. Mucho más completo que el que tenemos en Madrid, y mucho más barato también (2,5€ entrada general), pudimos ver maquetas y trenes reales en las vías de la antigua estación de tren de Gijón, además de aprender por qué se creó el ferrocarril o cuándo y por qué llegó a Asturias, entre otras muchas cosas. Si queréis saber qué más museos hay y cuánto cuesta la entrada, podéis consultar la web de la Red Municipal de Museos.

Maqueta del Museo del Ferrocarril de Gijón
Maqueta del Museo del Ferrocarril de Gijón

Por último, solo nos quedaba conocer la Universidad Laboral de Gijón, un conjunto arquitectónico precioso, situado a las afueras de la ciudad. Ya era muy tarde, por lo que solo pudimos admirar por fuera los edificios y pasear por el patio y los jardines. Si queréis ir, informaros bien de los horarios para que no os pase como a nosotros… Existe la posibilidad de hacer una visita guiada (unos 5€) y de subir al mirador de la torre (2€).

Universidad Laboral de Gijón, al atardecer
Universidad Laboral de Gijón, al atardecer


Hasta aquí la visita por Gijón, ¿qué os ha parecido? ¿Habéis visitado algo de lo que os he hablado? ¿Me he dejado por ver algo que consideras imprescindible? ¡Cuéntamelo! Estoy encantada de leerte en mis comentarios. ¡Y no os olvidéis de seguirme en FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + ! :)

1 comentario :

  1. Nosotros hemos visitado varias veces Gijón (parte de nuestra familia vive allí) y ni siquiera sabíamos que hubiera un Museo del Ferrocarril!! :O
    La próxima vez que vayamos, no se nos escopa visitarlo! :)

    Saludosssss ;)

    ResponderEliminar

Os recuerdo que no se publicarán comentarios con faltas de respeto e insultos ni con links publicitarios.
¡Gracias! :)