22 noviembre 2017

Qué ver en Avilés

Una ciudad costera bien situada, con aeropuerto cerca, playa e impresionantes paisajes para todos los gustos. Así es Avilés. Aunque fue en 2015 cuando visité Asturias, es ahora cuando me aventuro a escribir sobre ella.



He de decir que no pude disfrutar de Avilés como se merecía, puesto que el día que la visité estaba en fiestas, con el Mercado Modernista ocupando gran parte de las calles e impidiendo que las contemplara en condiciones.



Aún así, rescatando algunas fotos y recuerdos, he conseguido hacer un recopilatorio de siete lugares que no debes perderte. ¡Allá vamos!

Iglesia de San Antonio o de los Padres Franciscanos
En este conjunto religioso  conviven varios estilos arquitectónicos –barroco, gótico, románico- y su nave central, del periodo románico, es el edificio más antiguo que se conserva en Avilés.


Iglesia de Santo Tomás de Canterbury
Construida a principios del siglo XX, esta iglesia se levantó con la intención de sustituir a la Iglesia Vieja de Sabugo. Por esto, también es conocida como Iglesia Nueva de Sabugo.


Fuente de los caños de San Francisco
Situada al lado de la Iglesia de San Nicolás de Bari (de la que no tengo foto) es uno de los símbolos más emblemáticos de Avilés. Es un monumento del siglo XVII que adquirió fama ya no por las cabezas que lo conforman, sino por los escudos que hay encima de ellas.


Casco histórico
Como comentaba al principio del post, no pude apreciar bien sus calles por “culpa” del mercado. Aún así, la mezcla de estilos arquitectónicos que asomaba de entre los puestos –desde medieval hasta modernista- hacía del paseo algo único. Como curiosidad, el Ayuntamiento fue el primer edificio noble que se construyó fuera del recinto amurallado.


Palacio de Camposagrado
Un edificio barroco que perteneció al Marqués de Camposagrado. Actualmente es la sede de diseño de la Escuela Superior de Arte del Principado de Asturias.


Centro Niemeyer
El arquitecto brasileño Oscar Niemeyer construyó este complejo de edificios dedicados a diversas manifestaciones culturales. Está situado fuera del casco histórico, y aporta un toque moderno a la ciudad. No llegué a pasar dentro, pero merece la pena, al menos, dar un paseo por la plaza que une los cuatro edificios que componen el centro.


Parque del Muelle
Declarado como Jardín Histórico, puedes dar un agradable paseo entre árboles y flores, contemplando unos cañones que forman parte del Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias. Estas piezas de artillería son del siglo XVIII y, según algunos estudios realizados, pueden ser de la batería de artillería que había en el Castillo de San Juan de Nieva.



Hasta aquí mis recomendaciones. Sé que me he dejado algunas cosas, así que estoy abierta a consejos para futuras visitas 😊 Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + :) si no lo haces ya. 

Y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales pinchando en uno de los botones de aquí abajo ↓

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Os recuerdo que no se publicarán comentarios con faltas de respeto e insultos ni con links publicitarios.
¡Gracias! :)