08 abril 2019

Torremolinos: un destino ideal de vacaciones

¡Hola viajero!

Se acerca la Semana Santa, y aunque yo no huelo las vacaciones, he pensado que ya era hora de pasar por el blog y dar algunas ideas de destinos vacacionales 😊

Tal vez no sea el mejor título para un post, porque parece que me han pagado las vacaciones y te voy a vender las mil maravillas por eso peeeero… Nada más lejos de la realidad. El viaje está pagado con mi trabajo y esfuerzo (y el de mi madre, que vino conmigo), y si he titulado así el post es porque de verdad lo siento. Te voy a contar mis razones, y luego me cuentas tú si opinas como yo o no.


Torremolinos es una localidad malagueña perteneciente a la llamada Costa del Sol, y en los años 60 el turismo creció allí de forma casi desproporcionada, llenando a la ciudad de hoteles y de una gran oferta de ocio que atraía a gente de todo el mundo. Por esto no me atraía especialmente el destino (lo cogí porque salía barato el transporte y el apartamento), pero cambié de opinión y acabó encantándome.

Torre Pimentel

Desde Madrid llegué con bus directo por poco más de 30€ ida y vuelta. Me alojé en los Apartamentos “El molino de la torre” (ya te hablaré otro día de este alojamiento), que se encuentra al lado de la Torre Pimentel o Torre de los Molinos, en un lugar estratégico. Casi sin saberlo, había cogido un apartamento en el que, para mí, es uno de los mejores sitios de Torremolinos.
  • Curiosidad: la Torre Pimentel tiene más de 700 años y no puede visitarse por dentro. Alrededor creció un barrio de molineros que fue creando el núcleo de la actual ciudad.


La zona que rodea a la Torre es muy bonita, con calles empedradas, casas de paredes blancas decoradas con flores. Si vas bajando, entretenido por el bullicio de las tiendas, llegas a la playa casi sin enterarte. Eso sí, te advierto que es zona de cuestas. Este barrio es el Bajondillo.
  • Curiosidad: si te da pereza bajar o subir las escaleras, hay dos ascensores: uno municipal y otro del Hotel Meliá. Yo no los utilicé, así que desconozco qué tal funcionan.


Para llegar a la playa también puedes hacerlo por el Camino de la Playa, al lado del cementerio. Puede sonar tétrico, pero lo cierto es que es una bajada la mar de bonita, con un mirador que ofrece unas vistas estupendas de la playa de Torremolinos. Eso sí, cierra de 12 de la noche a 7 de la mañana.

Barrio Blanco

Las playas me parecieron bastante buenas. De hecho, la del Bajondillo y otras tres más -la Carihuela, los Álamos y Playamar- han obtenido recientemente la llamada Bandera Q, que garantiza que estas playas cumplen con los criterios de calidad, seguridad, rigurosidad y profesionalidad que establece el Instituto para la Calidad Turística Española.
  • ¡Ojo! Las playas son de arena fina, pero al menos la del Bajondillo tiene un tramo de bastantes piedras a la hora de entrar al agua. Si tienes escarpines de agua, llévatelos, lo agradecerás.
La ciudad no tiene grandes monumentos, pero sí diversos atractivos. Además de varias iglesias, encontramos la Casa de los Navajas, un llamativo edificio de estilo neomudéjar y mozárabe, perteneciente a una familia acaudalada que se dedicaba al negocio de la caña de azúcar. La visita es gratuita.

Casa de los Navajas

Otro lugar que no debes perderte si pasas allí unos días es el Parque de la Batería, considerado el pulmón de Torremolinos con 74.000 metros cuadrados. El nombre del parque viene de una batería defensiva que estuvo situada en él, y de la que aún podemos ver algunos cañones.
  • ¡Ojo! El parque solo tiene un acceso que se encuentra por la Avenida del Carmelo, no busques más puertas.

Un lago artificial con barcas, un carrusel, áreas de juego infantil o zonas para practicar deporte son algunas de las cosas que podremos encontrar en esta zona verde de la ciudad. Pero sin duda, el gran atractivo es la Torre Mirador, que con sus 15 metros de altura ofrece unas impresionantes vistas.

Parque de la Batería

Nosotras fuimos caminando desde donde estábamos alojadas (un paseo de media hora aproximadamente), pero puedes ir en tren y bajarte en Montemar Alto. A la vuelta, bajamos andando hasta la playa y recorrimos parte de la Senda Litoral, que nos llevó a conocer El Morro, una zona rocosa que divide en dos a Torremolinos, dejando a un lado La Carihuela y al otro el Bajondillo.

Amanecer, visto desde los Apartamentos "El molino de la torre"

Por último, quería mencionar el Jardín Botánico “Molino del Inca”, al que no pude ir porque nos pillaba muy lejos y no encontré forma de llegar en transporte público (si conoces la forma, por favor, cuéntamela para ir en futuras ocasiones), pero que me quedé con muchas ganas de visitar.

Como estuve unos días allí, aproveché para conocer algunos sitios que estaban bien comunicados en tren/bus y no pillaban muy lejos. Podéis ver cuáles son en este post: Qué hacer 4 días en la Costa del Sol.

Como ves, Torremolinos no es solo playa. También tiene una parte turística muy importante y está bien comunicado con otras zonas para poder conocer otros rincones de Málaga. ¿Te ha gustado? ¿Has estado alguna vez? ¡Cuéntame!

Te recuerdo que me puedes seguir en  FacebookTwitterInstagramYoutube y Google + 😃 si no lo haces ya, y si te ha gustado el post, te animo a que lo compartas en las redes sociales.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Os recuerdo que no se publicarán comentarios con faltas de respeto e insultos ni con links publicitarios.
¡Gracias! :)