22 diciembre 2013

Pedaleando por Santander

Llevaba un par de días en Cantabria y no había parado. Teníamos planeado visitar más o menos uno o dos sitios por día, y aquel miércoles tocaba Santander, cuyo nombre se cree que deriva de “San Emeter”.

Llegamos a Santander

Salimos desde Torrelavega en el FEVE y llevamos las bicis con nosotros para movernos sobre ruedas allí, de forma ecológica y económica. El día acompañaba y aunque yo no soy nada deportiva, acepté el reto de recorrer Santander en bici. ¡Qué ingenua fui!

Salimos del FEVE en Santander tras media horita de viaje en tren (esta opción cuesta 4,80€ ida y vuelta). Mientras viajaba aproveché para bajarme una APP de Santander Turismo llamada SmartSantanderRA, aunque también llevaba un plano en papel. Lo más curioso de la APP era que tenía vista de realidad aumentada, es decir, enfocabas con tu móvil al monumento y decía lo que era.

Lo primero que hicimos al llegar fue ver el barrio pesquero. Con la brisa mañanera paseamos por el muelle de Santander. No había mucha vida allí a esas horas, pero me dijeron que por ahí suelen sacar el pescado a la calle y montarse unas parrilladas que no veas. Después de esto continuamos hasta el centro.

Yo iba con la lengua fuera ya, es lo que tiene no coger mucho la bici. Llegamos a una de las calles principales y aparcamos en un sitio destinado a ello. A patita recorrimos una parte de Santander, empezando por la iglesia de la Anunciación, que solo vimos por fuera.

Pasamos por el Ayuntamiento y después a la Catedral. Visitarla era gratis pero tuvimos problemas para pasar, porque llevábamos camisetas que nos dejaban al descubierto los hombros. Por suerte yo llevaba una camiseta y me tapé con ella, así que nos dejaron pasar. El interior es bonito, pero nada fuera de lo normal para mi gusto. Me gustó bastante más el claustro, que se añadió un siglo más tarde de la construcción de la Catedral.

Catedral de Santander


Claustro de la Catedral de Santander

Al lado de la Catedral (de hecho yo pensé al principio que formaba parte de ella) está la Iglesia del Santísimo Cristo. Esta me gustó mucho, porque era pequeña, recogida y me pareció diferente a otras que he visitado. Es del siglo XII y también se la llama Iglesia Baja.

Al lado de la Catedral se encuentra el edificio de Correos, de estilo montañés construido en el siglo XX. Pusimos rumbo a la oficina de turismo, por la que aún no habíamos pasado aún. De camino vimos también el edificio del Banco Santander.

En la oficina de turismo vimos que había paseos en barco y aprovechamos para informarnos. Hay varias: una que visita la bahía de Santander, otra con visión del fondo marino y una tercera que va por el Río Cubas. Los precios de las excursiones rondan los 10 euros (aproximadamente), y merecen la pena. Nosotros nos decidimos por la de la bahía. Nos llamaba la atención la del fondo marino, pero como el mar se veía un poco revuelto, no nos arriesgamos.

Paseo en barco por la bahía de Santander


Hicimos bien, porque había muchas corrientes y no hubiéramos visto nada, solo un montón de arena revuelta. De hecho, nuestra visita fue algo más corta porque el barco no podía acercarse hasta el Faro de Cabo Mayor. El recorrido que hicimos fue desde el embarcadero, pasando por Puerto Chico, la Playa de la Magdalena, El Sardinero, Isla Mouro y vuelta bordeando la Playa de Somo. Para amenizarnos el paseo nos subimos un aperitivo, aunque hay bar en el barco.

Palacio de Festivales


Cuando salimos del viaje en barco fuimos bordeando el mar por la carretera hacia el lado del Palacio de Festivales, un edifico un tanto feo (por fuera) para mi gusto. Antes de que se inaugurara en 1991, los festivales de música y danza se realizaban en la Plaza Porticada.

Continuamos y pasamos por la puerta del Museo Marítimo del Cantábrico. Nos llamaba bastante la atención, así que allá que fuimos. La entrada general cuesta 8 euros, pero podéis consultar más tarifas aquí.

Museo Marítimo Cantábrico

El museo tenía 4 plantas visitables y las visitamos de arriba abajo sin perdernos detalle. Empezamos por la terraza-mirador que hay pasando al restaurante, y seguimos por las maquetas de barcos. Vimos recreaciones de camarotes, aprendimos cómo vivían los pescadores y otras cosas interesantes relacionadas con el mundo del mar. No se podían hacer fotos en el museo, salvo en el acuario, que fue mi parte favorita. En definitiva, un museo que merece la pena ver.

A todo esto eran las 3 de la tarde, no habíamos comido  y no sabíamos cuándo podríamos comer. Queríamos tomarnos un bocadillo en el primer sitio barato que viéramos, pero a la vez avanzar más en nuestra ruta ciclista. Así que continuamos pedaleando.

Palacio de la Magdalena visto desde un barco

Llegamos a la Península de la Magdalena y disfrutamos de la brisa marina mientras veíamos los pingüinos y leones marinos que allí tienen. Además de la parte “natural”, allí está el Palacio de la Magdalena, de principios del siglo XX. Solo lo vimos por fuera porque estaban con cursos de verano, ya que ahora es la Universidad Menéndez Pelayo. Si quieres visitarlo por dentro, te recomiendo que mires su web para ver horarios y precios. Fue residencia de Alfonso XIII entre 1913 y 1930, y para decorarlo se llevaron árboles y arbustos desde El Pardo (Madrid).

Península de la Magdalena

Después de este bonito paseo, en el que pudimos ver también varios mascarones de proa que tenían expuestos y esculturas realizadas directamente en los troncos de los árboles, paramos a comer. Sentados al lado del paseo marítimo zampamos unos bocadillos y después fuimos al Faro de Cabo Mayor, nuestra última parada (al menos dentro de Santander).

Atardecer en el Faro de Cabo Mayor

Ya casi no tenía fuerzas y fue un tortuoso camino hasta el faro. Arrastrando la bicicleta conseguí llegar hasta arriba, donde disfrutamos de unas vistas que hicieron que mereciera la pena la subida hasta allí. El faro, de unos 30 metros, se encendió por primera vez en 1839.

Así acabó mi paseo por Santander, aunque os comentaré que luego seguimos hasta la playa de la Virgen del Mar (ahí está la Ermita donde se guarda la patrona de Santander), donde nos dimos un bañito en una cala para refrescarnos tras un caluroso día. Lo gracioso fue que tuvimos que salir corriendo porque se nos pasó la hora y casi perdemos el último tren. Lo pasé fatal porque se hacía de noche y no teníamos luces… Total: 25 km. andados en bicicleta, unos mejor y otros peor, que me hicieron llegar más que agotada a Torrelavega :) ¿Cuál será el próximo destino?


¡Felices fiestas viajeros!



TODAS LAS FOTOS EN MI FACEBOOK :)



8 comentarios :

  1. ¡Hay que practicar más con la bici! (jejeje...)
    Un recorrido precioso el que hicisteis, eso es cierto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya... Ya sabes que el deporte y yo nunca nos hemos llevado bien xD Te recomiendo la ruta si vuelves :) un besito!

      Eliminar
  2. Una ciudad que tengo muchas ganas de conocer, me apunto el Museo Marítimo del Cantábrico, que pinta fantástico :)

    Un saludote y felices fiestas!!!!

    ResponderEliminar
  3. Genial, .... pero todo, la ruta, la ciudad ... la pena es que ... a pesar de llevar ya mucho mundo a mis espaldas, no conozco Santander :( :(

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Qué campeona con la bici! 25km!!! oohhh!!! Yo cuando estuve en Santander también hice el crucero por la Bahía! Está muy chulo para llevarse una imagen panorámica de la Bahía santanderina.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. A mi Santander me encanta... jardines de Piquio, el Sardinero, palacio de La Magdalena y el parque de alrededor... Fue una sorpresa, pues no me la esperaba así. Desde que la conocí tengo claro que es uno de los sitos perfectos donde viviría muy gustosamente!! Saludos

    ResponderEliminar
  6. Precioso Santander, bonitas fotos. Me falta el paseo por la bahia nada más.

    Un saludo (http://deviajeyrutas.blogspot.com.es/)

    ResponderEliminar
  7. - Jose Carlos: ya me contarás cuando vayas! Espero que te guste Santander :)

    - The wotme: pues muy mal, hay que conocer Santander que es producto nacional del bueno jejeje ;)

    - MC: Sí, me hice la valiente con la bici y luego me pasó factura jeje. La próxima andando!

    - Xipo: la verdad que sí, tiene una pinta estupenda para vivir allí. Paisajes bonitos y encima playa!!!!

    - Carmen: la próxima vez date una vuelta en el barco porque es genial.

    Un abrazo a todos y gracias por vuestros comentarios! :D

    ResponderEliminar

Os recuerdo que no se publicarán comentarios con faltas de respeto e insultos ni con links publicitarios.
¡Gracias! :)